Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

La ULPGC exporta por un millón de euros un proyecto para criar camarones

La Universidad acuerda con la empresa ecuatoriana de acuicultura Biogemar el desarrollo de tecnología innovadora para la mejora genética del langostino blanco

José Pablo Suárez, Walter Intriago y Juan Manuel Afonso.

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha acordado por 1.010.000 euros la cesión de tecnología innovadora de mejora genética para el cultivo de camarones, a la empresa ecuatoriana de acuicultura Biogemar, S.A. Se trata de uno de los contratos de transferencia de conocimiento más importantes firmados por la ULPGC, por el proyecto que lidera el grupo de Acuicultura del Instituto de investigación Ecoaqua. El objetivo final es mejorar la producción de langostinos blancos en términos de calidad, crecimiento y robustez.

Así lo afirmaron el vicerrector de Investigación, Innovación y Transferencia, José Pablo Suárez, el investigador y director del proyecto MacMICOd.1, Juan Manuel Afonso; y el propietario de la empresa de Ecuador Biogemar S.A., Walter Intriago, que ha viajado esta semana a Gran Canaria para firmar el Acuerdo de Transferencia de Conocimiento con la ULPGC y conocer de primera mano las instalaciones universitarias.

"El proyecto consiste en implementar herramientas de mejora genética animal en el sistema de producción de la empresa Biogemar, y se divide en dos fases, la primera ha consistido en poner a punto la tecnología para que el proyecto sea factible, y la segunda, en la que estamos ahora, en su ejecución", indicó Afonso.

La tecnología desarrollada por la ULPGC tiene el valor añadido de la colaboración interdisciplinar en los campos de la ingeniería y la acuicultura. Así, el investigador Javier Lorenzo del Instituto Universitario de Sistemas Inteligentes y Aplicaciones Numéricas en Ingeniería (Iusiani), desarrolló un software para agilizar el cálculo del talento de miles de animales para producir carne de calidad.

"Cada seis meses podemos analizar 13.500 animales, eso ayuda a seleccionar a los mejores ejemplares y las combinaciones entre ellos para obtener un mejor producto. De ahí la importancia de este software libre para agilizar el cálculo".

Asimismo, Juan Antonio Montiel, investigador del Instituto de Microelectrónica Aplicada (Iuma), diseñó una base de datos que puede ser manejada en cualquier continente. "Hemos implicado a muchas áreas para darle un valor añadido al proyecto, de tal manera que podamos cumplir con mayor calidad de la información y mayor precisión, en el menor tiempo posible. Esto es importante porque el camarón tiene una vida productiva muy corta, de seis meses, es decir que el reproductor hay que sustituirlo cada seis meses. Por tanto, hay que reaccionar rápido, optimizar el software y tener base de datos muy ágiles, versátiles y potentes", subrayó Afonso. "Esto es un ejemplo de como la ULPGC está enlazando la investigación aplicada con la transversal y la tecnológica", apuntó José Pablo Suárez.

A las dos aplicaciones anteriores se sumó un software desarrollado con la ayuda de un genetista para definir cómo se van a aparear los animales; y en el laboratorio de Ecoaqua diseñaron una reacción de diagnóstico de paternidad específica para el camarón, de forma que se pueda hacer en tiempo récord.

Con estas cuatro metodologías , se ha creado una tecnología innovadora para una empresa que cuenta con ocho mil reproductores que ponen huevos 365 días al año, 24 horas al día. "Una hembra pone 80.000 huevos por vez, y a cada hembra, por período productivo, le sacas seis puestas, lo que suma unos 240.000 huevos a cada hembra. En definitiva, producen aproximadamente unos 300 millones mensuales de camarones que, con esta tecnología serán de calidad en su totalidad".

Este trabajo se ha hecho en el contexto de un convenio marco firmado por Biogemar S.A. con la Universidad de Las Palmas y la Fundación Canaria Parque Científico Tecnológico de la ULPGC, gestor económico del proyecto.

Para la empresa Biogemar S.A., que fue fundada en 2006 con conocimientos básicos de mejora genética en camarón, la colaboración con la ULPGC supondrá un salto cualitativo en su producción. "Conocí a Juan Manuel Afonso durante una conferencia que dio en Chile sobre la mejora genética de la dorada y lubina, y además de la valiosa información de la que disponía, me llamó mucho la atención la pasión con la que hablaba de su trabajo", indicó el empresario ecuatoriano Walter Intriago Díaz.

Eso, unido a que dicho trabajo estaba respaldado por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, fue lo que convenció al empresario a formar una alianza para mejorar la calidad de su producción. "En nuestro medio hay personas, sobre todo americanos, que trabajan en este ámbito, pero son muy comerciales; sin embargo, aquí unimos la academia y eso fue lo que más nos convenció a la hora de apostar por este proyecto. Nos quedaba un poco más lejos, pero ha sido un acierto".

El empresario apuntó que se han encontrado en el camino con ciertos obstáculos, fundamentalmente de índole político inherente a Ecuador, pero ya han llegado a la recta final con la firma, esta semana, del convenio específico de Investigación, Desarrollo y Transferencia, así como el Acuerdo de Transferencia de Conocimiento con la ULPGC.

Entre los beneficios empresariales que traerá dicha transferencia científica a su empresa, Walter Intriago señaló, por una parte, evitar la consanguinidad, de forma que "en el futuro nuestros animales no van a crear ningún problema de crecimiento, deformidades...".

En segundo lugar, con esta tecnología se han marcado el objetivo de ganar, de generación en generación, un diez por ciento en crecimiento y en supervivencia, "tasas bastante altas en nuestro sector".

Y además, van a establecer una línea de investigación para prevenir nuevas patologías. "De esta forma, podemos estar siempre listos para cualquier enfermedad nueva que aparezca, porque siempre estamos expuestos a nuevas patologías, y el camarón en nuestro país es muy importante", a lo que apuntó que en Ecuador hay unas 201.000 hectáreas de cultivo de camarón, una industria que, directa e indirectamente, da empleo a un millón de personas. "Esto da idea del fuerte el impacto que tiene el camarón en la economía ecuatoriana", concluyó Walter Intriago.

Para la ULPGC, este convenio supone un gran salto en su apuesta por la transferencia de conocimiento e innovación en el ámbito de la acuicultura internacional, ya que en la actualidad el grupo de investigación de Acuicultura que dirige Juan Manuel Afonso es pionero en los procesos de mejora genética adaptada a la producción del camarón, "especie muy cotizada porque representa un negocio de casi 10.000 millones de euros al año, el más importante de la acuicultura mundial".

Sostenibilidad ambiental

  • Biogemar S.A. es la empresa de camarones más importante de Ecuador, con una producción mensual superior a los 300 millones de postlarvas de día 12 (PL12), más de 3.600 millones anuales. Además destaca por utilizar sólo procedimientos naturales para la producción de sus postlarvas, ya que no usa antibióticos, y la producción de huevos y el apareamiento de los reproductores son totalmente naturales. Esto la convierte en una empresa respetuosa con el medio ambiente y con el consumidor. En este sentido, Biogemar S.A. dispone de las certificaciones de Naturland, Global G.A.P. y del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura del Ecuador.

Compartir el artículo

stats