Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Rosángeles Valls

"Nuestros bailarines saben comunicar para llegar al corazón"

"Presentamos un 'Pinocho' novedoso porque trabajamos desde la complicidad y afecto con el público", explica la codirectora de Ananda Dansa

Rosángeles Valls.

Rosángeles Valls. LA PROVINCIA/DLP

Siete premios Max en su XIX edición prometen algo muy novedoso y creativo. ¿Qué aporta el Pinoxxio de Ananda Dansa al gusto de estos tiempos?

Es cierto, hemos presentado un Pinocho novedoso del siglo XXI porque trabajamos desde la complicidad y el afecto con el espectador. Se aleja mucho de la iconografía de Walt Disney y, aunque lo reinterpretamos, nos hemos acercado bastante al cuento original, a lo que propone Collodi que era masónico y hablaba del alma, la verdad, de un problema generacional: Gepetto desea tener a un hijo soñado, como todos los padres, que tenga éxito social y que sea buen estudiante. Pinocho nace ya con cierta edad y quiere vivir sus propias experiencias y crear su propio futuro. Hemos buscado la esencia de ese problema generacional trasladándola a nuestros tiempos. Antiguamente esto se solucionaba con palizas o castigos, pero ahora se resuelve hablando, con respeto, aceptando al otro y con mucho amor. La iconografía la representamos en blancos para transmitir la pureza y visibilidad del aspecto masónico de Collodi aportando una visión contemporánea. La música es especial para el espectáculo y apoya la dramaturgia del mismo. Se trata de una magnífica composición e interpretación con una gran escenografía y vestuario. Pretendemos interpretar nombres de la literatura dramática de siempre, pero llevándolos al espectador de hoy en día.

¿Es totalmente danzado, o alterna con textos hablados?

Es totalmente danzado. Somos una compañía de danza-teatro siempre con dramaturgia. No hace falta la palabra porque se entiende todo lo que pasa en el escenario, se cuenta una historia de principio a fin. Es una danza muy cercana al teatro. Empezamos nuestros espectáculos siguiendo una obra literaria, en muchas ocasiones, como ahora, de la que se hace un guión que se adapta al escenario. Por eso nuestros espectáculos son muy cercanos al público. No somos una compañía de danza al uso sino que la hacemos a partir del teatro. Por ello tenemos muchos espectadores y hemos creado un lenguaje propio que ha formado la marca Ananda Dansa.

Ananda Dansa, ganó en 2006 el Premio Nacional de Danza por su línea vanguardista. ¿Es la de Pinoxxio, o presenta un estilo más clásico?

El Premio Nacional de Danza nos lo concedieron por nuestra línea general de trabajo, porque hemos creado nuestra marca y estilo de danza dramática.

El público joven ¿entiende bien las historias contadas en pasos y gestos de danza?

Perfectamente. No se pierden ni un solo paso. Su inteligencia emocional es mucho mayor que la de los adultos. Vienen a vernos los niños con sus padres y se integran en nuestras propuestas porque son muy versátiles. Tenemos una calidad reconocida desde hace treinta y cinco años ya. Nos dejamos la piel en el escenario a través de nuestros estupendos bailarines e intérpretes, que saben comunicar y entrar en el corazón primero para luego pasar a la razón de los espectadores. Nuestro equipo de creadores y técnicos son maravillosos para hacer el ensamblaje, la conexión con el público.

Las divertidas malas relaciones de ambos personajes tienen una evolución positiva. ¿Subrayan un mensaje ejemplarizante, o es puro entretenimiento?

Lo del mensaje ejemplarizante sería nuestro deseo, pero es muy bonito lo que sucede en el escenario, de todas formas. A Pinocho lo representa una bailarina maravillosa cuando es un muñeco de madera que adapta su movimiento a lo largo del espectáculo para acabar bailando como una persona (de verdad) cuando recupera el alma al reencontrarse con su padre. El desencuentro sucede en todas las familias entre padres e hijos. Considero que cuando los niños empiezan a ser generosos es cuando dejan de ser niños.

Quieren incitar una reflexión social y humana en tiempo presente, imágenes de soledad, autodescubrimiento y descubrimiento del otro. ¿No es demasiada psicología para la gestualidad del baile?

Creo que la gestualidad de la danza es infinita. Hemos podido, mi hermano Edison Valls y yo, ambos como codirectores del espectáculo, y luego él, por su parte, como director de escena y yo como coreógrafa, conjugar dos lenguajes con una simbiosis que perfeccionamos con cada puesta en escena. Lo más importante siempre es conectar con el público.

Después de ser representada ante públicos diversos, ¿cuáles son las reacciones más frecuentes o más valoradas por ustedes?

Nos gusta mucho cuando hacemos espectáculos familiares, ver que el límite de edad es libre. Los espectadores acuden con sus hijos sin importar los años que estos tengan, pero ese niño pequeño, de dos o tres años, se sienta y mira el escenario sin rechistar, embobado y emocionado. Esto nos sorprende muy gratamente.

¿Ha actuado Ananda Dansa en Las Palmas en anteriores ocasiones?

Sí, muchas veces en el Teatro Cuyás o en Agüimes. Casi todos nuestros espectáculos se han visto aquí.

Además de Pinoxxio , ¿qué montajes han tenido mayor éxito en su trayectoria?

Tanto Peter Pan, como El Mago de Oz o Alma, entre otros. Llevamos más de veinte espectáculos.

¿Y cuáles son los que tienen en proyecto?

En este momento realizamos una producción pública del Instituto Valenciano de Cultura, porque estamos radicados en esa ciudad, para adultos , que estrenamos en abril y basada en la obra de Valle Inclán Divinas Palabras.

¿Es viable en España la estabilidad de una compañía independiente y ajena al presupuesto público?

No, nosotros tenemos muy pocas ayudas. Por otro lado, tenemos una presencia constante con el público, pero creamos espectáculos cuando vemos que hay posibilidades de hacerlo. Sin embargo, sin duda, la danza también necesita ayudas públicas como todas las artes.

Compartir el artículo

stats