Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Canarias, por debajo de la media nacional en obesidad infantil

Las Islas consiguen reducir en un 5,4% la tasa de menores con problemas de peso

La obesidad infantil y su crecimiento en Europa sigue siendo un tema preocupante para las organizaciones internacionales. Prueba de ello es el último documento publicado por el Consejo Europeo, que solicita a todos los países miembros reforzar sus medidas multisectoriales en la lucha contra uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. España es uno de los primeros países europeos más afectados por esta enfermedad desde que en 2011 lideró la tasa más alta de niños con sobrepeso. Mientras que en el ranking nacional, el Archipiélago canario también ocupó la primera posición. Cuatro años más tarde, el panorama cambió en las Islas, cuya población infantil bajó en cinco puntos su tasa de sobrepeso y obesidad, dos más que el conjunto del territorio español, según el último Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España (Aladino), publicado en 2015.

Este análisis, que elabora desde hace seis años la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan), expone que en España se produjo una disminución estadísticamente significativa en la prevalencia de sobrepeso en niños y niñas de 6 a 9 años, con un 3,2% de descenso. En el caso de Canarias, las cifras son mejores ya que el sobrepeso bajó en el mismo período un 4,1%. En el territorio nacional, los menores con sobrepeso-obesidad pasaron del 44,5% al 41,3%, (-3,2 p.p), y en las Islas, la prevalencia disminuyó del 49.6% al 44.2% (-5,4). Los datos confirman "una esperanzadora noticia", dicta el informe que, no solo destaca la estabilización, sino también el inicio de la inversión en la tendencia. No obstante, la obesidad prácticamente no ha bajado: en el conjunto del país, un 0,2% y en Canarias, un 1,3%.

A pesar de este descenso general, la Dirección General de Salud Pública de Canarias recalca que la tasa en su conjunto sigue alta, e incide en destacar el indicador de obesidad, que solo ha bajado un punto porcentual, "lo que quiere decir que debemos dirigir la máxima presión a las acciones preventivas porque resulta más difícil cambiar los hábitos de ocio y alimentación de los niños que ya muestran indicios de exceso de peso", explica Rosa Gloria Suárez, responsable del departamento de Obesidad y Alimentación de Servicios Promocionales de la Salud de Canarias. La especialista en pediatría mostró su preocupación sobre este hecho, ya que esos menores "serán en un futuro los jóvenes obesos de 30 años, que tendrán muchos problemas de salud".

Cuando en 2011 Canarias se convirtió en la comunidad española con mayor tasa de obesidad y sobrepeso infantil, la Dirección General de Salud Pública del Gobierno autonómico participó en la elaboración del muestrario del estudio Aladino, ya que el resultado procedía de la estratificación de estudios nacionales. Gracias a esta iniciativa, el último informe Aladino, con información recopilada desde octubre 2013 hasta marzo de 2014, ofrece cifras de 1.611 menores de edades comprendidas entre los 6 y 9 años. La recogida se realizó en 32 centros escolares de Educación Primaria elegidos al azar, según indica una ponencia de Salud Pública del Servicio Canario de Salud (SCS), publicada en 2015 por la revista Canarias Pediátrica.

El resultado de la incorporación de datos proporcionados por la administración canaria desveló que todos los paneles relevantes marcaban un descenso que oscilaba entre uno y cinco puntos. Lo que no cambió es la edad en la que comienzan a mostrar signos de obesidad, que se sitúa en los 7 años. Las causas principales tampoco varían: el tiempo de sedentarismo en momentos de ocio, el aumento de horas dedicadas al uso de ordenador y consolas, la disminución de horas de sueño, así como los malos hábitos alimenticios. En la actualidad, el Consejo Europeo también destaca como causante el estatus socioeconómico de los padres, con especial atención a los menos favorecidos "ya que tienen más probabilidades de adquirir malos hábitos en alimentación y nutrición".

Además de incorporarse al estudio Aladino, la Dirección de Salud Pública del Gobierno de Canarias puso en marcha en 2012 políticas de prevención que, según las últimas reseñas disponibles, parecen haberse llevado a cabo con efectividad. Una de estas acciones fue el Programa de Intervención para la Prevención de la Obesidad Infantil, el Programa PIPO, al que se incorporaron las sociedades canarias de pediatría en la labor de promocionar la alimentación saludable y la actividad física, con el fin de reducir la prevalencia de sobrepeso y obesidad en la población infantil y juvenil de la comunidad canaria. Junto a esta estrategia, se diseñó el Protocolo Abordaje de Obesidad Infantil y Juvenil de Canarias. Desde entonces se realiza una intervención directa en los colegios de primaria, con el apoyo de los servicios de Atención Primaria (pediatría y enfermería pediátrica). Para conocer la situación actual de la tasa de obesidad infantil en Canarias debemos esperar al próximo estudio Aladino 2018, que reflejará si entre 2016 y 2017 continúa el descenso de una enfermedad tildada como "epidemia".

Compartir el artículo

stats