Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Emma Suárez

"La cultura es un arma pacífica que despierta las mentes y nutre el progreso"

"Los cortos de ficción internacional del festival de Lanzarote tienen una factura impecable", asegura la actriz ganadora de dos goyas

Enma Suárez, ayer, en la terraza del Arrecife Gran Hotel con la playa de El Reducto al fondo. A. F.

Enma Suárez, ayer, en la terraza del Arrecife Gran Hotel con la playa de El Reducto al fondo. A. F.

Usted forma parte del jurado que se encarga de elegir el mejor corto de ficción internacional en el Festival Internacional de Cine de Lanzarote (FICL), cuyo palmarés con el resto de categorías (ficción nacional, animación y documental) se dará a conocer este sábado en Jameos del Agua. ¿Cómo valora el nivel de los trabajos presentados?

El nivel está muy bien porque todos tienen una factura impecable. Hay temas comunes, lo cual me ha llamado la atención porque hay un interés por parte de los cortos que se han presentado de la situación que se está viviendo ahora en el mundo, relacionados con temas como los inmigrantes y los problemas sociales. Ser jurado es algo que a mí, en principio, no me seduce porque soy consciente de las dificultades que hay siempre para sacar adelante un proyecto y de las ilusiones y del amor que ponemos todos a la hora de trabajar y uno siempre se vuelca en algo que le gusta. Cuesta mucho juzgar a compañeros, pero en este caso me lo he tomado como el aliciente de poder ver lo que hacen otros cineastas, de poder disfrutar, de los temas que lo provocan y de disfrutar de nuevo de unos días en esta tierra maravillosa, como es Lanzarote. En una ocasión anterior estuve de vacaciones y coincidí con Alberto Iglesias.

Precisamente, Alberto Iglesias es el compositor de la banda sonora original de Julieta , película dirigida por Pedro Almodóvar que usted ha protagonizado y por la que consiguió el Goya el pasado mes de febrero como Mejor Actriz Protagonista, además del Goya a la Mejor Actriz de Reparto por 'La próxima piel' (Isa Campo e Isaki Lacuesta), proyectada el pasado fin de semana en el FICL. Trabajos en los que interpreta a dos madres muy distintas entre sí y por los que sigue cosechando premios.

Sí. Venimos de recoger el Premio Sant Jordi de Cinematografía como Mejor Película Española y también como Mejor Actriz por La próxima piel y Julieta.

¿Cómo digiere esos éxitos?

Me siento muy privilegiada de haber participado en dos películas que han gustado mucho y han tenido repercusión. Todavía me encuentro con gente por la calle que me felicita por el trabajo. Ayer [el jueves] se cruzaba un argentino que antes de venir a España se metió a ver una película española y era Julieta, que le gustó muchísimo. Eso me satisface mucho porque normalmente esta industria es limitada y no tienes la garantía de que las películas en las que te implicas vayan a tener repercusión. La próxima piel es una película que nos costó diez años sacarla adelante y que yo guardo como un tesoro. Estoy profundamente orgullosa de haber trabajado con estos directores. Y Julieta es una película que me ha dado la oportunidad de trabajar con Pedro Almodóvar, que es un cineasta internacionalmente conocido. Aunque el personaje era muy complejo, me ha hecho muy feliz fuera de la pantalla haber trabajado con Pedro. Estoy disfrutando de todo ese año de trabajo de cine en el que hice Falling Apart, que rodamos en la República Dominicana, La próxima piel, Julieta y Las furias, dirigida por Miguel del Arco.

Sus dos premios Goya llegan veinte años después de su Goya como Mejor Actriz por El perro del hortelano (Pilar Miró). ¿Pensó que su carrera fuera a ser tan fructífera como ha sido?

Nunca sabes lo que va a pasar. Este es un oficio que es una montaña rusa y hay épocas mejores y peores. Lo difícil de este oficio es mantener la ilusión por seguir trabajando, tener la constancia y aguantar las rachas malas sin saber si van a venir las buenas. Es una cuestión vocacional. Este momento que estoy viviendo es para disfrutarlo porque soy consciente de que podría no haber sucedido así.

El escritor y periodista Manuel Vicent ha dicho de usted que la sensación que da es que incorpora siempre en su oficio la experiencia que obtiene de la vida. ¿Está de acuerdo con esa apreciación?

Soy una actriz que me he formado con la escuela de actores como Fernando Fernán Gómez, Héctor Alterio, Paco Rabal, Irene Gutiérrez Caba, grandes actores y maestros de la interpretación que me han enseñado la mecánica de un rodaje porque empecé muy joven, con catorce años, y he ido aprendiendo este oficio y creciendo con él. He estado en alguna escuela de arte dramático pero, fundamentalmente, he aprendido con estos maestros y cualquier actor incorpora a los personajes su experiencia. Como más se aprende es sentándote en una terraza y observar a la gente, es decir, mirando.

Usted regresará este año al festival de cine de Cannes (acudió el pasado año con Julieta ) y también lo hará el director mejicano Michel Franco con la película Las hijas de abril , que usted protagoniza. ¿Qué nos puede contar de este trabajo, que se no se ha estrenado todavía?

Se trata de la tercera película de Michel Franco, que ya ganó en Cannes en dos ocasiones. Una con Después de Lucía, que obtuvo el premio a la mejor película en la sección Un Certain Regard, en la que participaremos nosotros este año, y el segundo premio se lo llevó con Chronic, que compitió en la Sección Oficial y se llevó la Palma a Mejor Guión. Michel Franco es un director muy talentoso y estoy segura de que el festival va a ser algo muy positivo para la película. Estoy muy orgullosa de haber trabajado con Michel y su equipo.

Usted no para. Ahora graba la serie La zona .

Es una serie que produce Movistar y dirige Jorge Sánchez- Cabezudo. Tengo la suerte de trabajar con Eduard Fernández, que es el protagonista, Sergio Pérez Mencheta, Álvaro Cervantes, Alexandra Jiménez, Manolo Solo. La serie habla de las consecuencias de un accidente nuclear en una fábrica en el norte de España y lo que provoca esa zona de exclusión en las personas que vivían allí y se tienen que marchar. Hay también una trama de suspense guiada por el personaje de Eduard Fernández, que es un inspector de policía que ha sufrido una crisis personal. La serie comienza con un asesinado que él comienza a investigar.

La decisión del Gobierno de España de no bajar el IVA a la industria del cine, como sí ha hecho con los toros, ¿es un nuevo castigo al sector?

Es algo incomprensible, absurdo. El Gobierno español tendría que reflexionar sobre el significado de la cultura y darse cuenta de que la cultura es un arma pacífica que despierta las mentes, favorece la educación y alimenta y nutre el progreso en la sociedad.

Compartir el artículo

stats