Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un curso de grado costará en Canarias 150 euros menos que hace dos años

Educación reduce por segundo año el precio de las tasas universitarias y coloca al sistema entre los más baratos del territorio nacional

Un curso de grado costará en Canarias  150 euros menos  que hace dos años

Un curso de grado costará en Canarias 150 euros menos que hace dos años

La reducción de las tasas universitarias en el Archipiélago ha sido un compromiso del actual Gobierno de Canarias desde el inicio de su mandato. Por lo pronto, el Ejecutivo que lidera Fernando Clavijo acumula dos años de descenso en los precios de las matrículas en el sistema de educación superior, después de que se el Consejo de Gobierno de esta semana aprobara la bajada para el próximo curso 2018/19. Con los nuevos costes, según explica el director general de Universidad de la Consejería de Educación, Ciro Gutiérrez, un curso de grado supondrá unos 150 euros menos que hace dos cursos académicos.

En concreto, la media de un curso, sin dividir por grados de experimentalidad, costaba en Canarias 901 euros, lo que lleva a la Comunidad Autónoma a ocupar el quinto puesto entre las regiones con las tasas más baratas. A partir de septiembre, el precio medio de un curso de grado se reduce a 750 euros, y solo las titulaciones de Galicia son más baratas. Así lo explica Gutiérrez, quien destaca además que esta cantidad está bastante por debajo de la media estatal, que se sitúa en 1.087 euros por curso de 60 créditos.

"La bajada de las tasas forma parte de la política del Gobierno de Canarias de que ningún estudiante se quede fuera del sistema universitario por no tener recursos económicos", argumenta el director general de Universidades, quien añade que esta filosofía "responde al nuevo modelo económico del Archipiélago basado en el conocimiento". Precisamente, dentro de ese objetivo, la Administración pública también ha querido impulsar las titulaciones de máster, dando a este tipo de formación una reducción importante en los precios de matrícula e "incluyéndolos en el programa de becas con los mismos criterios que los grados", asegura Ciro Gutiérrez.

En cuanto al precio fijado por la Administración para los títulos de máster de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y Universida de La Laguna (ULL), el director general de Universidades explica que con la nueva reducción la titulación se sitúa, en el caso de las habilitantes, en 1.132 euros para el próximo curso. Hace dos años académicos, el título costaba de media 1.615 euros. Según estos datos, la reducción de casi 500 euros implica que Canarias pasa de ocupar el puesto décimotercero a se la tercera más barata, por detrás solo de Andalucía y Castilla La Mancha.

Es más, tras esta disminución, el precio del máster habilitante se colocará en el Archipiélago en una cantidad similar al del coste de un grado en la media nacional: solo 45 euros más. Por último, la tasa fijada para el máster no habilitante se reduce en 556 euros en dos años, hasta una media de 1.307.

Ciro Gutiérrez señala que para compensar la pérdida de ingresos que tendrán las dos universidades canarias a raíz de esta reducción de tasas, tal y como se hiciera el año pasado, la Consejería de Educación añade a la financiación de los dos centros de educación superior una partida específica. "El ejercicio pasado fueron 3,5 millones y el próximo serán cuatro millones", concreta el responsable de la política universitaria.

Según su argumento, esta política responde al objetivo de facilitar el acceso a los estudios de educación superior en el Archipiélago, una cuestión que se complementa con la política de becas autonómicas. El programa de ayudas al estudio de las Islas alcanzó este año a alrededor de 6.000 alumnos cuya solicitud había sido rechazada por el Ministerio de Educación. "Nuestros criterios son más amplios que los estatales", comenta el director general quien apunta que la partida presupuestaria para las becas universitarias ronda los 12 millones de euros.

De su propia política de becas, Ciro Gutiérrez destaca que incluye los títulos de máster pero también que "una vez agotado el proceso, se ha vuelto a abrir con los fondos sobrantes para llegar a más alumnos". Esta iniciativa, impulsada por primera vez el pasado curso académico, implica un aumento en el umbral de renta fijado para optar al pago de las tasas pero este año también se amplia el umbral de criterios académico en un 10%.

"De esta manera, si el alumno necesitaba un 50% de las materias aprobadas, con esta última convocatoria, la proporción alcanza el 60%, explica Gutiérrez, quien señala que los alumnos que vieron rechazada su solicitud y cumple estos nuevos requisitos "recibirá un correo electrónico informándole de que se ingresará el importe de la matrícula".

Compartir el artículo

stats