Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ULPGC crea una tecnología pionera para mejorar en el diagnóstico auditivo

El sistema desarrollado por el ingeniero informático Ramos de Miguel junto con la Unidad de Hipoacusia del Insular, ha sido transferido a GAES por 12.000 euros

El investigador Ángel Ramos de Miguel.

El investigador Ángel Ramos de Miguel. ANDRÉS CRUZ

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y la empresa GAES (Gabinete de Audioprótesis Electromedicina y Servicios) firmaron ayer el acuerdo de transferencia de la tecnología desarrollada en el marco de una tesis doctoral en colaboración con la Unidad de Hipoacusia del Hospital Insular, que permite un diagnóstico más preciso de las enfermedades auditivas.

Sistema de pruebas audiológicas en 360º mediante altavoces virtuales, es el título del proyecto que desarrolla en la ULPGC el ingeniero informático Ángel Ramos de Miguel, en colaboración con la Unidad de Hipoacusia del Servicio de Otorrinolaringología del complejo hospitalario Insular Materno Infantil de Gran Canaria. Se trata de un sistema tecnológico que permite simplificar y afinar en el diagnóstico de los problemas auditivos.

"Las pruebas diagnósticas que existen actualmente se llevan utilizando desde que se empezó a plantear los problemas auditivos", indicó Ángel Ramos en referencia a que dichos sistemas tradicionales ya han tocado techo en cuanto a precisión. "Las situaciones reales del día a día, como estar en una cafetería, en la guagua, en una clase..., no los recogemos en las pruebas de siempre, por lo que nos planteamos sofisticarlas para plantear ambientes reales como un requerimiento hardware lo más simplista posible para que todo el mundo lo pueda hacer", subrayó.

En el marco de su tesis doctoral, se ha generado esta nueva tecnología, que permite "afinar" en el diagnóstico, "porque si somos capaces de sacar un mejor diagnóstico, de saber en cada paciente concreto qué prótesis le va a funcionar mejor, o qué prótesis funciona mejor para una patología y cuáles para otras, vamos a ofrecer una mejor calidad auditiva a la persona que vamos a tratar", apuntó el ingeniero, tras el acto de la firma de transferencia de la tecnología, en el que estuvieron presentes el rector de la ULPGC Rafael Robaina, el apoderado de GAES Canarias Fernando González-Ripoll; y Juan Carlos Falcón, especialista de la Unidad de Hipoacusia.

El doctor Falcón definió la patente como un sistema de evaluación auditiva en pacientes, con cuatro altavoces virtuales que garantiza la localización a 360º. "Actualmente este tipo de pruebas se realiza con distintos sistemas y es muy complicado porque consiste en tener más de 22 altavoces. Con esta patente se ha conseguido elaborar con cuatro altavoces, de forma virtual, la localización a 360º en distintas pruebas audiológicas, con lo cual garantiza centralizar en un único habitáculo la totalidad de pruebas. Y además, permite integrar no sólo la prueba auditiva tonal, sino de relación señal-ruido, palabra y ruido, que simula la realidad. En definitiva, con cuatro altavoces y este sistema conseguimos realizar todo este tipo de pruebas y virtualizar en un único espacio el entorno real de la vida cotidiana", apuntó el especialista.

Un sistema que ha sobrepasado el techo que existían hasta el momento en este tipo de exámenes, superando aquellos límites que impedían precisar más en el diagnóstico y, por tanto, garantizar un tratamiento más adecuado para el paciente.

"Como en todas las patologías, se necesita un diagnóstico, y si no lo tienes o no es bueno, el remedio no va a ser bueno. Cuanta más y mejor información tengamos, tanto mejor. Cuando buscamos un audífono para un paciente, no queremos cualquiera, sino el que mejor funcione a esa persona en concreto", subrayó Ramos de Miguel.

Además de la precisión, otra de las ventajas del sistema patentado es la disminución de los costes. "A nivel técnico los implantes son muy buenos, existen muchos fabricantes, y hemos llegado a un punto en el que saber si un fabricante lo ha hecho mejor que otro no es fácil, las diferencias son tan pequeñas, que tienes que hacer pruebas muy exigentes, cuyo principal problema es que son muy caras. Pero con nuestro sistema vamos a abaratar el coste, obteniendo el mismo rendimiento", apuntó el doctorando.

Con el acuerdo firmado ayer, GAES abonará 12.000 euros por la transferencia, cantidad que será gestionada por la Fundación Canaria Parque Científico Tecnológico de la ULPGC. No obstante, la Universidad mantiene el derecho no exclusivo a usar el modelo de utilidad transferido con fines no comerciales, en particular para las actividades de investigación, de desarrollo y académicas.

El apoderado de GAES Canarias expresó la satisfacción de la Compañía por "trabajar en un proyecto de investigación tan importante para la Unidad de Hipoacusia del Hospital Insular, para la Universidad de Las Palmas, para nosotros y, sobre todo, para la población con problemas auditivos. Es un orgullo que puedan contar con nosotros y estamos dispuestos a colabora en todo lo que sea concienciación de la importancia que tiene la salud auditiva", concluyó González-Ripoll, al tiempo que valoró la labor científica de la ULPGC y de la Unidad hospitalaria de Hipoacusia.

Años de trabajo

  • El rector de la ULPGC, Rafael Robaina, definió el acto de la firma de transferencia de la tecnología auditiva celebrado ayer en la sede institucional, como un ejemplo de la misión social de la Universidad. "Debemos entender que para esto sirve la universidad, pero es un esfuerzo que no se hace de la noche a la mañana, hacer transferencia requiere de una investigación básica previa, y eso es una labor de años de trabajo". El rector demandó un mayor apoyo a la institución, para seguir haciendo transferencia científica en el futuro y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. "Me congratula este acuerdo porque es una plusvalía para esta institución. Lo podemos hacer en determinados campos donde somos punteros y de vanguardia, de ahí que empresas de prestigio como GAES se asocian con nosotros porque confían en la Universidad y sus profesionales.

Compartir el artículo

stats