20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Frank Wernecke

"Canarias es un enclave ideal para el desarrollo y la prueba de drones"

"Nuestro objetivo es convertir las Islas en un 'living lab' para la innovación digital y tecnológica", señala el fundador y Director General de DroneMasters

El fundador y director general de DroneMasters Frank Wernecke, ayer, en LA PROVINCIA.

El fundador y director general de DroneMasters Frank Wernecke, ayer, en LA PROVINCIA. TONY HERNÁNDEZ

Como fundador de DroneMasters y experto europeo en tecnología dron, ¿cuáles son las potencialidades de Canarias como enclave geoestratégico para la investigación, desarrollo e innovación de drones?

Canarias concentra un gran número de potencialidades o de lo que denominamos "casos de uso", que hace referencia a los requisitos, necesidades y funcionalidades potenciales de un nuevo sistema, de cara a probar y desarrollar drones En este sentido, Canarias es un enclave ideal porque, en primer lugar, cuenta con una infraestructura muy bien establecida, con dos instituciones científicas magníficas, el IAC y PLOCAN, una comunidad universitaria sólida, la ULPGC, e incluso, un pequeño ecosistema conformado por una serie de compañías que ya trabajan con drones o con vehículos sin tripulación que se han probado en el mar. En segundo lugar, la variedad de entornos de Canarias, donde coinciden mar, aire, ciudad y montaña en un espacio reducido, convierte las islas en un enclave único que puede atraer a muchísimas compañías internacionales, porque permite el acceso a distintos ambiente muy rápido. Por tanto, en Canarias coinciden muchos elementos cruciales de cara a la localización de zonas de prueba por parte de compañías e ingenieros en todo el mundo para poder probar, implementar y desarrollar la tecnología dron. Por nuestra parte, queremos aprovechar todos esos valores y conocimientos en Canarias para crear un "Future Lab", que reúna a expertos internacionales en nuevas tecnologías e innovación, para desarrollar en las Islas aplicaciones innovadoras basadas en tecnología dron.

¿En qué medida ha valorado su situación como puente entre continentes?

Sobre todo, como ventana a África. Lo curioso es que nadie haya concebido Canarias como un enclave para desarrollar nuevas tecnologías cuando todo el ecosistema de drones está mirando hacia África, sobre todo, las compañías en las áreas de las telecomunicaciones y de movilidad. En este aspecto, Canarias no sólo es un punto muy atractivo para desarrollar nuevas tecnologías, sino que, además, siendo parte de la Unión Europea, también es un punto estratégico para introducirse en el mercado africano. Estos días he repetido mucho que son tantos los que vuelan a Sudáfrica y empiezan a desarrollar allí su negocio sin caer en que tienen aquí un enclave de la UE que mira a África.

¿Cuáles serían las características y objetivos principales del Future Lab de Canarias?

El objetivo es convertir Canarias en un "living lab" para la innovación digital y tecnológica, porque en Canarias se dan una serie de características únicas que favorecen el estudio y desarrollo de soluciones innovadoras con tecnología dron en campos como las energías renovables o tecnologías marinas. Por tanto, el objetivo del Future Lab de Canarias es atraer a expertos internacionales para que desarrollen e, incluso, culminen sus investigaciones en las islas, pero, que además, establezcan vínculos con investigadores y emprendedores canarios para desarrollar nuevas soluciones conjuntas a partir de las nuevas tecnologías dron. En este sentido, queremos que el Future Lab de Canarias sirva a la creación de redes y asociaciones con distintas instituciones internacionales de investigación e innovación, como el InnoZ - Centro de Innovación para la Movilidad y el Cambio Social, en Berlín, cuyas líneas de investigación se centran en las posibilidades de la movilidad en el futuro- Y defendemos el concepto de "living lab", que hace referencia al trabajo de investigación más allá del laboratorio, es decir, en el mundo real, porque es la única manera de que la interacción tecnológica funcione en un entorno real.

¿En qué áreas pueden ser beneficiosos los usos de la tecnología dron y en cuáles centraría su implementación en Canarias?

