Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que el azúcar no te amargue

Raquel Bueno lleva 20 años conviviendo con una diabetes tipo 1, que no le ha impedido desarrollar una vida familiar y profesional plena

Que el azúcar no te amargue

Que el azúcar no te amargue

"Hay tantos tipos de diabetes como personas con la enfermedad. Tienes que llevarla las 24 horas del día los 365 días del año". Raquel Bueno lleva 20 años conviviendo con el tipo I de esta patología, un tiempo que ha puesto a prueba su fuerza mental y la ha hecho resistente. "O vives con la enfermedad o la enfermedad vive contigo, tú eliges. Yo no dejo que ella viva conmigo", añade.

No han sido tiempos fáciles. Bueno, que se reconoce una persona optimista, asegura que en ocasiones su endocrino ejerce con ella funciones más propias de un coach. Cuando le diagnosticaron la diabetes, esta ingeniera se encontraba trabajando en Madrid. "Fue durante un cambio estacional, en primavera. Debuté en mayo, pero no me lo detectaron hasta junio, cuando me sometí a un reconocimiento médico de la empresa para la que trabajaba. Entonces me dicen que tengo que acudir al médico de cabecera porque hay un valor anormal en la glucemia de la mañana, que es el azúcar en sangre que tienes al levantarte. Ellos me alertan de que pasa algo", recuerda.

En retrospectiva, Raquel reconoce una serie de señales o síntomas que había tenido durante todo el mes anterior, aunque no los había asociado a una diabetes: "No paraba de comer, pero bajaba de peso de forma muy rápida, llegué a perder ocho o nueve kilos. Además, tenía mucha sed y, en consecuencia, iba mucho al baño. Como que el cuerpo me pedía beber. A lo mejor me levantaba a las dos de la mañana y me bebía cerca de tres vasos de agua, de la sed que tenía". Tras el diagnóstico, volvió a Canarias y estuvo ingresada cuatro días en el Hospital Doctor Negrín, donde recibió la adecuada educación diabetológica. Aprendió a pincharse, cómo funciona la insulina, qué tipos de insulina existen...

Durante ocho años se administró insulina con pautas con bolígrafos. Estos bolígrafos son recipientes que contienen la insulina y tienen esa forma. Cuando se ha administrado todo el contenido, se tira el bolígrafo y se coge otro nuevo.

Entonces Bueno se quedó embarazada. En el Materno vio a varias otras mujeres encinta que usaban la bomba de insulina, un infusor continuo de insulina que va conectado al cuerpo. "Yo quise ponérmela, me convencía. Logré que me la pusieran y desde entonces no quiero otro tipo de tratamiento", asegura.

¿Qué le ha resultado más duro de vivir con la diabetes? "Lo emocional", asegura, "porque no hay dos días iguales. Piensas mucho en las consecuencias, a uno le obsesiona la amputación de una extremidad, a otro la ceguera, a otro el riñón... Está el continuo temor de haber tenido una subida y cómo podría eso influir en mi organismo, la crisis de temor". En este sentido, señala como especialmente duro el momento en el que se recibe el diagnóstico. "Si a nivel emocional eres flojo o débil y te recetan insulina, puede derivar en una depresión", asegura.

En el día a día un enfermo como Bueno tiene que planificar y pensar más todo lo que hace: "Si me levanto y tengo programado ir al gimnasio y después hacer una visita, eso conlleva unas pautas. Porque si voy al gimnasio me tengo que pinchar menos insulina, per si finalmente decido no ir, cambio de pauta". El inconveniente más molesto son "las bajadas de azúcar, Si te quedas corta en cantidad de azúcar empiezas a encontrarte torpe, lento, tienes que parar, tomar azúcar y seguir".

Con todo, esta ingeniera ha llevado a cabo la vida que quería., "Soy una persona que intento estar continuamente haciendo cosas", afirma, aunque reconoce que "todos tenemos un malestar con el hecho de tener que llevar esto día a día".

Lamenta el desconocimiento general que hay de la patología. "La gente relaciona la diabetes con azúcar, pero hay mucho desconocimiento. Hace 20 años yo misma la veía de diferente forma. Ahora me he demostrado que puedo salir adelante".

Compartir el artículo

stats