Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación

"El colegio, desde que se concertó, se ha secularizado poco a poco"

"Casi 400 de nuestros antiguos estudiantes han confirmado que vendrán a la fiesta centenario del sábado", manifiesta Daniel Culatto

Daniel Culatto, en su oficina. JUAN CASTRO

¿Cómo nació, hace un siglo, el Colegio de los Jesuitas en Las Palmas y cuáles han sido sus emplazamientos?

En 1697 los jesuitas (cuya fundación se remonta al año 1540) abren un colegio en las casas donadas con este fin por el Canónigo Don Andrés Romero. El edificio perdura en el número 17 de la calle Dr. Chil y es conocido hoy en la ciudad como el antiguo Seminario. Fue el primer centro docente que existió en la ciudad y estuvo dedicado a la Sagrada Familia. En 1724 se coloca la primera piedra de la iglesia del antiguo colegio, que se abre al culto treinta años después, en 1754. La iglesia estuvo dedicada desde su creación a San Francisco de Borja.

¿Qué pasó en 1767, cuando el rey Carlos III decretó la expulsión de todos sus territorios de la Compañía de Jesús?

Cesan las actividades del colegio. Los edificios del mismo y de la iglesia pasan a ser propiedad de la Diócesis de Canarias. En 1852, por consejo de San Antonio María Claret al obispo de la diócesis, Don Buenaventura Codina, los jesuitas vuelven a la ciudad para hacerse cargo del Seminario, que está en el edificio del antiguo colegio. En 1868 la Junta Revolucionaria de Gobierno de Las Palmas acuerda la expulsión de nuevo de los jesuitas a través de la revolución La Gloriosa. En 1917, a petición del obispo Don Ángel Marquina, vuelven los jesuitas para abrir de nuevo el centro en parte del edificio ocupado por el Seminario en el número 15 de la calle Dr. Chil. En 1921 se bendice y coloca la primera piedra de un nuevo edificio en el emplazamiento actual, calle Juan E. Doreste, esquina Alcalde Francisco Hernández González. En 1924 se inaugura oficialmente el nuevo colegio. En 1932 se vuelve a expulsar a los jesuitas y se cierra el colegio.

¿Qué sucedió tras la Guerra Civil?

En 1939 se devuelve a los jesuitas y se reanudan las clases con 65 alumnos. En 1973 comienza la demolición del edificio de 1924 porque no ha resistido el deterioro por su cercanía al mar. Comienza la construcción por fases, para no perder días de clases, de las actuales instalaciones de Salvador Fábregas en el mismo solar. Desde 1974 a 2005 se inauguran las instalaciones para todos los ciclos incluida educación infantil.

¿Todas las generaciones nacidas en estos cien años han tenido alumnos en el Colegio?

Es bastante habitual que los antiguos alumnos sean padres de los nuevos. Mi padre, por ejemplo, fue antiguo alumno y profesor, mi hermano y yo también fuimos al colegio y mi sobrino ha sido alumno.

A lo largo del tiempo ganó fama de dureza y exigencia. ¿Es mito o realidad?

Creo que exigencia sí. Lo de la dureza es discutible. A veces los curas sí fueron duros, pero pienso que era algo general en los colegios de la época. La educación era más estricta con distintos métodos a los de hoy en día, pero la exigencia era positiva.

¿Hay en su método educativo elementos adicionales de tipo religioso?

La propiedad del colegio es de la Compañía de Jesús, por tanto es un centro religioso en el que se imparte una educación religiosa. Sin embargo, desde que se concertó a mediados de los años 80, se ha producido un proceso de secularización y la participación de los curas es bastante residual en la gestión del centro. Por ejemplo, hace ya muchos años que el director es un laico. Eso no quiere decir que no se sigan inculcando los valores ignacianos de los que estamos tan orgullosos.

¿Recuerda los nombres que pasaron por las aulas del Loyola y fueron después ciudadanos ilustres?

Este año, los antiguos alumnos hemos presentado una solicitud al Ayuntamiento y al Cabildo para la entrega de honores y distinciones que realizan cada año. La Medalla de Oro de la ciudad nos la entregó el Ayuntamiento y el Cabildo nos hizo también su reconocimiento. Para la solicitud a ambas instituciones de las distinciones incluimos un dossier con un listado de unos 70 antiguos alumnos ilustres que recogen todas las disciplinas, tanto política, como deportiva, cultural o empresarial, pero entre los más destacados, en política nos encontramos con Jerónimo Saavedra, José Manuel Soria, José Miguel Bravo o José Carlos Mauricio, lo que demuestra la diversidad y pluralidad de la educación que se ha impartido siempre en el colegio. En cuanto a los deportistas, cabe mencionar a los hermanos Doreste y a Fernando León en vela, a Paquito Ortiz, actual segundo entrenador de la U.D. o Hernán Santana, actual miembro de la plantilla de la Unión Deportiva Las Palmas. Entre los artistas, destacan los hermanos Millares Sall o la prestigiosa soprano internacional Yolanda Auyanet. De los empresarios cabe destacar a José Suárez Megías, Alberto Cabré o Eustasio López.

