Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unos 20.000 alumnos con necesidades especiales estudian en el Archipiélago

Las aulas enclave, el profesorado especializado y los centros de educación especial garantizan un acceso a la educación adaptado y exclusivo

Unos 20.000 alumnos con necesidades especiales estudian en el Archipiélago

Unos 20.000 alumnos con necesidades especiales cursan sus estudios no universitarios en Canarias. ¿Cómo atender las especificidades de estos estudiantes procurando, una integración fluida con el resto de la comunidad educativa? Ese delicado equilibrio entre atención e integración es el ponen en valor las medidas que articulan su inserción en el sistema educativo.

Las tipologías que se acogen bajo el manto de las necesidades especiales son muy heterogéneas. Hay, por ejemplo, alumnado con problemas de movilidad, que sólo necesita apoyo para desplazarse y moverse. Otros, aquejados de sordera o ceguera, necesitan medidas para compensar estas discapacidades pero no presentan problemas de aprendizaje que obliguen a adaptar el currículo de las asignaturas o a una escolarización especial. Sin embargo, otros estudiantes sí necesitarían esta adaptación.

En la educación canaria conviven tres fórmulas que vehiculan el acceso a la escolarización de estas personas. Una primera posibilidad es incorporarlos a centros ordinarios que cuentan con profesorado de apoyo a NEAE (necesidades específicas de apoyo educativo), maestros de audición y lenguaje y orientadores de apoyo educativo.

Aulas enclave

La segunda opción la constituyen los centros ordinarios con aulas Enclave. Estas aulas prestan respuesta sólo a alumnado con necesidades educativas especiales que requieren de adaptaciones que se apartan significativamente del currículo en la mayor parte o todas las áreas o materias, y precisan de la utilización de recursos extraordinarios como auxiliares educativos o adjuntos de taller entre otros. Así, es un recurso específico para estos estudiantes, pero el alumno no deja de acudir al centro común con el resto de compañeros.

En la actualidad, Canarias cuenta con 177 aulas Enclave, de las que 96 están en centros de educación Infantil y Primaria y 81 en institutos de educación Secundaria. De todas éstas, 14 se incorporaron este curso.

La última posibilidad son los centros de educación especial, donde se escolariza exclusivamente al alumnado con necesidades educativas especiales, que requiera adaptaciones que se apartan significativamente del currículo, en la mayor parte o todas las áreas o materias y precise de la utilización de recursos muy específicos o excepcionales. La planta educativa canaria acoge en la actualidad once centros de estas características.

Esta dos últimas modalidades de escolarización, trabajan a través de las concreciones curriculares adaptadas para Educación Infantil, Educación Primaria y tránsito a la vida adulta.

Durante este curso 2017-2018 se incorporaron por primera vez a los centros de educación especial los terapeutas ocupacionales, y está previsto para el curso que viene que también hagan lo propio los docentes de Educación Física y Música.

Tanto las aulas Enclave como los centros de educación especial se benefician de la implantación de nuevas tecnologías como tablets, comunicadores o ratones visuales, que facilitan las tareas de aprendizaje de estos alumnos con necesidades especiales.

Si las familias son una piedra angular en el engranaje educativo, su implicación se hace aún más necesaria en el caso de estos estudiantes, pues es necesario abordar ciertos aprendizajes con la colaboración de los familiares del alumno. Esa coordinación se extiende a profesionales y agentes externos que intervienen en el proceso educativo.

Los trastornos del espectro autista merecen un abordaje especial. Así uno de los objetivos es-pecíficos, con sus medidas y actuaciones, se ha diseñado para dar respuesta específica a este alumnado, incorporando a centros ordinarios los recursos personales, materiales y las estrategias metodológicas necesarias. El curso que viene se llevará a cabo un pilotaje de estas medidas en cinco centros.

La aprobación de un Plan Estratégico de Atención a la Diversidad ha permitido centralizar y coordinar estos recursos. La planificación recoge, además de la actualización de la normativa sobre atención a la diversidad, la formación del profesorado para que la respuesta a las necesidades educativas del alumnado se lleve a cabo de forma inclusiva, en los contextos ordinarios. Se busca asi favorecer la igualdad de oportunidades, la inclusión educativa y la no discriminación, para actuar como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales.

Compartir el artículo

stats