El supuesto autor del asesinato de su expareja en Vinaròs llegó durante la mañana de ayer a la vivienda de ella directamente desde Alemania y en su jardín efectuó cinco disparos con una pistola: dos al suelo, uno que impactó en una puerta, otro en la cabeza de la víctima y un quinto para quitarse la vida.

Así lo explicaron fuentes cercanas a la investigación antes de precisar que el presunto asesino había llegado a Vinaròs tras conducir directamente desde Alemania, su país de procedencia y el mismo que el de Catarina, la víctima. Las mismas fuentes añadieron que el hombre se aproximó a la parcela en la que están situadas la vivienda de la víctima, la de su madre y la de su hermana, que comparten jardín, poco después de las 7.00 horas.

Allí saltó la valla perimetral y comenzó una fuerte discusión con su expareja, por lo que la hermana de la víctima, al escuchar los gritos, avisó a la Guardia Civil. Después, sobre las 7.23 horas, el hombre efectuó cinco disparos, el último de los cuales para suicidarse al ver llegar a la Guardia Civil.

La mujer asesinada vivía en Vinaròs, donde tenía una segunda residencia, junto a su madre y su hermana. Los cadáveres de los dos fallecidos se trasladaron desde la propiedad al Instituto Anatómico Forense pasadas las 12.20 horas tras la pertinente orden judicial.

Sobre las 14.30 horas, un hombre mayor y una mujer accedieron a la parcela para recoger varias mascotas que se encontraban en las dos casas continuas a la de la víctima. El Ayuntamiento de Vinaròs decretó un día de luto oficial y celebró una concentración para condenar los hechos, que además coincidió con los actos con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.