Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias, desde el primer biberón

Felipe VI, que hoy cumple 50 años, mantiene una relación estrecha con las Islas

Canarias, desde el primer biberón

El 30 de enero de 1968, unos meses antes de que la condición de ser realista exigiera lo imposible y la imaginación aspirara a tomar el poder durante el Mayo Francés, nació en Madrid don Felipe Juan Pablo Alfonso de Todos los Santos de Borbón Schleswig-Holstein Sonderburg y Glücksburg. El parto tuvo lugar en la clínica Nuestra Señora de Loreto y el proceso fue rápido: doña Sofía, por entonces Princesa de Asturias, rompió aguas a las doce en punto y 35 minutos después llegó al mundo el futuro rey de España, un niño rubio, de ojos azules, que pesó 4,3 kilos, midió 55 centímetros y recibió su primer biberón de manos de una enfermera grancanaria: Alicia Sánchez Álamo.

Esa toma de leche inicial fue el primer contacto de Felipe VI, que hoy cumple 50 años, con Canarias, tierra que ha pisado en visitas oficiales -viajes que realizó como infante, Príncipe de Asturias o Rey-, su periodo de formación académica -como guardiamarina del Juan Sebastián Elcano-, para rodar el documental ecologista La España salvaje o de vacaciones -para descansar en La Mareta (Lanzarote)-.

En las Islas, a través del deporte -en especial la vela-, Felipe VI también ha encontrado amistades que forman parte de su círculo de confianza. Abanderado del equipo olímpico español en los Juegos de Barcelona 92, el Rey mantiene una estrecha relación con Fernando León -medalla de oro en la clase Tornado en Atlanta 96-, Domingo Manrique -oro en la clase Flying Dutchman en Barcelona 92-, o Juan Luis Wood.

Fue en 1973, cuando Felipe VI tenía cinco años, cuando realizó su primera visita oficial a Canarias. En un viaje oficial de 14 días, en el que la familia real pasó por varios municipios de Gran Canaria -la comitiva pisó Las Palmas de Gran Canaria, Arucas, Santa María de Guía, Gáldar, Agaete, Teror, San Mateo, Santa Brígida, Valsequillo, Telde, Ingenio, Santa Lucía y Agüimes- el monarca recibió un curioso presente: un pájaro que viajó a Madrid junto a un niño que, tras esa visita, recaló en varias ocasiones más ocasiones en el Archipiélago.

En 1987, durante el crucero número 58 del Juan Sebastián Elcano -buque escuela de la Armada española-, Felipe VI regresó a Canarias como guardiamarina durante su proceso de formación militar. Durante la escala que el barco realizó en la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria -en el trayecto desde Cádiz la goleta sufrió una avería durante una tormenta-, disfrutó de la noche de la capital junto a sus compañeros de promoción -la leyenda cuenta que jugó al billar en el Gas-.

Ausente durante la fiesta que el Real Club Náutico de Gran Canaria celebró en 1988 por la onomástica del rey Juan Carlos I -al estar en la Academia General del Aire de San Javier (Murcia) completando su formación militar-, Felipe VI se desplazó posteriormente hasta Canarias como Príncipe de Asturias para representar a la Corona en diferentes actos.

Perfil ecologista

En 1995 visitó El Hierro y La Gomera para rodar un episodio de La España Salvaje, una serie documental de diez capítulos en los que Felipe VI ejercía como conductor de un programa coproduccido por Televisión Española y Adena/WWF que tenía como objetivo concienciar a la audiencia sobre la protección del medio ambiente.

En 2000, la familia real al completo partió el año nuevo en La Mareta (Lanzarote). Fue allí, durante esa Navidad -el 2 de enero-, donde falleció María de las Mercedes, la abuela de Felipe VI y fue allí, el 27 de diciembre de 2005, donde el monarca presentó a Leonor, su primogénita, junto a doña Letizia -aún ejercía como Príncipe-.

Felipe de Borbón aún era el heredero al trono en 2001 cuando presidió la celebración del Centenario de la Cámara de Comercio de Las Palmas. En esa cita, el Rey mostró interés por el proyecto de la central hidroeólica de Gorona del Viento (El Hierro).

Proclamado rey de España el 19 de junio de 2014, también han sido varias las visitas oficiales que ha realizado a Gran Canaria como monarca: el 25 de abril del año pasado, junto a doña Letizia, conoció al detalle -en la Casa de Colón- la propuesta del Cabildo para que Risco Caído sea reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco; y el 14 de diciembre participó en el Foro de Turismo de Maspalomas y visitó la Base Aérea de Gando para inspeccionar los nuevos Super Puma del SAR.

En 50 años, Felipe VI ha sido testigo de la transformación de Canarias: entregó llaves para viviendas en el Polígono de San Cristóbal en 1973 junto a su padre y el mes pasado animó a que el éxito turístico de las Islas empuje a otros sectores.

Compartir el artículo

stats