Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Felipe Hurtado

"Hay que educar en sexualidad desde la infancia; ellos saben más de lo que crees"

"Los mitos sobre el amor romántico pueden llegar a ser peligrosos", asegura el doctor en Psicología y especialista en Sexología

Felipe Hurtado.

Felipe Hurtado. G. CABALLERO

¿Tenemos una buena educación sexual? ¿Siguen pesando 40 años de dictadura católica?

No, no siguen pesando, pero eso no quita para que no haya una buena educación sexual. En la mayor parte de comunidades autónomas no hay programas específicos en el sistema educativo como sí marca la ley. Todas las leyes nacionales de educación decían que debería haber educación sexual en el sistema educativo, pero no la ha habido por falta de recursos y va dependiendo de la voluntad de las personas.

En algunas comunidades se ha decidido que los cursos de educación sexual en los colegios se den a los 12 y no a los 14 años. ¿Se llegaba tarde?

La OMS dice que la educación sexual hay que darla desde el inicio de la vida. La educación sexual debería empezar desde la infancia. En el caso de mi comunidad, la valenciana, somos de los primeros con un programa así, pero ahora se quiere rebajar porque se llega tarde en muchas cosas. El programa no es solo educación sexual, es también respeto a la diversidad. Por ejemplo, en el tema de la identidad sexual, los niños trans empiezan desde la infancia y ya sufren acoso y rechazo por desconocimiento. Si desconoces algo, generas prejuicios a lo desconocido. Luego también se previene el abuso sexual: la mayor parte de actos se dan en la primera infancia, antes de los 10 años. En violencia de género se está haciendo en 13 o 14 años cuando las actitudes que la generan se están formando desde la infancia. Habría que trabajar en coeducación en igualdad de género desde la infancia.

¿Qué reacción esperan de los padres? ¿Alguno pensará que son muy pequeños?

No creo, habrá una minoría en todo caso. Según la OMS, la adolescencia es de los 10 a los 19 años. Ese miedo siempre lo tienen. Los niños saben más de lo que tú crees y cuando hablan entre ellos ya hablan de estas cosas porque las oyen. A los padres les da miedo porque piensan que empezar pronto en educación sexual pueda inducirles a una curiosidad no sana y es al revés, es normalizarlo.

Pero la educación sexual no es solo responsabilidad del sistema educativo. Los padres también tienen esa responsa- bilidad...

La educación sexual depende de todos. La familia educa en valores en casa, por eso siempre incluyo a padres y madres en los cursos. Hay que trabajar con ellos para que en casa digan mensajes similares a los del aula.

¿Les cuesta a los padres hablar de sexo con sus hijos?

Lo que te piden es saber cómo hacerlo porque temen hacerlo mal. Necesitan tener una guía de cómo abordarlo, pero la mayoría está a favor.

Entonces, ¿nunca es pronto para empezar?

No, sobre todo por el tema de violencia sexual, para estar alerta ante los pederastas que entran en las redes sociales que los niños manejan pronto. Además, las primeras relaciones empiezan al principio de la pubertad; ya es importante que sepan resolver conflictos entre iguales, porque todo el tema del acoso escolar viene por ahí, por no tener habilidades para resolver conflictos.

Los programas de intervención en educación sexual (PIES) que ahora se darán a los 12 años se ofertan a todos los colegios pero no son obligatorios. ¿Qué pasa en los colegios concertados?

Hay un programa alternativo del Arzobispado para los cole- gios católicos: 'Saber amar bási- co escolar'. Cuando salió el PIES hubo un poco de parón porque la Confederación de Colegios Ca- tólicos decía que el programa no se ajustaba con sus ideales y ante eso plantearon un programa al-ternativo.

¿Qué le parecen los conceptos que se tratan en ese programa?

Hay cosas como que solo son normales las familias heterosexuales, por lo que excluyen las monoparentales o las familias donde los dos miembros son del mismo sexo... La masturbación la ven como un peligro, porque dicen que te puede llevar al ostracismo sexual. Cuando yo lo vi hace 6 o 7 años ponía eso. No sé si lo han modificado. El programa del PIES está basado en derechos humanos (entran todas las libertades de idea, opiniones, religiones...) y con bases científicas.

¿Es la transexualidad el último tabú?

La identidad sexual era menos conocida que la homosexualidad. Ahora, como se está visibilizando más, parece que haya un boom, pero no son más personas trans, sino que ahora lo visibilizan.

Parece que ahora se da más importancia a ayudar a esta identificación en la infancia.

Sí, la mayor demanda ha aumentado en niños y adolescentes. Se ha visibilizado más y los padres cuando ven que su hijo o hija es diferente se plantean consultarlo porque no quieren que sufra. Casi el 50% de consultas son de menores de edad. Igual que en los primeros años venían adultos, ahora es a la inversa. Es muy positivo. Actúas antes y se evita que vivan esas vidas cambiadas. En alguna provincia, hemos pasado en el año 2014 de tener treinta personas nuevas de todas las edades a sesenta el siguiente año y setenta en 2016. Este año hasta junio ya llevamos 50 personas nuevas.

¿Hay todavía muchos mitos sobre la sexualidad vigentes?

Sí, aún hay cosas pero son anecdóticas. Sigue habiendo mucho mito entre los adultos que vienen con dificultades en su sexualidad: aquello del orgasmo clitoriano o vaginal, que el Viagra genera deseo sexual... Pero mitos como aquellos de 'si lo haces de pie no te quedas embarazada' o 'si te bañas se corta la regla' han ido desapareciendo.

Ha habido una evolución.

Sí, pero hay mucho mito todavía en la parte afectiva, en el tema de los enamoramientos y el amor romántico: que si los celos son una expresión de amor, que si tienes un novio celoso es que te quiere más... O mitos como el de buscar tu media naranja.

Pueden llegar a ser peli- grosos...

Sí, por eso hay que trabajar mucho porque todo lo que es violencia de género tiene que ver con estas cosas.

¿Es ahí donde aún nos queda por avanzar?

Nos queda mucho en educación en valores, sobre todo para atajar el lastre de la violencia de género. Si bien hay leyes y juzgados nuevos, no dejan de ocurrir hechos diarios de este tipo porque falta mucho trabajo desde la infancia. El tema de las ofensas sexuales, los casos de abusos... Falta mucho por conseguir.

¿Hay un repunte de las actitudes machistas entre los jóvenes?

Hay mucha gente joven sana, pero veo de todo. Sí hay grupos que tienen una visión machista y pienso que es de los valores que viven en sus casas más de lo que se vive en la calle, porque cada vez hay más estímulos hacia la igualdad. Pero sí, hay ciertos grupos o familias que siguen inculcando viejos valores. Digamos que hay cosas puntuales pero no un repunte.

Compartir el artículo

stats