Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Canarias apuesta por la ozonoterapia

González sitúa a las Islas entre las regiones que más investigan en el uso medicinal del ozono

Canarias apuesta por la ozonoterapia

Dentro del grupo clasificado como terapias de nuevas tecnologías, la ozonoterapia está escalando puestos con fuerza. Este tratamiento, que utiliza el ozono como terapia complementaria en múltiples enfermedades crónicas, de la piel, traumatología... sitúa a Canarias como una de las primeras comunidades "donde se practica el ozono médico con rigor y con investigación", según indicó Esteban González Sánchez, especialista en ozonoterapia de Clínicanaria Internacional, y médico coordinador del Servicio Urgencia Canarias 112, con más de 19 años de experiencia en este campo.

El doctor González, miembro de la Asociación Española de Profesionales Médicos en Ozonoterapia (Aepromo) y del Comité Científico Internacional de Ozonoterapia integrado por 20 especialistas en el mundo, ha formado parte de la organización científica del 5º Congreso Internacional de Aepromo celebrado los días 2 y 3 de junio, y declarado como evento de "interés sanitario" por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

A lo largo del mismo se han difundido los últimos avances en esta terapia calificada por el especialista como "la gran desconocida", no sólo por la población sino por los propios médicos, "porque como no se da en la Facultad de Medicina o en los libros de texto, hay que estudiarla".

La ozonoterapia se engloba en las terapias de las nuevas tecnologías, a pesar de que se descubrió en 1848, de forma accidental. El primer uso médico fue a finales de ese siglo por parte de un dentista para tratar un flemón. Las aplicaciones iniciales en medicina bien documentadas datan de la Primera Guerra Mundial, donde el doctor A. Wolff trató con éxito varios problemas infecciosos: abscesos y heridas y fracturas infectadas, en especial por bacterias anaerobias (gangrena gaseosa) que con frecuencia llevaban a la amputación del miembro o la muerte del herido, ya que aún no se había descubierto la penicilina.

El ozono, compuesto por tres átomos de oxígeno, es un gas tóxico al ser un oxidante muy potente. "Es tóxico porque los pulmones no tienen defensas antioxidantes suficientes para neutralizar ese oxidante que se mide en los contaminantes ambientales. Al tener tres átomos de oxigeno, se dan dos cualidades importantes; una que es soluble en los líquidos (agua, sangre...) se disuelve de 10 a 16 veces más rápido que el oxígeno, y por otro lado, es germicida, es capaz de matar cualquier germen que se ponga en contacto directo con el ozono", indicó Esteban González.

Estas condiciones le capacita para un uso industrial, para esterilizar quirófanos, material quirúrgico, para potabilizar agua, para el tratamiento de frutas y verduras... Aunque su uso medicinal es el que está adquiriendo más fuerza por sus resultados como terapia alternativa en múltiples enfermedades, ya que se puede utilizar por cualquier vía que no sea inhalada.

"El ozono es un gas inestable, se descompone rápidamente, pesa más que el aire, y en Medicina, por la cualidad que tiene de disolverse en los líquidos, se puede usar por cualquier vía que no sea inhalado, ya que para los pulmones es tóxico. Cuando se pone en contacto con nuestros líquidos (células, articulaciones, sangre...), como es un oxidante potente, oxida las sustancias presentes y se descompone formando agua, y su gran ventaja es que no tiene efectos secundarios en el organismo".

El especialista de la Asociación Española de Profesionales Médicos en Ozonoterapia destaca entre las virtudes de la ozonoterapia, el efecto emular a las enzimas antioxidantes del organismo humano, lo que lo convierte en un tratamiento complementario para las enfermedades crónicas. "El estrés oxidativo es el mecanismo de producción de la enfermedad crónica y el ozono ayuda a defender al organismo del estrés oxidativo".

También mejora la circulación y tiene un efecto antiagregante plaquetario similar al de la aspirina; permite que la hemoglobina libere el oxígeno en los tejidos; y aumenta la producción de energía. Al sumarse estas tres características, la capacidad física de la persona aumenta significativamente.

Otro efecto destacado por el doctor González es que el ozono estimula la producción de todas las células que participan en la respuesta inmune del paciente, y equilibra las sustancias proinflamatorias y antiinflamatorias, algo que es muy beneficioso para las enfermedades alérgicas (asma, urticaria, rinitis...), y autoinmunes.

Cuando comenzó a usarse el ozono como terapia médica, donde más se expandió fue en traumatología (artrosis, artritis, hernias discales, tendinitis...), pero a medida que se ha ido avanzando en la investigación de este gas, desde la Aepromo, se han marcado nuevas pautas y criterios de tratamiento recogidas en una guía internacional. Actualmente juega un papel importante en las enfermedades crónicas.

"Yo creo que el paciente diabético es uno de los que más se pueden beneficiar del ozono porque las complicaciones de la diabetes son principalmente vasculares: microvasculares como la retinopatía diabética (causa de ceguera), y macrovasculares como la insuficiencia arterial periférica (primera causa de amputación). Si nosotros utilizamos el ozono combinado con su tratamiento de control de la diabetes, se puede hacer prevención de las complicaciones de la enfermedad".

En el cáncer, el especialista apunta su contribución como tratamiento complementario, porque modifica el microambiente tumoral y eso contribuye a frenar la metástasis, y por otro lado tiene una respuesta antiinflamatoria del tumor.

"En la fibromialgia los resultados son muy buenos, igual que en el asma, que resuelve una crisis sin dejar prácticamente ruido en los pulmones", apuntó.

Respecto a la administración del ozono, existen varias vías dirigidas, bien a todo el organismo (transfusión de sangre del propio paciente previamente mezclada con el ozono, solución salina...), o para que actúe de forma local. En este caso, en Canarias se ha desarrollado la producción de aceites ozonizados, concretamente en el Laboratorio Pérez del Toro, en Playa del Inglés, con un índice por oxidación que varía de acuerdo a las necesidades del paciente. "Es un nutriente muy importante para la piel, pero además tiene muy buenos resultados en infecciones, úlceras, psoriasis, dermatitis... e incluso en estética". Dicho laboratorio también es el primero en Europa que mide el estrés oxidativo del paciente, con la variante de que las analíticas llevan consigo un informe detallado del especialista, según concluyó el doctor González.

Compartir el artículo

stats