Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Sonia Mauricio Subirana

"Existe una conciencia clara de que la igualdad va unida a la justicia"

"Para llevar a cabo todas las funciones que nos encomiendan los estatutos necesitamos financiación y medios", destaca la Directora de la Unidad de Igualdad de la ULPGC

Sonia Mauricio Subirana en la sede de la Unidad de Igualdad de la ULPGC.

Sonia Mauricio Subirana en la sede de la Unidad de Igualdad de la ULPGC. SANTI BLANCO

¿Cómo asume este nuevo reto al frente de la Unidad de Igualdad de la ULPGC?

Con muchas ganas de trabajar por un tema tan importante y necesario como la igualdad real entre mujeres y hombres dentro de la comunidad universitaria. Aprovecho para darle las gracias al rector, Rafael Robaina, por confiarme esta labor. Y a la vez muy contenta por las muestras de cariño y apoyo de mis compañeras y compañeros de la ULPGC, profesoras y profesores junto con personal de administración y servicios y estudiantes.

¿Por qué la necesidad de una Unidad de Igualdad en la Universidad?

Los motivos que justifican la defensa de la igualdad real entre mujeres y hombres son éticos y legales. En el plano jurídico, hay una amplia normativa en materia de igualdad a nivel europeo, nacional y regional. El gran reto consiste en hacerla efectiva dentro de la Universidad de Las Palmas que se constituye como modelo o referente social. Y en este sentido, a partir de la necesidad de excelencia que supone la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior, es fundamental que la igualdad real sea una prioridad de la ULPGC.

¿Qué balance hace de la ULPGC en materia de igualdad?

Desde que la Unidad de Igualdad se creara en el 2010 con su primera directora María Luisa Iglesias y luego con Ángeles Mateo, se ha trabajado mucho en esta materia. Ya tenemos el protocolo para prevención y actuación en los supuestos de acoso sexual del 27 de julio de 2017 y el IV Plan de Igualdad de Género de la ULPGC (2016-2019) que tiene una serie de ejes que tienen que hacerse efectivos. En cuanto a representación institucional, el equipo de gobierno ha tenido en cuenta la paridad, con cuatro vicerrectoras (Comunicación y Proyección Social; Empresa, Emprendimiento y Empleo; Calidad; y Cultura y Sociedad) junto con la secretaria general y la gerente; y en cuanto al número de directoras y directores también existe paridad. Y por otra parte quien dirige el servicio jurídico de la ULPGC también es una mujer. Son indudables los avances.

¿Cuál ha sido su primera impresión en cuanto a fortalezas y debilidades de este órgano?

En fortalezas, creo que es un órgano que despierta una gran simpatía en la comunidad universitaria porque existe una conciencia clara de que la igualdad va unida a la justicia y noto muchísima colaboración de todos para que se haga efectiva. De hecho, estamos haciendo una recopilación de grupos de investigación de la ULPGC que trabajan sobre estas cuestiones y nos hemos encontrado con muchas profesoras y profesores que han mandado datos en el área de filología, jurídicas, económicas y empresariales, magisterio, historia del arte? Y otras personas que no trabajan desde la investigación se han ofrecido a participar en los órganos de seguimiento del Plan de Igualdad y en las actividades que realicemos. Lo que necesitamos para llevar a cabo todas las funciones que nos encomiendan los Estatutos de la ULPGC es financiación y medios.

¿Qué le gustaría aportar a la Unidad de Igualdad?

Mi consciencia y compromiso respecto a la necesidad de un feminismo inclusivo en el que todas y todos tenemos que implicarnos para hacer efectiva una sociedad más igualitaria y más justa dentro de la ULPGC y fuera de ella. También mi visión técnica como jurista. En esa línea, me han planteado varias cuestiones relativas a la igualdad jurídica y lo bueno es que también cuento con la colaboración de excelentes profesoras y profesores en la ULPGC con quienes debatir la última jurisprudencia en esta materia. Por otra parte, me gustaría crear un espacio de pensamiento de igualdad donde tuvieran cabida junto a la comunidad universitaria, un gran número de colectivos sociales que trabajan sobre estas cuestiones, porque el papel de la ULPGC es también el de puente y lugar de encuentro y debate.

¿Cuáles serán sus primeros pasos hacia el fortalecimiento de la Unidad?

Lo primero será hacer un diagnóstico de cómo se ha cumplido el Plan de Igualdad de la ULPGC en sus nueve ejes de actuación: Políticas de igualdad de género; lenguaje y comunicación; representatividad de mujeres y hombres; acceso, selección, promoción y desarrollo; retribución; acoso, actitudes sexistas y percepción de discriminación; condiciones laborales y conciliación de la vida personal, académica, laboral y familiar. Y a partir de ahí, iremos diseñando medidas concretas de actuación. En relación a nuestra página web igualdad@ulpgc.es queremos difundir el inmenso trabajo que se realiza dentro de nuestra Universidad en estas materias y, por supuesto, acoger todas las iniciativas de formación en igualdad. También estrechar lazos de colaboración con la Comunidad Autónoma, el Cabildo de Gran Canaria y los ayuntamientos, que tienen sus propias líneas de actuación respecto a políticas de igualdad.

