Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Mabel Lozano

"Las leyes nunca pueden ser punitivas con las mujeres, sino con los malos"

"Los grandes clubes captan a las mujeres en sus países de origen y las importan para surtir de carne nueva", denuncia la autora de 'El proxeneta'

Mabel Lozano, durante el rodaje de uno de sus documentales.

Mabel Lozano, durante el rodaje de uno de sus documentales. LP / DLP

Es una persona tremendamente comprometida con la trata de mujeres, así lo ha reflejado con sus dos documentales: Voces contra la trata de mujeres (2007), Chicas Nuevas 24 Horas (2014) y con spots y campañas contra este delito. ¿Por qué este tema en concreto?

Hace doce años conocí a una joven rusa llamada Irina, captada en su país por su máxima vulnerabilidad y vendida y explotada en el nuestro para el mercado de la prostitución. Por aquel entonces para mí la trata era algo fronterizo, extracomunitario, muy lejano de mi zona de confort. Conocer a Irina fue el detonante que me impulsó para rodar mi primer documental, Voces contra la trata de mujeres.

¿Qué diferencia hay entre la prostitución y la trata?

Actualmente, en España, muy poca. En la mayoría de los casos van de la mano porque la prostitución se nutre de la trata, directa o indirectamente. Los grandes clubes captan a las mujeres en sus países de origen y las importan para surtir de carne nueva y fresca los burdeles y pisos en España. Después de ser explotadas en los grandes burdeles por un tiempo máximo de tres años, son descartadas y terminan en locales de segunda o tercera categoría, o siendo prostituidas en la calle. Hace muchos años que son los dueños de los burdeles españoles los que directamente han captado a las mujeres en Latinoamérica: Brasil, Colombia, Paraguay? Se mueven en función de las leyes de los países de captación, siempre por países con un alto nivel de pobreza y de corrupción. Con las mujeres del Este son sus propios compatriotas quienes las captan y las explotan.

Vivimos en una país que mueve cinco millones de euros al día con la prostitución, aun así, este ejercicio sigue siendo alegal y el proxenetismo no está considerado como un delito penal. ¿Qué explicación puede darnos ante esta incongruencia?

En cuanto a la no tipificación de todo tipo de proxenetismo, es penoso que en un país como el nuestro no se puedan garantizar los derechos de las mujeres debido a la laxitud de las leyes.

En alguna ocasión ha comentado que el nombre del documental Chicas Nuevas 24 Horas , surge porque cada día entra una niña en deuda en España. ¿Cómo podemos tener este dato y seguir sin solución para este mercadeo femenino?

En realidad ese título viene de un anuncio de contacto sexual que aparecía todos los días en un diario serio y respetable, que por un lado denuncia la trata pero por otro se lucra de este delito. Y sí, cada día el mercado del sexo de pago necesita chicas nuevas para cubrir la voraz demanda de carne fresca, simplemente es la ley de la oferta y la demanda. Nos faltan leyes y educación, la prostitución en nuestro país está tan normalizada que se sistematiza la trata como parte de este mercado de seres humanos.

Acaba de publicar El proxeneta , un libro que cuenta la historia real del negocio de la prostitución. ¿Cómo contactó con usted El músico y quién es este hombre?

Hace ahora dos años llegó a mi vida, de la mano de la Policía Nacional, un proxeneta condenado y sentenciado por traficar con más de mil setecientas mujeres, que él mismo y sus socios habían captado en su país de origen para después explotarlas en los mejores burdeles del nuestro. Esta historia real jamás contada rompe cientos de clichés y tópicos asociados a la prostitución y ofrece una perspectiva más amplia para conocer el delito de la trata en toda su dimensión. Eso fue lo que me animó a tirarme a la piscina y escribir este libro.

¿Qué cree que le lleva a querer sacar a la luz toda esta información después de estar treinta años esclavizando y prostituyendo a tantas mujeres?

Hace años que El músico [apodo del exproxeneta] dio un giro radical a su vida, fue incluso antes de ingresar en la cárcel: acusado de prostitución coactiva y trata de seres humanos. Entrar en la delincuencia es fácil, salir es muy difícil, porque eres cómplice de miles de fechorías y delitos, incluidos los de sangre? Hace años que él empezó a mirar a las mujeres de su propiedad como a seres humanos, junto a muchas otras cosas que le llevaron a tomar la decisión más difícil: abandonar el crimen organizado y contar todo el entramado que mueve los hilos de la prostitución y la trata en nuestros país. Decisión muy valiente que pone en serio peligro su vida.

¿Hablamos de aliviar el peso de la conciencia?

