Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuidar al cuidador

La Fundación Pasqual Maragall y la Obra Social La Caixa forman a psicólogos en la atención a los familiares de enfermos de alzhéimer

Cuidar al cuidador

Cuidar al cuidador

"El alzhéimer o la demencia son enfermedades que despiertan muchas emociones ambivalentes a los cuidadores de pacientes, de hecho, se les llama los enfermos ocultos porque presentan una cantidad de síntomas muy generalizados que, aunque no son patológicos, necesitan de un soporte psicológico importante", explica la responsable de atención al cuidador de la Fundación Pasqual Maragall, Sandra Poudevida (Barcelona,1972), durante su visita a la capital grancanaria para participar en el sexagésimo congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología.

Entre casi 450 comunicaciones de la cita estatal, que reunió del miércoles al viernes en el Auditorio Alfredo Kraus a más de 1.100 especialistas, la Fundación Maragall expuso su propia metodología para los grupos terapéuticos de familiares de enfermos de alzhéimer o demencia, con el aval científico de los resultados positivos conseguidos en dos ensayos clínicos. "Había mucha demanda de información parte de los cuidadores de enfermos tras el diagnóstico de un neurólogo o un geriatra porque prescriben la medicación, que intenta paliar y retrasar los efectos de unas enfermedades que no tienen cura, y el seguimiento médico no es nada más que revisar los fármacos, pero los efectos en la vida familiar, social o laboral son devastadores, el cuidador se veía perdido al asumir la falta de capacidades del paciente", argumenta Poudevida, doctora en Psicología por la Universidad Ramón Llull, sobre el origen del programa terapéutico.

Probada primero en tres centros de Barcelona y después en trece de toda España, incluida Canarias gracias a la colaboración con la Asociación de Familiares y Cuidadores de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias Seniles de Tenerife (Afate), la terapia mejoró "la calidad de vida y el estado anímico de los cuidadores, su resiliencia (capacidad de fortalecerse frente a las adversidades) y su percepción de apoyo social, no solo con un conjunto de control pasivo, sin asistencia, sino con un grupo de autoayuda, en el que también se reunieron cuidadores pero sin ningún profesional", resume la psicóloga, desde 2010 en la entidad impulsada por el exalcalde barcelonés expresidente catalán. Tras la validación del programa, la Obra Social La Caixa subvenciona a la Fundación Pasqual Maragall la formación de 100 psicólogos cada año mediante un curso a distancia y ocho horas presenciales, "que seguramente también se impartirán en Tenerife para que pueda venir gente de todas las islas".

Según Sandra Poudevida, "el psicólogo realiza terapia continua con cada uno de los miembros del grupo, cada vez que habla con uno repercute en todos los demás y, además, es buenísima la interacción, porque se apoyan entre ellos, comparten problemas, soluciones y consejos, no se sienten aislados y validan sus sentimientos de frustración, rabia, amargura o culpabilidad". Por tanto, la responsable de la Fundación Pasqual Maragall anima a "situar en primera línea y otorgar voz al cuidador, porque la prevención y formación evitaría muchas consultas y urgencias, puede ser coste-efectiva".

Compartir el artículo

stats