Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | María Valera Calvo

"Por cada mujer con cáncer de hígado se diagnostican diez casos en hombres"

"Los tratamientos han evolucionado: cada vez logramos cronificar más la enfermedad" afirmó la especialista en el aparato digestivo

María Varela Calvo.

María Varela Calvo. MIKI LÓPEZ

¿Cuáles son las causas del cáncer de hígado?

La enfermedad hepática crónica avanzada, antes llamada cirrosis, de cualquier causa. En nuestro medio, las principales son la ingesta crónica abusiva de alcohol y la infección crónica por el virus de la hepatitis C.

¿Incidencia en España?

En España, la incidencia está en torno a 10 casos por 100.00 habitantes y año. O sea, unos 120 casos nuevos al año. La incidencia es similar a la de países vecinos del sur de Europa como Italia, con los que compartimos estilos de vida y factores de riesgo.

¿Aumenta o disminuye la prevalencia?

En España se prevé un aumento en los próximos años, tanto en hombres como en mujeres. Con respecto a 2005, se espera que en 2030 haya un 117 por ciento de aumento en varones y un 94 por ciento de aumento en mujeres. Ello es debido al envejecimiento de la población, al aumento del consumo de alcohol, al aumento de obesidad y a que todavía tendremos pacientes con enfermedad crónica avanzada por virus C. De estos últimos, hay que aclarar que, aún con la infección curada, en estadios avanzados de fibrosis el riesgo de cáncer tarda en bajar.

¿Diferencias entre varones y mujeres?

Debido a los factores de riesgo es mucho más frecuente en varones, en una proporción de 10 a 1.

¿Cómo influyen los hábitos de vida?

Hay que cuidar la dieta, evitar los hábitos tóxicos y hacer ejercicio. Se sabe que el alcohol, la obesidad y el tabaco hacen sinergia con las infecciones virales (hepatitis B y C) y multiplican el riesgo de cáncer de hígado.

¿Qué pautas de conducta individuales y sociales resultan más urgente cambiar?

Hay que cambiar la percepción de que el alcohol no hace daño. Algunos estudios recientes indican que más de 12.5 unidades de alcohol (100 gramos) por semana acortan la supervivencia global, por cáncer digestivo y por enfermedad cardiovascular. Hay que incluir las transaminasas en los análisis de rutina de los reconocimientos laborales y en las revisiones periódicas del centro de salud. Y hay que remitir a los pacientes con posible enfermedad hepática crónica al servicio de Digestivo del hospital de área. Ha de hacerse un abordaje global con estrategias de prevención en las escuelas e institutos, en las familias y en la comunidad.

¿Han progresado los tratamientos del cáncer de hígado?

Los tratamientos han evolucionado mucho en los últimos cinco años, de manera que cada vez conseguimos cronificar más la enfermedad.

¿Se esperan avances a corto o medio plazo?

Sí, estamos a la espera de conocer los resultados con inmunoterapia y con otras terapias sistémicas (cabozantinib, ramucirumab...) cuyos resultados positivos han sido anunciados recientemente. Para el abordaje global del cáncer hepático hay que actuar a varios niveles y es preciso involucrar a los distintos elementos de la sociedad.

¿De qué modos?

Lo más barato y lo más importante es la prevención de la enfermedad hepática crónica evitan-do la adquisición de los factores de riesgo: hepatitis B con la vacunación, hepatitis C evitando conductas de riesgo, educar contra el consumo abusivo de alcohol, fomentar hábitos para reducir la obesidad...

¿Y si ya se han adquirido los factores de riesgo?

Hay que tratarlos precozmente. La hepatitis B con tratamiento antiviral inactiva la replicación, evita la progresión de la enfermedad hepática y previene el cáncer. La hepatitis C con los nuevos tratamientos de acción directa se cura en más del 95 por ciento de los pacientes y con ello se evita la progresión de la enfermedad hepática y se previene el cáncer, Controlar el sobrepeso y abstenerse de alcohol reducen la progresión de la enfermedad hepática y previenen el cáncer.

Compartir el artículo

stats