Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

"La lista de espera es un paréntesis vital"

Los pacientes relatan la incertidumbre que supone aguardar por una operación desde 2015

"La lista de espera es un paréntesis vital"

"La lista de espera es un paréntesis vital"

"Estás en un paréntesis vital, porque la vida queda muy condicionada en muchos aspectos, a la hora de vestirte o de mantener relaciones sexuales", explica una paciente, de 42 años y natural de la capital grancanaria, en lista de espera quirúrgica. Aunque la demora media para una intervención de cirugía plástica y reparadora en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín se sitúa en 208,4 días, según los datos del Servicio Canario de la Salud (SCS) a junio de 2017, ella aguarda por una reconstrucción del pecho desde la extirpación completa de una mama en abril de 2015, alrededor de treinta meses o de 900 jornadas.

"Al principio, estaba tan agradecida porque me hubieran salvado la vida que entendía que me tocaba esperar, pensaba que lo importante ya había sido y que estarían con otras mujeres en peligro, te sientes hasta culpable, porque hay montón de cáncer de mama y quieres que te pongan una teta, parece un capricho, pero cuando ya cruzas una determinada línea empiezas a sentirte mal, alrededor de los dos años", relata la paciente, que prefiere no publicar su identidad. "Ahora, paso de la impotencia a la tristeza, a veces pienso más en las mujeres que están por venir, me cabreo más pensando en el resto de pacientes esperando que por una misma".

Pese al retraso en la cirugía reparadora, la usuaria del SCS califica de "rapidísimo y excelente" el proceso para la extirpación del tumor filode de alto grado, "no es un cáncer de mama pero casi, primo hermano, se podía contagiar a pulmones o huesos. En el Materno, afortunadamente, el trato fue maravilloso y el trabajo ágil, pero todavía no tengo implante definitivo, como no es urgente, se espera demasiado tiempo, lo entiendo pero es terrible", lamenta la paciente un día después de la difusión de los datos por comunidades desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

A pesar de reducir de enero a junio en tres días la demora media, las 179 jornadas de espera por una intervención quirúrgica en el primer semestre de 2017 mantienen a Canarias como la peor autonomía en el conjunto del Estado, ya que el medio año del SCS casi duplica la media española de 104 días. Frente al descenso del 5,6% o 1.908 personas hasta un total de 32.817 pacientes en el Archipiélago, el Sistema Nacional de la Salud contabiliza un alza del 5,8% hasta un total de 604.103 individuos a la espera de entrar en quirófano, según los datos ministeriales del primer semestre.

Los plazos obligan a los usuarios de la sanidad pública a recurrir a los profesionales del sector privado para agilizar el proceso como admite, por ejemplo, otro paciente, de 45 años y vecino de Santa María de Guía. "Gracias a que un médico rehabilitador particular me infiltró dos veces en el cuello y me recetó una medicación más fuerte, desapareció el dolor, antes no podía ni dormir, una vez me quedé tieso y tuve que llamar a una ambulancia, sentía dolor desde el cuello hasta la mano, se me quedaban dormida la punta de los dedos", recuerda el ciudadano norteño, afectado de una hernia cervical desde 2014, antes de añadir que también se sometió a un electromiograma a través de la mutua de la empresa, ya que permanece en baja laboral desde el pasado marzo.

A la espera desde antes del verano por una intervención de neurocirugía en el Doctor Negrín, área con una demora media de 106,8 días, el paciente guiense aguarda también por una operación en cirugía plástica y reparadora para extirpar un lipoma en el cuello asociado a la patología principal, aunque para ello necesita antes otra cita para realizarse una resonancia magnética.

Compartir el artículo

stats