Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Roberto Moreno entra en la élite de la investigación internacional

La Academia de Sistemas y Ciencias Cibernéticas elige al catedrático de la ULPGC, distinción que sólo ostentan 60 de 30.000 profesionales

Roberto Moreno entra en la élite de la investigación internacional

Roberto Moreno entra en la élite de la investigación internacional LP/DLP

"Ha sido una iniciativa de esta Academia que acojo con agradecimiento, pero cuando estas cosas te llegan después de la jubilación, como decía nuestro querido Antonio Bethencourt, ya no nos sirve para el currículum sino para el obituario".

Con su habitual humor, Roberto Moreno, catedrático de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha valorado la noticia, conocida el pasado 4 de mayo, de su elección como académico de la Academia Internacional de las Ciencias de Sistemas y Cibernética ( The International Academy for Systems and Cybernetic Sciences, Iascys), "por sus contribuciones sobresalientes a la investigación y práctica en Sistemas y Ciencias Cibernéticas".

Este reconocimiento internacional, que coincide con el 50 aniversario de su cátedra universitaria, le sitúa entre la elite de la investigación en su campo, dado que la Iascys, que está presidida por el austriaco Robert Trappl y que distingue solamente a 60 académicos de 24 países, entre los más de 30.000 profesionales que cuentan estas áreas y que se asocian a esta academia por medio de la federación de asociaciones.

El profesor Roberto Moreno se ha convertido en el cuarto español representado en dicha academia, junto con Antonio Caselles Moncho (Universidad de Valencia); Francisco Parra Luna (Universidad Complutense de Madrid) y José Pérez Ríos (Universidad de Valladolid). Otros de los académicos incluidos en la Iascys son: Edgar Morin (Francia), George Soros (Hungría), Humberto Maturana (Chile), Ervin Laszlo (Italia), Charles François (Bélgica), Stephan Wolfram (Estados Unidos), Mary C. Bateson (EEUU), Vladimir Lefebvre (Rusia), Jifa Gu (China), Robert Trappl (Austria), Matjaz Mulej (Eslovenia), Stuart Umpleby (EEUU), Soren Brier (Dinamarca), Tom Burns (Suecia), Kyoichi Kijima (Japón), Pille Bunnell (Canadá), Loet Leydensdorff (Holanda), o Rainer Zimmermann (Alemania).

La Academia Internacional de Sistemas y Ciencias Cibernéticas tiene por finalidad dar a conocer personas sobresalientes de las asociaciones que componen la Federación Internacional para la Investigación de Sistemas, IFSR ( International Federation for Systems Research). Nadie puede postularse para ser miembro de la misma como individuo, sino solo como miembro con buena reputación de un colectivo perteneciente a la red de entidades asociaciones incluidas en la Federación Internacional para la Investigación de Sistemas (IFSR) y a propuesta de la asociación.

Roberto Moreno Díaz (Gáldar, 1939) tiene méritos de sobra para pertenecer a esta elite científica. Se licenció en Física en 1962 y se doctoró en 1965, ambos por la Universidad de Madrid (ahora Complutense), con trabajos sobre redes neuronales lógicas y modelos electrónicos de neuronas y redes neuronales. En 1968, con sólo 28 años, obtuvo la Cátedra de Universidad en Electromagnetismo y posteriormente en Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial.

Entre 1962 y 1965 fue profesor adjunto de Física Industrial de la Universidad de Madrid. De 1965 a 1968 fue miembro del staff del Charles Stark Draper Laboratory, del Instituto Tecnológico de Massachussetts (EEUU). Allí trabajó sobre procesos visuales naturales y artificiales y sus arquitecturas, bajo la supervisión de Warren S. McCulloch uno de los padres de la cibernética. De 1969 a 1979 fue catedrático-director del Departamento de Electricidad y Electrónica de la Universidad de Zaragoza, donde fundó un grupo de investigación en redes neuronales, visión y computación. En 1979 regresa a Las Palmas, siendo fundador de los varios grupos de investigación sobre redes neuronales, percepción natural y artificial, sistemas, neurocibernética y visión robótica, que actualmente existen en la ULPGC.

Entre sus muchas contribuciones a la enseñanza superior en la Isla, cabe destacar que fue uno de los tres catedráticos, junto con Joaquín Ocon, de Ingeniería Química, y Nacere Hayek, de Análisis Matemático, que posibilitó que los estudios de Ingeniería Superior y de Arquitectura se implantaran en Gran Canaria en octubre de 1968, meses después de haber obtenido su cátedra en Madrid.

Es autor o coautor de más de 120 trabajos de investigación sobre neurocibernética, teoría retinal y visión natural y artificial. Ha dirigido 22 tesis doctorales en esos temas y en multimedia. Ha sido invitado a numerosas Universidades nacionales, de Europa y de Norteamérica. Ha ocupado distintos cargos docentes y de investigación (decano y vicerrector en la Universidad de Zaragoza; director del ICE y decano en la ULPGC y director del Instituto Tecnológico de Canarias). Desde 1999 está en posesión de todos los tramos (seis) de reconocimiento investigador que concede el Ministerio de Educación y Ciencia y de los seis docentes.

Es académico correspondiente de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Madrid, desde 1981. Premio Canarias de Investigación en 1985. Académico fundador y vicepresidente de la Academia Canaria de Ciencias. Primera placa a la excelencia Universitaria de la ULPGC. Hijo predilecto de Gáldar y Can de Plata al mérito científico del Cabildo Insular de Gran Canaria.

Fue el impulsor de los estudios de Informática en la Isla, tras la creación de la Universidad Politécnica de Canarias, primero de la Escuela para la que en su inicio propuso a Octavio Santana, al que Moreno Díaz le estaba dirigiendo la tesis; y tras contribuir a formar a un núcleo de doctores, propuso la creación de la Facultad de Informática, uno de las tres primeras en crearse en España.

Compartir el artículo

stats