¿Qué recursos necesita para avanzar en la dirección adecuada?

Los Estatutos de la ULPGC señalan que la Unidad de Igualdad tiene que contar con una dirección perteneciente al profesorado con vinculación permanente y dedicación a tiempo completo que en ningún caso pueda asumir competencias de gestión atribuidas al PAS. Para ello, hace falta en esta unidad personal que asuma dichas competencias. El rector se ha comprometido a ello y espero que pronto podamos tener personal administrativo, imprescindible para lograr los objetivos que nos estamos proponiendo.

Asume el cargo en un momento en el que las denuncias sobre acoso a la mujer están a la orden del día. Como ejemplo, el caso de la Universidad de La Laguna, que incluso ha cambiado su protocolo de actuación, y en la ULPGC también hay en marcha una investigación en Ingeniería por conductas machistas. ¿Piensa que esto es la punta del iceberg, desencadenado por movimientos sociales como el 'Me Too' en EEUU, o el 8M en España?

Estos movimientos sociales han sido importantísimos y junto a EEUU, en España, gracias al movimiento feminista que lleva muchos años trabajando por la igualdad real de las mujeres, están perdiendo el miedo a denunciar cualquier forma de acoso. A su vez, las redes e internet logran movilizaciones rápidas y efectivas tanto en el caso de "la manada" como en el de las alumnas y alumnos de un instituto canario que denunciaron como la RAE mantenía la acepción machista de mujer fácil. La campaña fue tan efectiva que ya la han cambiado.

¿En qué situación se encuentra la denuncia en Ingeniería, gestionada desde inspección?

Dicha denuncia se presentó antes de que yo tomara posesión del cargo de directora de la Unidad de Igualdad y por lo que me han dicho no intervino esta unidad sino directamente la inspección. En este momento por la información que ha dado el director del servicio de inspección se está tramitando con todas las garantías para las dos partes y pronto habrá resolución.

¿Qué pasos deberían darse para desterrar y prevenir estas conductas machistas dentro de la Universidad y para crear confianza a la hora de denunciarlas?

La frase que mantenemos desde la Unidad de Igualdad y del equipo rectoral es la de que ante cualquier actitud de acoso dentro de la ULPGC: Tolerancia cero. A partir de ahí creo que sería importante, como me han propuesto profesoras de la ULPGC, que en todos los centros las vicedecanas que ya existen asuman, en el caso de que no las tenga otro miembro de su equipo, la competencia de igualdad. Ello generará entornos de confianza y proximidad importantes también para prevenir dichas conductas.

Como letrada, como mujer y ahora como directora de la Unidad de Igualdad, ¿qué opina de la sentencia de 'La Manada'?

Cuando me han preguntado por esta cuestión he dicho que mi opinión personal, como jurista, es que no estoy de acuerdo con la interpretación que realizaron los jueces y jueza para llegar a la conclusión de que hay abusos y no violación. En ese sentido, coincido totalmente con la portavoz de Naciones Unidas sobre acoso sexual que critica la sentencia porque subestima la gravedad de la violación y socava la clara obligación de defender los derechos de las mujeres.

¿Servirá para cambiar las cosas, y si es así, en qué sentido?

La sociedad cada vez está más concienciada de que las mujeres somos la mitad de la población y ciudadanas de primera. Y de hecho ya por fin se ha creado una comisión paritaria con importante participación de catedráticas para cambiar los delitos sexuales del Código Penal. A su vez, se ha aprobado un presupuesto muy importante con el apoyo de todos los grupos para políticas contra la violencia de género. Por fortuna, esta revolución en positivo es imparable y la utopía de que podamos dejarles a nuestras hijas e hijos una sociedad más justa y armónica en cuanto a la igualdad empieza a dar frutos aunque queda mucho trabajo por hacer.

¿Cuáles son las primeras actividades con las que se va a estrenar en la dirección de la Unidad?

El 6 de junio, en colaboración con la Casa de Colón, traemos a Amelia Valcárcel que impartirá la conferencia Agenda para el feminismo de hoy. Y el 13 de junio, en colaboración con Mujeres Activas por la Sociedad (MAS) celebramos en el Club LA PROVINCIA la conferencia de Mª Teresa Ruiz Cantero sobre Medicina, Prevención y Salud Pública y estudios de género.

Compartir el artículo

stats