Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arquitectura

El Cabildo desechó por inviable el proyecto del Museo en San Martín

Morales asegura que la propuesta que ganó el concurso de ideas de la futura pinacoteca "fue muy cuestionada por los expertos"

El Cabildo desechó por inviable el proyecto del Museo en San Martín

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, rechazó ayer las críticas del grupo popular y del despacho Linazasoro & Sánchez Arquitectura sobre el contrato de servicios adjudicado a otro equipo de arquitectos, Romera y Ruiz, por la vía de un procedimiento negociado, para ejecutar las obras de rehabilitación de San Martín Centro de Cultura Contemporánea en una primera fase, y que ponía en marcha el proyecto de Museo de Bellas Artes de Gran Canaria. Es más, el Cabildo carece de un proyecto para esta pinacoteca, tal como reconocieron ayer sus responsables.

"La propuesta museística[de Linazasoro & Sánchez Arquitectura, ganadora del concurso de ideas] fue muy cuestionada por los expertos, y se cuestionaba que fuera una propuesta museística que se pudiera ejecutar", explicó ayer Antonio Morales. El presidente del Cabildo, negó que se hubiera despreciado dicha propuesta, tal como esgrime el PP. "El fallo de un concurso de ideas no se puede adjudicar directamente, y lo saben los concursantes, y así lo expresa el texto refundido de la ley de contratos del sector público", subrayó Morales.

"No estamos obligados por ley, como digo, está cuestionado el proyecto museístico, y los 16 millones de euros [12 millones según las estimaciones de los autores del citado proyecto], nosotros no podíamos asumir esto si queríamos de inmediato el proyecto para Gran Canaria".

Según Antonio Morales, el concurso de ideas no vincula al ganador al proyecto. "Se hace para que la institución que lo demande tenga una idea sobre las propuestas que eses espacio puede admitir, pero nunca es vinculante".

De igual manera, tanto Antonio Morales como Oswaldo Guerra, director insular de Cultura, defendieron el uso de un procedimiento negociado [adjudicación a dedo] en vez de un concurso público, como se hizo en 2014. "Era la fórmula porque se trataba de frenar el deterioro grave del edificio, afectado por termitas, por sobrecargas y quiebra de la estructura, había que actuar de manera inmediata para resolver los problemas serios de estructura que tenía", puntualizó el presidente.

El contrato adjudicado a Romera y Ruiz Arquitectos es para acometer "los servicios y redacción del proyecto para acondicionamiento del edificio San Martín, fase I, y obras accesorias de impermeabilización, accesibilidad y seguridad de incendios, y ulterior dirección, que es la fase II", tal como señaló Oswaldo Guerra. "Ni siquiera se nombra al Museo de Bellas Artes, sino al edificio de San Martín, porque tiene, como dice el presidente, una falla considerable. La voluntad es empezar a lanzar la idea de Museo de Bellas Artes, y éste no es el proyecto de Museo".

Según Antonio Morales, "se ha pretendido rescatar el edificio, que era lo que demandaban los técnicos; está en unas condiciones precarias, y por lo tanto lo que se ha hecho es una propuesta de convocatoria para que se presentaran tres despachos y presentaran una oferta para rehabilitar el edificio y que pudiéramos iniciar el procedimiento".

Morales mostró su sorpresa por las quejas de Vicente Boissier, presidente del Colegio de Arquitectos de Gran Canaria, sobre este asunto, cuando "él fue una de las personas invitadas y presentó oferta en este procedimiento negociado, su proyecto, y sabe para que se le pidió, al igual que lo hizo Romera y Ruiz Arquitectos".

A juicio de Guerra, "el edificio tiene posibilidades enormes. Para usar mayor espacio habrá que encargar un nuevo proyecto, y la mayor parte de la finca está en ruinas y no se puede ni entrar".

Compartir el artículo

stats