Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ensayan en el sur de la Isla robots para el estudio y conservación de los cetáceos

La ULPGC y Plocan suman esfuerzos con el sector turístico para mejorar en las regiones de la Macaronesia el ecosistema marino y la actividad de avistamientos

Ensayan en el sur de la Isla robots para el estudio y conservación de los cetáceos

Ensayan en el sur de la Isla robots para el estudio y conservación de los cetáceos

El sur de la Isla se ha convertido estos días en plataforma de ensayo de un robot marino equipado con sensores meteorológicos y oceanográficos, perteneciente a la flota de la Plataforma Oceánica de Canarias, para el estudio de los cetáceos. Dicha actividad se enmarca dentro del proyecto europeo Marcet que coordina la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) a través del Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA), cuyo objetivo es proteger, vigilar y monitorizar los cetáceos y el medio marino, y analizar y explotar de forma sostenible la actividad turística asociada (avistamientos) en la Macaronesia (Canarias, Azores, Madeira, Cabo Verde y Senegal).

"A través del proyecto hemos creado una red interregional y multidisciplinar, dirigida a la conservación de los cetáceos, pero no sólo desde un punto de vista medioambiental sino como un recurso turístico de calidad y de importancia en la región de la Macaronesia", indicó Jesús de la Fuente, investigador del IUSA y coordinador del proyecto Marcet, que integra un equipo de biólogos marinos, veterinarios, oceanógrafos, ingenieros...

Entre las acciones que se llevan a cabo dentro de esta iniciativa, figura el uso de nuevas tecnologías, para medir la presencia de cetáceos a nivel acústico, tomar datos de contaminantes y de cambios físico-químicos medioambientales. Como ejemplo, el ensayo operacional que se desarrolla estos días en el sur de Gran Canaria, coordinado por Plocan con la colaboración del Instituto Universitario de Sanidad Animal de la ULPGC, y empresas locales del sector.

Una actividad con la que se pretende evaluar la viabilidad tanto científico-técnica como socioeconómica derivada de la incorporación y uso rutinario de nuevas tecnologías autónomas de observación marina específicamente dirigidas a la monitorización de cetáceos. Se trata en concreto del un dispositivo Wave Glider puesto en operación y que pertenece a la flota de vehículos autónomos marinos de Plocan. El robot incorpora un conjunto de sensores meteorológicos y oceanográficos, como es el caso de un sistema de hidrófonos pasivos (PAM) destinado a captar trazas acústicas de cetáceos de interés en el área de operación situada en aguas del sur de la Isla.

Esta acción se suma a las que viene desarrollando Plocan, como socio del proyecto, a través de plataformas fijas y de gliders o robots autónomos que toman toda una batería de datos en el mar.

"Eso se pone en conjunción con otras acciones del proyecto más dirigidas a ver la salud y el bienestar de los cetáceos relacionado con su medio, y a la monitorización de los animales, su abundancia, distribución... que es la parte desarrollada por los biólogos marinos. Ahora estamos probando la aplicación de nuevas tecnologías y de cómo haciendo este acercamiento multidisciplinar podemos mejorar la conservación de los cetáceos, tanto desde el punto de vista ambiental como de recurso económico para la zona", indicó De la Fuente.

Los científicos también trabajan en la puesta a punto de un protocolo de actuación para la atención de varamientos, la realización de necropsias y el estudio de vigilancia sanitaria de los cetáceos. "De esta forma, vamos a actuar de igual manera en todos los puntos de la Macaronesia, se recogerán las mismas muestras, para que los estudios estén homogeneizados", concluyó el coordinador de Marcet.

Compartir el artículo

stats