Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

El presupuesto participativo primará a islas con más pacientes ancianos

La pionera iniciativa, dotada con dos millones, asignará una cantidad fija a cada territorio

Conrado Domínguez, primero por la derecha, durante el encuentro de la comisión de seguimiento del ´Compromiso´.

Conrado Domínguez, primero por la derecha, durante el encuentro de la comisión de seguimiento del ´Compromiso´.

El presupuesto participativo de la Consejería de Sanidad del Gobierno autonómico, dotado con dos millones de euros durante este año, primará a las islas con mayor número de usuarios complejos del sistema público. "No tiene los mismos requerimientos un paciente pluripatológico de 70 años que una persona sana y joven, así que la mitad del presupuesto se repartirá en base a las tarjetas sanitarias individuales ajustadas por complejidad, con la distribución de los ciudadanos por edad y patologías", detalló ayer el director del Servicio Canario de la Salud (SCS), Conrado Domínguez, después de presidir la pasada semana el segundo encuentro de la comisión de seguimiento del Compromiso por la mejora de la sanidad pública de Canarias.

Firmado a finales del pasado año entre Sanidad y 35 organizaciones tras una decena de meses en negociación, el documento incluye, entre diversas actuaciones por valor de 190 millones a lo largo de 2018, la participación ciudadana en el reparto parcial de las cuentas del SCS, según Domínguez, una iniciativa pionera en el conjunto de los sistemas autonómicos. Aparte de los criterios asistenciales, el millón restante de los presupuestos participativos se distribuirá de manera equitativa entre las siete islas, añadió el responsable canario, que pretende comenzar durante mayo el procedimiento para ejecutar los proyectos a partir de septiembre.

Cualquier persona o colectivo podrá proponer actuaciones a través de un formulario en la web compromisosanidadcanaria.com para su posterior evaluación por un equipo multidisciplinar, integrado por personal del SCS y firmantes del pacto, con el objetivo de determinar su viabilidad. Según Conrado Domínguez, "será más importante la parte técnica que la económica, por ejemplo, puede que asumamos proyectos que superan la partida del presupuesto participativo a través del plan de infraestructuras".

Finalmente, el consejo de salud de cada isla, constituido por corporaciones locales (cabildos y ayuntamientos) y entidades sociales junto al SCS, organizará entre la ciudadanía una votación, aún por determinar si presencial o digital, para elegir entre los proyectos si superan las cuantías asignadas a cada territorio. "A lo mejor hay una votación en los centros de salud con una tableta u ordenador, incluso se valora establecer un mínimo de participación porque, si casi nadie participa, priorizará el consejo de salud en función de su conocimiento", avanzó Domínguez antes de mostrar su satisfacción por la respuesta de los rubricantes del Compromiso.

En su opinión, "están encantadísimos, incluso algunos ya anunciaron ideas, porque se ofrece una posibilidad que no existía antes, además de un intercambio de información para que los proyectos resulten lo más perfecto posible". Por tanto, "mi idea es que el presupuesto participativo vino para quedarse, si la gente participa y comprueba que los propuestas se ejecutan, demandará continuidad", concluyó Conrado Domínguez.

Con una afluencia de 60 personas, representantes de organizaciones sindicales, colegios profesionales o asociaciones de pacientes, la comisión de seguimiento del Compromiso también conoció el pasado viernes otras principales acciones desarrolladas en el marco del documento durante el primer trimestre del año. Entre otras medidas, el SCS destacó la creación de la Escuela de Pacientes, que se definirá mediante un encuentro en Tenerife durante mayo con el modelo de la entidad andaluza, o la convocatoria de un foro de atención primaria el próximo mes, además de diversas iniciativas laborales.

Compartir el artículo

stats