Hablamos de un hombre arrepentido que ya ha sido juzgado y condenado por nuestras leyes y nuestra justicia. Por esta razón en el libro ni le justifico ni tampoco le criminalizo. El libro, por otro lado, es brutal y revolucionario, como no podía ser de otra forma cuando se cuenta la verdad.

Un altísimo porcentaje de mujeres que ejercen la prostitución relatan abusos sexuales en la infancia, en el caso de El músico la historia se repite. ¿Cree que estos abusos juegan un papel definitivo para marcar un futuro relacionado con la explotación sexual?

No hay que justificar que uno sea un delincuente porque de pequeño te han violado o maltratado en casa, lo que está claro es que tienes más probabilidades de torcerte cuando no has tenido en tu infancia buenos referentes, cuando has sufrido violencia, cuando no has estado en un entorno de amor, cariño y respeto como fue el caso de El músico.

Hay muchas mujeres que entran en España siendo víctimas de trata y para reducir su deuda con la red acaban convirtiéndose en tratantes que captan a otras mujeres. ¿Cómo debería responder la sociedad e, incluso, la justicia, ante estas mujeres que no dejan de ser víctimas pero también son tratantes?

No son tratantes, estos son los explotadores, los proxenetas. Ellas a veces para aliviar esa deuda se convierten en captadoras de otras mujeres de su misma nacionalidad. Son víctimas. En la situación de cautiverio, explotación y coacciones continuas en las que viven, es difícil pensar qué haríamos los demás. La voluntad está anulada, es un reflejo de pura supervivencia.

Muchos de los burdeles de España tienen nombre y apellidos, a pesar de ello siguen abiertos. ¿Por qué?

Porque la prostitución en España es alegal y están dados de alta como pub, discotecas, moteles, etcétera. Si las mujeres no se declaran víctimas de trata -y no lo hacen por miedo, coacciones, amenazas, etcétera-, no hay ningún delito, es así de lamentable. No debemos subestimar el gran trabajo que hacen los proxenetas de aleccionar muy bien a las mujeres, tienen cientos de cadenas invisibles que les impiden denunciar.

¿Detrás de estas mafias hay gente con poder: políticos, policías, abogados?

Hablamos de un gravísimo delito pero, sobre todo, de un negocio multimillonario, ya por delante del narcotráfico, y necesita de muchas complicidades: jueces, abogados, notarios, banqueros, periodistas? El garbanzo negro de todas esas casas.

Por lo que la verdadera razón es que no les interesa acabar con la trata?

¿Por qué no se termina con el narcotráfico? Porque es un negocio multimillonario, ¿verdad? Pues con la trata de seres humanos pasa lo mismo. El dinero lava muchas conciencias.

¿Qué porcentaje de mujeres consigue escapar de ese mundo?

Muy pocas, y las que lo hacen, apenas tienen alternativas reales.

¿Lo que significa que un elevado porcentaje sigue esclavizada durante toda su vida?

También acaban muertas, se cortan las venas, sobredosis, alcoholizadas o tiradas en la calle ejerciendo la prostitución por muy poco dinero.

¿Cuáles son las secuelas físicas y psicológicas que presentan las mujeres víctimas de este tipo de abusos?

Las mismas que presentaban los judíos que salían de los campos de concentración.

¿Qué considera que estamos haciendo mal como sociedad?

Creo que ya ha quedado claro, falta de leyes, de presupuestos para perseguir este delito que vulnera todos los derechos humanos, educación a los jóvenes para desacelerar la demanda?

¿Hay esperanza, ya no de acabar con la prostitución, sino de encontrar una forma de regularla como sucede en países como Alemania, Holanda y Suiza, donde las mujeres tengan derechos y dejen de ser cosificadas y explotadas como materia prima sin emociones?

En los países donde la prostitución es legal la trata se ha duplicado, se le ha dado una herramienta legal a los proxenetas, además en países como Alemania, donde las mujeres pueden regular su situación, no lo están haciendo porque esto supone un endeudamiento mayor, en este caso con su jefe, en lugar de su amo, pero igualmente ese jefe la explota salvajemente. En cualquier caso las leyes nunca pueden ser punitivas con las mujeres, sino con los malos y, en todo caso, como en los países nórdicos, con el demandante. En cuanto a las mujeres, ¿por qué no más políticas sociales? Para que puedan de verdad elegir en libertad y no condicionadas por la necesidad, la precariedad. ¿Qué libertad tiene una madre de cinco hijos, una toxicómana, una migrante sin papeles? Se necesitan más políticas sociales y, desde luego, educación, educación y educación.

Compartir el artículo

stats