Un parque submarino, en la localidad croata de Pula, ofrece la posibilidad de pedalear bajo el agua. Como se puede observar en la imagen, en la que una mujer intenta dar un paseo en bicicleta por el fondo del mar -acompañada por varios peces del lugar-, lo que parece un ejercicio imposible se convierte en realidad en la Costa Adriática: sólo hace falta imaginación, un casco de buzo conectado a un largo esnórquel y habilidad en el pedaleo. Las bicicletas, además de para el verano -como escribió Fernando Fernán Gómez-, también son para el buceo.