20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Antonio Feito

"A los niños les interesa la evolución de los dinosaurios en el escenario"

"Por su gran tamaño, los dinosaurios llevan los movimientos coreografiados para no colisionar en escena" informó el director y guionista de 'Jurásico, la isla pérdida'

El director y guionista, Antonio Feito, en el Parque Santa Catalina de la capital grancanaria.

El director y guionista, Antonio Feito, en el Parque Santa Catalina de la capital grancanaria. QUIQUE CURBELO

¿Qué han metido en la coctelera de esta "divertida experiencia teatral para toda la familia"?

Se trata de una experiencia teatral infantil. Básicamente buscamos entretener a los niños divirtiendo, de paso a los padres. En un espectáculo de estas características contentar a todo el mundo es difícil y para ello hemos intentado encontrar la técnica más complicada para que los dinosaurios que sacamos al escenario sean lo más reales posible. De este modo, conseguimos que todo el público esté interesado: los niños con la historia que narramos y los padres con la técnica.

Anuncian una puesta en escena completamente innovadora. ¿Qué hay de nuevo?

De entrada, contamos con las marionetas más espectaculares y grandes que se pueden subir al escenario de un teatro. Hacer que evolucionen de una forma natural por el espacio escénico conlleva una serie de innovaciones técnicas en cuanto a su construcción de última generación, como son las cámaras de visión nocturna. Los movimientos de los dinosaurios se hacen de la manera más realista posible, pero lograr que uno de 5,50 metros de largo coincida con otro de 4,50 y no colisionen necesita de un estudio de movimientos coreografiados, en este caso, por un bailarín, una técnica de visión nocturna para que los marionetistas puedan controlar su entorno y que los movimientos queden reales dentro de un animal que existió hace 460 millones de años. Utilizamos también un set de chroma key donde los niños que colaboran con el show son perseguidos por un tiranosaurio rex de ocho metros de altura. Hemos empleado en nuestro espectáculo técnicas de los shows de adultos.

Entonces, ¿cómo dice que resuelven la presencia y movimiento en el teatro de aquellos gigantes prehistóricos?

Sobre todo, a través de un trabajo de coreografía complicado. Los movimientos de los dinosaurios están hechos por un bailarín profesional. Una de las marionetas pesa 50 kilos y lleva dos marionetistas dentro y otra, es de 30 kilogramos con un solo marionetista para desplazarla.

El show comienza desde la entrada de los espectadores. ¿Qué susto les espera?

El show parte con una entrevista a los espectadores porque estamos buscando un presentador nuevo para un programa de televisión. De modo que una presentadora, una actriz, va con su cámara preguntando a los niños, entre otras cosas, a qué vienen al teatro, a lo que los niños responden: a buscar dinosaurios.

Los personajes son un veterinario de especies exóticas y una presentadora de televisión que mete la pata liberando de sus jaulas a los dinosaurios. ¿Qué pasa a continuación?

Hay que crear un equipo de búsqueda para rescatar a los dinosaurios y que el público se encuentre a salvo. Para el equipo escogemos a niños del patio de butacas.

¿Cómo han hecho para conseguir el vuelo de una avioneta dentro del teatro?

No hemos podido realizar el vuelo de la avioneta porque una normativa europea impide que cualquier artilugio pase por encima de la cabeza de los espectadores. De modo que se ve la avioneta en unas pantallas.

Los niños espectadores deben interactuar con los monstruos. ¿Cómo consiguen vencer su miedo?

Los niños no tienen miedo a los dinosaurios, quizá algunos, algo de respeto al tamaño y al sonido de los rugidos que emiten. A ellos lo que les importa es ver sus expectativas cubiertas cuando observan tan reales a los animales. Ello les supone una satisfacción. Lo que les interesa es ver a los dinosaurios evolucionar sobre el escenario. El show es muy infantil.

Emociones, asombros y risas subrayan el desarrollo de la obra. ¿Qué es lo más cómico y lo más terrorífico?

Lo más inquietante ocurre cuando el dilofosaurio se escapa porque el público piensa que puede aparecer entre ellos. El punto de mayor comicidad se produce cuando la presentadora, que es muy cómica en sí misma, se viste de buzo para salir a explorar por la selva porque no encuentra otra ropa que ponerse.

¿Aporta la obra algún contenido didáctico?

Hemos querido aportar datos científicos, evitar la fantasía de las películas. El veterinario, al explicar los dinosaurios ofrece datos reales sobre ellos. Se hace hincapié en la ecología, en cuidar el medio ambiente, en conocerlo y respetarlo. También, en evitar tener como animales de compañía los que no lo son, tales como iguanas o serpientes. No está bien extraer a los animales de su hábitat. El veterinario al principio del espectáculo se refiere a la teoría del big bang que se produjo antes de la llegada de los dinosaurios.

¿Cómo han conseguido elaborar tantos efectos especiales?

Se trata de un trabajo que realiza el equipo técnico, personas que se dedican exclusivamente al teatro. (Escribir el guión resulta relativamente fácil). Por ejemplo, el iluminador sabe cómo colocar la luz para que no se vea nada cuando se cambian los decorados sobre el escenario. El realizador de vídeo lo hace sólo para teatro y el técnico de sonido también está especializado en teatro.

¿Quiénes son los autores de la obra, los creadores del escenario y los muñecos, etc.?

El guionista soy yo, el equipo de producción pertenece a Ymax producciones, el diseño de iluminación es de Juan Carlos Barceló, el de sonido, de Carlos Morales, el de vídeo y efectos visuales, de Diego Lorenzo, la escenografía, de Jesús Javier Bravo y la idea del diseño inicial de los muñecos es australiana, pero la fabricación a medida para nosostros viene de China y ha resultado perfecta.

¿Cuántas actuaciones piensan realizar, y en qué espacios?

En el Teatro El Salinero de Lanzarote, el 22 de junio; en el Teatro Guiniguada de la capital grancanaria, el 26 de junio; en el Centro Cívico de Carrizal, el 28 de junio; en el Teatro Juan Ramón Jiménez de Telde, el 29 de junio; en el teatro del Paraninfo de la Universidad de La Laguna, el 30 de junio; en el Pabellón de Breña Alta de La Palma, el 1 de julio, y en el Palacio de Formación y Congresos de Fuerteventura, el 3 de julio.

¿Creen tener entre manos un espectáculo para concurrir a los Premios Max?

Claro que sí, pero hay una realidad de los Premios Max que conocemos: no tenemos acceso por ser una compañía privada.

Compartir el artículo

stats