Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Las urgencias funcionan a tope en el Insular y el Negrín

Una quincena de pacientes se acumulan a diario en los pasillos de los hospitales capitalinos, pese a la apertura de sus unidades de tránsito a planta

4

Las urgencias del Negrín y el Insular funcionan a tope

A tope, casi al límite, pero sin colapso. Los servicios de urgencias de los hospitales públicos de Gran Canaria funcionan a destajo tras el final de las vacaciones navideñas y la continuidad de las bajas temperaturas. De hecho, tanto el Insular como el Doctor Negrín mantienen abiertas sus plantas de transición, un área para los pacientes a la espera de una cama libre en planta para su ingreso en el centro, por la afluencia de ciudadanos en plena temporada alta invernal.

Dotada con una treintena de plazas, la unidad de transición del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín amplió su horario, de lunes a viernes de 8 a 20 horas se extendió a las 24 horas del día y los 7 días de la semana, a mediados de diciembre, cuando la coincidencia en una semana de tres jornadas festivas con episodios meteorológicos de frío y calima rebosó el servicio de urgencias, sobre todo, con pacientes de enfermedades respiratorias y de la tercera edad. Y no cierra desde entonces porque las circunstancias que motivaron la decisión continúan vigentes, es decir, el centro sanitario de referencia para el norte insular recibe ahora una cantidad similar de enfermos, a la espera todavía de registrar el pico máximo de la gripe a finales de enero.

De 250 a 300 pacientes diarios acuden al servicio de urgencias del Doctor Negrín, de los que ingresan entre 35 y 45 personas, detallaron desde el hospital grancanario. "En urgencias, pese a los intentos de seguir desbloqueando el servicio, se han trasladado 27 pacientes a la unidad de tránsito y han amanecido 18 sin cama y en camilla, una parte importante son para ingreso en centros concertados, hay algo que no funciona en nuestra sanidad", difundió ayer a través de Twitter la plataforma de trabajadores Mueve el Negrín tras informar el lunes de una veintena de enfermos sin el colchón adecuado.

"De vergüenza"

En el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, sin embargo, la apertura de tránsito se decide cada día en función de la demanda, aunque desde el Sindicato de Enfermería (Satse) ya se reclamó copiar la apertura continua de la unidad del Doctor Negrín para prevenir la saturación de urgencias.

Con una quincena de pacientes en los pasillos de urgencias y una treintena pendiente de traslado a las plantas propias o a centros concertados, según informaron diversos profesionales, la dirección del complejo decidió ayer abrir el área de transición, que al mediodía ya contaba con una decena de personas a la espera de plaza. Alrededor de 180 pacientes diarios recibe el área de urgencias del centro de referencia para el sur grancanario, con una capacidad inferior al Doctor Negrín pero con servicios extrahospitalarios desde Telde hasta Mogán.

Tras admitir un aumento de la demanda asistencial esta semana, desde el Complejo Universitario Insular-Materno Infantil defendieron que el servicio de urgencias funciona con normalidad, sin ninguna saturación. "Estamos con problemas desde mitad de diciembre y ya son muchas fechas en estas condiciones, nos hemos levantado más de un día con 30 personas por subir a planta, pero el lunes fue tremendo, de vergüenza para los pacientes", lamentaron desde el Satse antes de proponer, además de la apertura permanente de transición, la mejora de la hospitalización a domicilio, unidad que en el Negrín atiende a 400 enfermos anuales.

A finales del diciembre, el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, José Manuel Baltar, recordó en el Parlamento autonómico la próxima finalización de obras en las urgencias del Insular-Materno que ampliará en 14 camas la capacidad del servicio. Durante su intervención parlamentaria, Baltar destacó la inversión el pasado año de 6,4 millones de euros en una veintena de acciones para mejorar las urgencias hospitalarias y extrahospitalarias del Servicio Canario de la Salud, incluida la contratación de 191 profesionales (30 médicos, 61 enfermeros, 23 auxiliares de enfermería, 16 técnicos de radiodiagnóstico, 31 celadores y 30 auxiliares administrativos).

No en vano, el desarrollo del plan de urgencias (Pluscan) junto a la reducción de las listas de espera concentran el 65% del presupuesto durante 2018 del C ompromiso para la mejora de la sanidad pública de Canarias, un documento dotado con más de 125,5 millones este año. En concreto, el texto firmado a finales del pasado ejercicio entre Ejecutivo autonómico y agentes sociales tras una decena de meses en negociación contempla un total de 125,5 millones para los dos puntos críticos y prioritarios de la sanidad canaria, 85 millones para los gastos de personal de las bolsas tanto para urgencias como para listas de espera y 40,5 para la actividad asistencial del Pluscan.

Compartir el artículo

stats