Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El gran sueño de Amaya

Una joven grancanaria se convierte en la primera graduada en Veterinaria diagnosticada de Asperger

Amaya Marquina, junto a su perro, en el parque de San Telmo de la capital grancanaria.

Amaya Marquina, junto a su perro, en el parque de San Telmo de la capital grancanaria. TONY HERNÁNDEZ

Hace poco más de dos meses salió de la Isla en busca de un sueño: preparar su proyecto de investigación para poder concluir la carrera de Veterinaria. Con el objetivo de hacer realidad este propósito, Amaya Marquina hizo su maleta y se desplazó, junto a su tutora Eligia Rodríguez, a Hannover, Alemania. Así comenzó el viaje de Erasmus de la que hoy puede presumir de ser la primera alumna española con Asperger titulada en esta disciplina. "Presenté mi proyecto el pasado 23 de julio en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, donde he realizado la carrera. He tenido una calificación de 8,2 y estoy muy orgullosa", cuenta con emoción Marquina.

Amaya asegura que su estancia en Alemania ha sido "bestial", y aunque es cierto que en un principio pensó que iba a ser muy difícil, "con el paso de los días, y gracias a la ayuda de mi tutora, conseguí irme socializando más". Asimismo, agradece a su profesora Eligia Rodríguez el apoyo brindado, "porque si ella no hubiese apostado por mí, y no hubiera venido conmigo, yo probablemente no hubiera podido hacer este camino sola. Ha sido muy valiente por dejar por unos meses a su familia, su trabajo, y sus amigos", resalta esta joven de 28 años.

Amaya regresó de Alemania el pasado 11 de julio, tras haber concluido la preparación de su Trabajo de Fin Grado (TFG). La alumna confiesa que escogió el país germano, porque ya tenía nociones del idioma "y como ya el inglés lo tengo casi dominado, quería practicar esa lengua un poco más, ya que nunca había tenido esa oportunidad", dice. "Sobre Hannover", prosigue la recién graduada, "tengo que decir que quise ir a esa ciudad porque la universidad tiene mucho prestigio, y me llamaba la atención".

Por lo que concierne a la temática de su TFG, Amaya Marquina explica que, fundamentalmente, "ha estado centrado en buscar alternativas ante la resistencia que crean muchos antibióticos". Siguiendo esta línea, la egresada en la ULPGC aclara que lo que ha hecho "es comparar un antibiótico con un antihistamínico y observar las diferentes concentraciones para averiguar cómo respondía el crecimiento bacteriano a la presencia de esas sustancias".

La joven asegura que aún tiene la sensación de estar "en una nube", tras haber visto realizado su objetivo. "Quiero disfrutar de este momento, porque ha sido muy difícil para mí conseguir esta meta Este es el resultado de una gran esfuerzo y de muchas lágrimas derramadas por el camino, por lo que no puedo describir con palabras todas mis sensaciones", enfatiza.

En cuanto a las dificultades que le han surgido durante la realización de sus estudios universitarios, Marquina apunta que, en realidad, "lo más difícil ha sido conseguir la implicación que la titulación de Veterinaria requiere. No es que sea una carrera complicada, pero sí tiene mucha parte práctica y una gran cantidad de horas lectivas". Y agrega que, "en mi caso, realizaba matrículas parciales. La carga de contenidos es muy grande, y hay que dedicarle demasiado tiempo".

Sin embargo, la mayor complejidad que ha encontrado esta estudiante durante todos estos años de formación académica ha sido "lograr organizarme con las materias". En este sentido, y según comenta, "la concentración ha sido lo peor que he logrado dominar". Pero las dificultades también llegaron a alcanzar el ámbito del desarrollo de las habilidades sociales. "Me costó mucho adaptarme, pero a medida que fui avanzando, conseguí integrarme en un grupo de compañeros con los que incluso podía salir.

No obstante, al gran logro de esta alumna con Asperger cabe sumarle que la presentación de su TFG ha sido en inglés. "Todos los alumnos hemos tenido que defender nuestra investigación en este idioma, y por supuesto yo también lo he hecho", aclara la graduada. Satisfecha con su trabajo, y más aún con la calificación obtenida, la alumna confiesa que espera ser un ejemplo para todas las personas que padecen el mismo trastorno, y tienen en mente estudiar una carrera universitaria. "Muchas personas no creían que yo pudiese terminar mis estudios, pero siempre tuve muy claro que no iba a parar de trabajar hasta conseguirlo. Lo he hecho poco a poco, pero al final lo he logrado, por lo que considero que puedo ser una motivación para todas las personas que se encuentran en mi misma situación", dice con seguridad.

A pesar de las numerosas vicisitudes que surgieron en su camino, Amaya no se rindió. Por eso, pone de manifiesto que "no hay que tirar la toalla a pesar de que no crean en ti. Las cosas cuestan trabajo y no vienen solas, por lo que si alguien pone empeño conseguirá sus metas", manifiesta. Ahora mismo, tiene como propósito continuar con su formación y realizar un máster en Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria, y si es posible, "compaginar esta actividad con un trabajo, para lograr mi autonomía", dice con contundencia.

El síndrome de Asperger es una condición neurobiológica que forma parte de los Trastornos del Espectro Autista (TEA). A pesar de que cada individuo que sufre Asperger es diferente, tienen como denominador común, las dificultades de interacción social y alteraciones en los patrones de comunicación no verbal, y problemas en aspectos relacionados con el lenguaje como pueden ser mantener el ritmo de una conversación o dificultades en la entonación.

Compartir el artículo

stats