15 de diciembre de 2017
15.12.2017
Entrevista a Manuel Maynar

"Sin los ingenieros estaríamos en la época de la auscultación y poco más"

"En unos años casi todo en cirugía lo podremos realizar con seguridades que antes eran impensables", asegura el médico, cirujano profesor de la ULPGC

15.12.2017 | 02:42
El profesor Manuel Maynar Moliner.

¿Cómo está cambiando la robótica la práctica médica?

Ahora la palabra más común que oímos todos los días es robótica, pero realmente lo que genera todo eso es la revolución tecnológica. Las tecnologías son como los aviones, cambian las velocidades, y toda esa tecnología se va incorporando a las formas humanoides, pero también hay robótica menos humanista y más mecánica que son una gran ayuda. De ahí vienen los robots conocidos en cirugía, con sistemas que ayudan a través de unos brazos mecánicos que se dirigen a través de una pantalla. El conocimiento lógicamente lo tiene el profesional médico, pero la precisión es muy superior, yo no puedo girar la mano 360 grados, y un brazo mecánico si lo puede hacer. Conclusión, que toda nuestra vida está impregnada de evolución tecnológica y si tenemos en cuenta que en estos momentos nuestra esperanza de vida se está alargando y que tecnológicamente también hay noticias buenas, pues posiblemente en unos años casi todo lo podremos hacer con seguridades que antes eran impensables.

¿Qué papel juega Canarias en esta disciplina?

Nosotros tecnológicamente fuimos pioneros en cirugías mínimamente invasivas, y poco después conseguimos demostrar que metiendo las cámaras en quirófano se podía hacer una cirugía mejor. Hacíamos cursos con gente que venía de los cinco continentes, y hacíamos cirugía vía satélite, aquello fue revolucionario. Esto viene a colación de que en sanidad lo más importante es educar, tenemos que ir a los colegios, empezar en la Primaria a explicar a los niños que vamos a vivir más, que tenemos que cuidarnos, que los sistemas no son como los que nos cuentan nuestros padres, sino algo que casi ninguno ha vivido aún y que tenemos que estar preparados.

¿Considera necesario cambiar el actual modelo de formación médica, dado los avances que se están experimentando a nivel tecnológico?

Hay que introducir la formación sanitaria desde las escuelas. Nosotros hemos hecho un estudio en colegios para informar a los niños que la sanidad no es esa parte más bonita donde hay profesionales de enfermería, médicos y todo son parabienes, lujos e inteligencia. Esto no es así. La realidad es que si tu estás bien educado sabrás que es un tema muy serio que afecta al cien por cien del planeta, y tenemos que gestionarlo con mucho más cuidado que cualquier otra cosa. La educación tiene que mejorar mucho, no sólo desde la Universidad.

¿Cuál es el objetivo de Motiva, el plan de innovación tecnológica en Cirugía de Mínima Invasión y Reconstructiva que dirige?

A través de Motiva llevamos años educando a residentes e incluso en la Facultad de Medicina enseñamos a los chicos que antes de una cirugía tienen que hacer muchas horas en simuladores. Por tanto nosotros estamos en el camino de esto, no nos ha cogido con el pie cambiado, quizás no lo hemos exportado bien, pero hemos sido pioneros.

¿En qué intervenciones se utilizan más las tecnologías?

En casi todos los servicios, desde el anatomopatólogo hasta el forense, todo el mundo hace intervenciones mínimas, no hay un campo ahora que no esté entrando en la evolución. La laparoscopia está totalmente extendida, de hecho hablar de la parte vascular, que si el stend o la angioplastia casi suena a antiguo. Cuando viene un enfermo y me dice "mire doctor esta técnica nueva...", me toca decirle que fui el primero del país que lo hice en 1980. Ahora lo que hay que incorporar son las videoconferencias clínicas y la educación domótica, y enseñar bien para que no acudamos a los hospitales por cosas innecesarias. Hay que hacer un esfuerzo por educar en sanidad, y eso no requiere un gran coste.

¿Qué papel juegan los ingenieros en medicina?

Hace tiempo que en mi grupo de Motiva y en mi entorno profesional tengo más ingenieros, físicos, químicos y farmacéuticos, que médicos. Si no hubiera ingeniería, matemáticos, físicos o farmacéuticos, el médico no podría hacer prácticamente nada, estaríamos en la época de la oscultación, la palpación y poco más. Nadie puede ser invisible en medicina en estos momentos. La materia más cercana que abarca medicina se llama matemáticas.

Sin embargo, la carrera con más demanda cada año es Medicina, mientras que en ciencias básicas es muy baja.

Eso es porque vivimos en una sociedad donde al médico siempre se le ha colocado en la cúpula, y si que es importante porque tiene unos conocimientos específicos, pero curiosamente sin el resto de disciplinas la medicina no existiría tal y como está en estos momentos.

¿Cuáles son los retos futuros?

En Medicina los objetivos son educar y actualizar a los médicos. La tecnología no nos hace unos profesionales buenos, estamos al lado de nuestros enfermos que nos necesitan y eso es lo primero. Pero gracias a esas tecnologías podemos comunicarnos con alguien que sabe más que yo, por tanto soy mejor gracias a poder acceder a otros conocimientos que no tengo porque lógicamente no los podemos tener todos. Por tanto las prioridades son educar, educar, y ser sensibles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
laprovincia.es en las Redes Sociales