Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Darío Villanueva

"Lo que preserva una lengua es que la usen y la hagan suya los hablantes"

"En 2008 el Estado aportaba el 50% del presupuesto de la RAE, y esa cantidad se ha recortado un 60%", señala el director de la Real Academia Española

"Lo que preserva una lengua es que la usen y la hagan suya los hablantes"

Hace unos días defendió la lectura como una de las competencias educativas transversales. ¿Deberían los jóvenes leer más?

La lectura exige la puesta en juego de nuestra memoria, nuestra imaginación, nuestra cultura y nuestra capacidad de completar el texto que leemos para obtener todo su significado. No hay, pues, otra actividad más formativa que la lectura.

En un foro decía también que el Diccionario no será nunca políticamente correcto y que existen palabras canallas porque están en la calle. ¿Qué le parece que la gente cada vez juzgue y critique más las palabras del Diccionario? ¿Es síntoma de la buena salud del idioma?

Es síntoma de que cuando decimos que la lengua no tiene otro dueño que sus hablantes estamos en lo cierto.

No obstante, aunque no se puedan eliminar palabras canallas, sí que puede la RAE precisar el contexto de su uso. Me refiero a cambios recientes como, por ejemplo, el matiz de "uso despectivo" que se añadió a sexo débil...

Efectivamente. Los lexicógrafos le llaman marcas. En el prólogo del Diccionario se explica esto y se enumeran estas marcas. Hay que prestar atención a esta especie de 'manual de instrucciones' para manejar correctamente el Diccionario.

¿Es el Diccionario del español más machista que otros de países vecinos?

En modo alguno. En todo caso, la pregunta del millón es: ¿las sociedades de los países donde se habla español son más machistas que otras? El Diccionario simplemente recopila las palabras que usamos, no las inventa ni las promociona.

¿Qué le parece la tendencia de algunos usuarios y colectivos que usan el femenino genérico? ¿Lo aceptará algún día la RAE?

Eso significaría una transformación profunda de la estructura gramatical de nuestra lengua, asentada a lo largo de los siglos. No sé si la RAE del siglo XXII tendrá que afrontar este hecho; a mí no creo que me toque ya.

En las redes sociales la institución es especialmente activa e interactúa a diario con los hablantes. ¿Por qué lo hace?

Porque queremos ser también la academia de los 'nativos digitales', aunque hoy por hoy los académicos seamos 'inmigrantes digitales'. Estamos inmersos en una revolución tecnológica que, a ritmo frenético, está cambiando la sociedad, la política, la economía, la comunicación, y moldeando la propia condición humana. La RAE ha venido prestando sus servicios a las comunidades hispanohablantes desde hace 305 años, y debe seguir haciéndolo en este nuevo contexto.

A finales del año pasado señaló "Constitución" como la palabra de 2017. ¿Será "independencia" la de este 2018?

No lo creo.

¿Si llega a hacerse realidad la independencia de Cataluña haría daño al español?

Me cuesta ponerme a defender la fortaleza de una lengua que es la segunda del mundo por número de hablantes nativos, la segunda también como instrumento de comunicación global y la tercera en internet, y que tiene un crecimiento demográfico constante.

La actividad judicial está de permanente actualidad, ¿deberían esforzarse los jueces por redactar sentencias más inteligibles?

Decía Ortega que la claridad es la cortesía del filósofo y lo mismo cabe decir de los juristas en general y de los jueces en particular. Tengo a gala que mi interés por el uso lo más exacto y claro posible de la lengua se debe a la influencia de mi padre, que comenzó siendo juez en Luarca y se jubiló como magistrado en La Coruña. La RAE publicó recientemente un libro de estilo de la justicia, que fue un encargo del Consejo General del Poder Judicial.

¿Qué nota le pone a la clase política en su uso del lenguaje? ¿Como representantes de los españoles deberían hablar mejor?

Nunca se debe generalizar. Entre los diputados y senadores que hablan en público, que no son todos, los hay que lo hacen con precisión y justeza y otros que no. En todo caso, desde los griegos la lengua ha sido concebida como la herramienta fundamental para el ejercicio de la política, para lo que inventaron una disciplina específica, la retórica.

En su batalla contra los anglicismos, criticó que el año pasado España eligiera un tema en inglés para el Festival de Eurovisión. ¿Por qué cree que existe ese complejo de inferioridad a la hora de usar el español en las letras de las canciones?

A veces hay que luchar por lo obvio, y éste es el caso. Ese complejo de inferioridad es absurdo. La industria norteamericana de la música concede dos premios Grammy en sendas ceremonias muy espectaculares e independientes. Y una de ellas es la de los Grammy Latinos. No soy experto en música pop, pero según mis noticias la canción que ha batido todos los récords en las redes, incluida Youtube, ha sido el año pasado una en español interpretada por un cantante puertorriqueño.

¿Por qué necesita la RAE más apoyo financiero del Estado?

En el momento mejor, año 2008, el Estado aportaba el 50% del presupuesto de la RAE. Aquella cantidad ha sido recortada un 60%. La actividad de la Academia es constante. Nuestro Diccionario en línea, gratuito, tuvo en 2017 setecientos cincuenta millones de consultas procedentes de todo el mundo. Cada día contestamos una media de trescientas consultas lingüísticas. La RAE preside, además, la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale), compuesta por veintitrés Academias de Asia, América y África, además de la nuestra. Todo esto se puede hacer gracias a una plantilla de 85 personas: lingüistas, informáticos, lexicógrafos. Los académicos son 46 y no tienen sueldo. Cobran una dieta de unos 140 euros por cada sesión a la que asistan, normalmente dos por semana.

Compartir el artículo

stats