Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lanzarote planea su escisión del Colegio de Médicos tras el conflicto electoral

Profesionales conejeros de la lista anulada idean secundar a cámaras de comercio, abogados y arquitectos con la constitución de una entidad profesional insular

De izquierda a derecha, arriba, Ana Aldecoa, Marcelino de Paíz, Vicente Román, Juan Antonio Santana, Dagmar Masova, Idania Hernández, Aloima Menéndez, Pedro Moreno y Aniuska Sutil; abajo, María Concepción Pérez, Nerelly González, José María Morán, Mirta Ortiz, Martín Güemes, Francisco García Riquelme, Raúl Cabrera, Cristian Durán, Manuel Fuentes y Mercedes Hernández, durante el homenaje colegial a los médicos conejeros a mitad de junio.

De izquierda a derecha, arriba, Ana Aldecoa, Marcelino de Paíz, Vicente Román, Juan Antonio Santana, Dagmar Masova, Idania Hernández, Aloima Menéndez, Pedro Moreno y Aniuska Sutil; abajo, María Concepción Pérez, Nerelly González, José María Morán, Mirta Ortiz, Martín Güemes, Francisco García Riquelme, Raúl Cabrera, Cristian Durán, Manuel Fuentes y Mercedes Hernández, durante el homenaje colegial a los médicos conejeros a mitad de junio. LP/DLP

Ruptura en Lanzarote. Médicos conejeros planean su escisión del Colegio de Médicos de Las Palmas tras el proceso electoral en la entidad provincial, resuelto a mitad de abril con la conflictiva anulación de la única lista alternativa y la automática proclamación de la restante plancha oficialista como junta directiva de la institución profesional hasta 2022. Con un recurso contencioso-administrativo todavía pendiente de sentencia judicial, el enfrentamiento colegial amenaza con extenderse durante numerosos meses, así que doctores integrantes de la candidatura excluida proyectan la constitución de su propia entidad de ámbito insular como ya tramitaron con éxito otros profesionales del territorio oriental como abogados (1994) y arquitectos (2017) o los empresarios mediante la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Lanzarote (2005).

A los antecedentes insulares, evidencia del malestar periférico con el centralismo de la isla capitalina, se añadió la eliminación por defectos formales de José María Morán como aspirante a vocal lanzaroteño de Médicos por el Cambio, lista vetada del proceso por decisión de la junta electoral del Colegio de Las Palmas a causa de las supuestas diferencias entre las firmas presentadas en diversos documentos por el internista del Hospital Doctor José Molina Orosa. "La idea ya rondaba desde hace años, permanecía latente porque nos sentimos abandonados, pero que ni se permitan elecciones fue la gota que colmó el vaso", argumentó José Villagrasa (Ontiñena, Huesca, 1958), vocal suplente por Lanzarote en la plancha alternativa y miembro del servicio de traumatología del hospital público de Arrecife, como principal impulsor del cisma colegial junto a una decena de colegas del centro sanitario.

En vísperas de la convocatoria electoral, los postulantes conejeros alcanzaron un "pacto de caballeros" con Luis Miguel Pérez, aspirante frustrado a la presidencia colegial y doctor del centro de salud de Arucas, para integrarse en Médicos por el Cambio con el compromiso de frenar la escisión de la entidad a cambio de mejorar las condiciones de Lanzarote si la plancha opositora ganaba los comicios, un acuerdo ya de imposible cumplimiento tras la designación sin votos del neumólogo Pedro Luis Cabrera como máximo responsable de la corporación provincial por cuarto mandato consecutivo. Rechazados tanto la subsanación de errores y el recurso de reposición por la junta electoral del Colegio de Las Palmas como las medidas cautelares por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 6 de Las Palmas de Gran Canaria, que desestimó la proclamación provisional de Médicos por el Cambio y posterior celebración de elecciones en la corporación privada pero de derecho público hasta resolver el fondo del conflicto, el equipo movilizado por el doctor Villagrasa ya contactó con un despacho de abogados para iniciar los trámites administrativos contemplados en la legislación vigente con el objetivo de segregar a los profesionales de Lanzarote de sus colegas de Gran Canaria y Fuerteventura.

En la isla majorera, precisamente, "también están descontentos, pero son un grupo menor", advirtió José Villagrasa ante una eventual extensión del proceso separatista, como ya ocurrió la pasada década con las cámaras de comercio orientales con respecto a la corporación grancanaria. Sin declaraciones institucionales sobre el conflicto electoral desde mitad de mayo, bajo la máxima "discreción externa, transparencia interna", los problemas se expanden ahora desde la Ciudad de la Justicia hasta Lanzarote para la institución dirigida desde 2006 por Pedro Luis Cabrera, quizá el último presidente del Colegio de Médicos de Las Palmas tras 118 años de historia.

Compartir el artículo

stats