Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Atención con la hipertensión

Un tercio de la población canaria padece alta presión de la sangre sobre las arterias

Atención con la hipertensión

Atención con la hipertensión

La hipertensión arterial afecta a uno de cada tres canarios, un proporción similar a la prevalencia del problema en el conjunto de España. Por ello, el Día Mundial de la Hipertensión, que se celebró ayer, trata de concienciar a la población de controlar la presión ejercida por la sangre sobre la pared de las arterias tras su bombeo desde el corazón porque constituye el principal factor de riesgo de las patologías cardiovasculares, primera causa de mortalidad en el país.

"Hay una auténtica epidemia de enfermedades cardiovasculares en España", subraya el director médico del centro Cardiavant, Fernando Wangüemert, antes de detallar que "se conoce como hipertensión a aquella presión arterial que supera los 130 mmHg de presión sistólica y los 80 mmHg de prensión diastólica". Según el cardiólogo, "es un fenómeno que aumenta con la edad, para ser hipertenso no hay más que cumplir años, hay más presión por encima de los 65 años que por debajo de los 40".

En el 80% de los pacientes mayores de 65 años no hay causa que genere la hipertensión, al margen de la edad. Por ello, Wangüemert recomienda un chequeo cardiológico anual, sobre todo a partir de los 40 años.

El cardiólogo añade que la tensión arterial debe medirse en dos ocasiones al examinar a cada paciente, "con el fin de comprobar que no varía y que se trata de un valor correcto". Y no conviene esperar a sufrir síntomas como las cefaleas o los mareos, advierte Wangüemert, ya que "no todos los pacientes que sufren hipertensión llegan a experimentar este tipo de señales".

La Sociedad Española de Cardiología no aconseja medir la presión arterial mediante dispositivos en la muñeca, ya que "los tensiómetros de brazo ofrecen datos mucho más fiables y tienen poco margen de error", matiza el cardiólogo. La detección precoz de la hipertensión, infradiagnosticada en muchos casos, resulta clave para prevenir prevenir problemas coronarios.

Aunque la prevalencia crezca por encima de los 65 años, la hipertensión no solo afecta a los pensionistas. "Hay un aumento de incidencia independiente de la edad, por ejemplo, en las personas obesas,porque el sobrepeso es un factor de riesgo que conlleva ser hipertenso en un importante proporción de pacientes", alerta Fernando Wangüemert.

El sobrepeso "se ha incrementado de forma exponencial durante los últimos 40 años en España, ya que ingerimos cantidades de calorías excesivas y aumentamos los hidratos de carbono en la dieta", lamenta el médico, que apuesta por insistir en la formación alimentaria tanto en los centros educativos como sanitarios "o seguirá aumentando la mortalidad cardiovascular". A su juicio, "a medida que disminuye el nivel cultural, aumenta la incidencia del sobrepeso, pero ya hay una concienciación de las autoridades y de los profesionales para que la gente lleve una vida más sana y, sobre todo, la población joven ya adquiere nuevos hábitos saludables".

Según la Encuesta de salud de Canarias 2015, el sobrepeso afecta al 37% de los adultos y al 16% de los menores de edad en las Islas, mientras que la obesidad aqueja al 17% de las personas por encima de los 18 años y al 10% por debajo. Precisamente, el Gobierno de Canarias esgrimió las cifras de sobrepeso y obesidad al anunciar a principios de mayo un impuesto sobre bebidas azucaradas y bollería industrial en el marco de una reforma integral del sistema fiscal autonómico.

Rechazo al impuesto

"Es muy complicado, abre una caja de Pan-dora difícil de controlar, se ha intentado en algún sistema sanitario y no ha ido bien", valora Wangüemert sobre el proyecto tributario, también cuestionado des-de la Academia Española de Nutrición y la Asociación Industrial de Canarias.

No obstante, "el coste sanitario actual es tan enorme que tenemos que inventarnos alguna manera de que sea sostenible, no creo que la mejor fórmula sea discriminar o atacar a las personas con factores de riesgo, pero el sistema público debe buscar nuevas fórmulas para mantener los estándares de calidad necesarios", admitió el cardiólogo antes de recordar que "la población vive más tiempo y consume más sanidad". Frente a estrategias fiscales, Wangüemert apuesta por una dieta equilibrada y ejercicio moderado, alrededor de 45 minutos diarios, unas medidas que "se han mostrado más eficaces para luchar contra esta enfermedad, que eliminar la sal y el café" del menú diario.

Si persisten los valores elevados, también existen fármacos betabloqueantes para reducir la hipertensión como el bisoprolol, décimo medicamento más recetado por el Servicio Canario de la Salud durante el pasado año. "Si las personas con sobrepeso hipertensas bajan de kilos, mejora su hipertensión, lo que permite disminuir la dosis de los fármacos", concluye Fernando Wangüemert en el Día Mundial de la Hipertensión.

Compartir el artículo

stats