Los drones, que podemos describir como una forma de movilidad vertical, que no requiere de infraestructuras, ni de carreteras, ni de tripulación, sino de sensores, sirve para la prestación de servicios en usos como la seguridad, el medio ambiente o la agricultura, donde ya se utilizan en Canarias. En este sentido, los drones son realmente útiles para servicios de mantenimiento o de vigilancia, como la detección de incendios forestales o servicios de vigilancia en las playas. Luego, los drones tienen un gran potencial logístico en el área de transporte: actualmente, numerosos ingenieros en Europa y en todo el mundo estudian y desarrollan nuevas formas de movilidad con drones, como taxis aéreos, en los que la gente se desplaza en helicópteros eléctricos tripulados, lo cual está siendo probado por una compañía alemana en Dubai para ver cómo puede integrarse en el espacio aéreo. La idea es investigar si también puede ser una nueva forma de movilidad para Canarias; se me ocurre, por ejemplo, como una alternativa de transporte entre las islas. Este aspecto es importante, porque Canarias pertenece al sistema aéreo de la Unión Europea, pero permite probar cómodamente muchas alternativas de tráfico sin interferir en el sistema de aviación clásica y el Gobierno de Canarias nos apoya en esto. El último uso de los drones puede ser creativo, en la grabación de eventos deportivos o de rodajes cinematográficos, que ahora están en auge en Canarias.

¿En qué medida invertiría el Future Lab en proyectos embrionarios basados en tecnología dron gestados en las islas?

En principio, lo que hacemos en DroneMasters es crear una red que conecta toda Europa y Estados Unidos, en la que ponemos en contacto a partes interesadas, desde accionistas o empresarios de distintos tipos de industrias como el automotor o la aviación, con investigadores y emprendedores, para que desarrollen ideas y soluciones conjuntas. Por lo general, en la plataforma invertimos en negocios de emprendedores en fases muy iniciales, pero hay grandes inversores y fundaciones que nos contactan porque están interesados en esta nueva industria, que hoy es difícil de localizar porque está muy fragmentada. De hecho, en cuatro años no hemos hecho otra cosa que investigar y localizar a a las distintas fuerzas para ponerlas en común y cada vez nos contactan más emprendedores, porque buscan inversores, y estos últimos, a su vez, porque buscan emprendedores.

Esta semana ha sostenido reuniones con diversas instituciones políticas, empresariales y científicas de Canarias. ¿Cuál ha sido la acogida de este proyecto?

La respuesta ha sido muy positiva, porque hemos percibido mucho interés y apoyo. A veces, las reacciones pueden partir del temor o la falta de confianza hacia las posibilidades de las nuevas tecnologías, pero en Canarias ya existe un camino recorrido para ahondar en sus posibilidades desde el terreno. La idea es que las nuevas tecnologías pueden ayudar a resolver problemas cotidianos y ahí es donde entran los casos de uso.

En ese sentido, ¿existe una "cultura dron" en Canarias?

Creo que, la que hay, permanece oculta, o que muchos utilizan términos sinónimos para los drones, como "vehículos aéreos no tripulados", "sistemas de aviación remotamente pilotados" o "sistemas verticales de despegue y aterrizaje". Se trata de un simple abismo de comunicación en el que se utilizan variantes para hablar de lo mismo. Por eso, nosotros hemos querido apostar por el concepto del dron, porque todo el mundo lo entiende o tiene una idea de lo que es, para desarrollarlo en todas sus potencialidades, salvo el área militar.

Con todo, ¿cuáles serán sus próximos pasos para sembrar este proyecto en Canarias?

Pues ya hemos hecho una primera toma de contacto para reunirnos con los distintos agentes en Canarias, así que nuestro próximo paso será consolidar esta confianza y crear sinergias para conectar este ecosistema con el europeo a partir del concepto del dron y la movilidad vertical. Y construir en Canarias un proyecto a partir de una serie de potencialidades que, en realidad, ya están sucediendo.

Compartir el artículo

stats