Fue primero un centro privado para familias pudientes y ahora es concertado. ¿Propició el cambio una democratización del alumnado?

Sí, sin duda. Al ser privado se le tachó de elitista, pero desde que yo entré al colegio ya se hizo concertado. Hay que tener en cuenta que está en el cono sur de la ciudad, cerca de zonas más deprimidas como San Cristóbal o San José, así que han ido entrando alumnos de todas las condiciones económicas y sociales.

Se habla de unos posibles 400 asistentes a la celebración del centenario...

Para la celebración del centenario ha habido diversos actos, tanto oficiales, organizados por el colegio, como por el AMPA, la cual realizó un emotivo homenaje a todos los profesores y personal no docente, actuales, jubilados y, sobre todo, a los que faltan. Este sábado nos corresponde a los antiguos alumnos celebrar el evento de todos los años en estas fechas, pero que es especial en esta ocasión por el siglo del centro. De todas formas, el pasado mes de octubre organizamos ya un viaje de peregrinación a Roma en el que pasamos cinco días visitando el Vaticano, donde asistimos a la audiencia papal y nos recibieron en la sede central de los Jesuitas. Fue un viaje inolvidable de un grupo de 55 antiguos alumnos, algunos acompañados de sus familias. Para este sábado tendremos distintas actividades, un menú especial servido por un buen catering, dos grupos de música en vivo y hemos invitado a todos los profesores jubilados y a personal no docente que lleve más de 40 años trabajando en el colegio. Vendrá, evidentemente, el actual director, pero no sólo como tal sino como antiguo alumno que fue. Hemos realizado mucha difusión del acontecimiento con un gran éxito y nos han confirmado casi 400 personas, un hito histórico. Normalmente suelen venir cada año unas 200. En esta ocasión se ha requerido mucha organización y preparación.

La asistencia a la fiesta, ¿prevé una recaudación para becas y ayudas a los alumnos que las necesitan?

Desde hace cinco años la Asociación de Antiguos Alumnos cuenta con un programa de becas de comedor por el que lo sufragamos a los alumnos más desfavorecidos para que, al menos, tengan una comida al día. El colegio nos deja la comida a precio de coste. Aparte de ingresar fondos con la venta de las entradas para nuestra fiesta, recaudamos a través de los boletos que vendemos en una rifa solidaria que realizamos todos los años. Para ella, muchos antiguos alumnos donan cosas o servicios de sus propias empresas, como, por ejemplo, fines de semana en casas rurales. También se gana dinero mediante la venta de las copas en el bar durante el evento. Por otra parte, la fiesta nos permite colaborar con la campaña de navidad de la Casa de Galicia en la recogida de juguetes. Les hemos dicho a los asistentes que traigan un regalo ese día y luego los agruparemos y llevaremos todos a la casa de Galicia.

¿En qué consistirá la celebración?

Comienza sobre las 11.00 horas con unos partiditos de futbito y baloncesto en el patio. A las 12.30 habrá una misa. De las 13.00 a las 13.30 ofrecemos una copa de bienvenida. A las 14.00 está previsto el almuerzo. Pasamos al comedor y a la terraza del mismo. Sobre las 16.00 o 16.30 comienza la fiesta con música en directo del grupo Última Parada en el que hay dos antiguos alumnos. En medio de todo esto se producirá también la rifa. A las 19.00 horas se ofrecerá una merienda cena y después sonará un dúo de cubanos muy divertidos que se llaman Los Aseres. Durante todo este tiempo ocurrirán grandes reencuentros, risas y anécdotas al acudir muchos profesores en esta ocasión. La entrada, hasta este lunes, costaba 25 euros si pagabas por adelantado, pero en puerta costará 35.

¿Cómo se organiza la Asociación de Antiguos Alumnos?

Aunque es complicado hacer un cálculo aproximado, se estima que, a lo largo de estos cien años, habrán podido pasar por las aulas del colegio unos 15.000 alumnos. Nosotros, como asociación, tenemos una base de datos de unos 2000. En la Junta Directiva figuramos unos veinte, con diversas profesiones, e incluso antiguos profesores y dos ex directores.

Compartir el artículo

stats