Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nuevos medicamentos para la diabetes permiten reducir la mortalidad

El Servicio Canario de la Salud registró 10.909 casos de la patología a lo largo de 2017

Los nuevos medicamentos para la diabetes permiten reducir la mortalidad

Los nuevos medicamentos para la diabetes permiten reducir la mortalidad

La aparición de nuevos fármacos destinados a tratar la diabetes ha permitido reducir de forma considerable la mortalidad por diversas patologías asociadas. Así lo pone de manifiesto el jefe de servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Nuestra Señora de la Candelaria, Enrique Palacio. Según datos facilitados por la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, el Servicio Canario de la Salud (SCS) registró, a lo largo de 2017, a 10.909 personas con diabetes, 34 pacientes menos que en 2016, cuando la tasa se situaba en 10.943. A finales de 2017, existía un total de 168.000 personas diagnosticadas de esta afección. "Esta enfermedad es quizá, junto con el cáncer, la que más tratamientos posee en fase de investigación", manifiesta el especialista. "A día de hoy", prosigue, "hay 180 fármacos para la diabetes en fase de desarrollo a nivel mundial".

Siguiendo esta línea, el doctor hace referencia al nacimiento de medicamentos como los denominados agonistas de los receptores GLP-1, y los inhibidores SGLT2. "Son fármacos glucosúricos, que provocan una pérdida de azúcar a través de la orina. Son los más recientes y han demostrado que tienen un efecto cardiovascular importante en lo relacionado a la reducción de la mortalidad por infartos, la aparición de ictus, y el control de la hemoglobina glicosilada". Y agrega que, "sin ir más lejos, la Empagliflozina, que controla la diabetes tipo 2, ha demostrado que disminuye en un 38% la mortalidad por enfermedad cardiovascular, por lo que estamos hablando de una nueva era en el tratamiento de esta patología metabólica. Existe por tanto una protección cardiovascular añadida al propio efecto que tienen estos fármacos sobre la reducción de la glucemia".

Tipo 2

No obstante, siguiendo las indicaciones del especialista, la mayoría de estos medicamentos están destinados a tratar la diabetes mellitus tipo 2, asociada a la obesidad, y caracterizada por presentar una resistencia a la insulina que provoca una alteración en el metabolismo de la glucosa. Este tipo es, precisamente, el responsable del 92% de los casos de diabetes que se registran en las Islas.

"Pero también encontramos avances en los medicamentos destinados a tratar la diabetes mellitus tipo 1, vinculada a pacientes jóvenes, que requieren insulina por una destrucción inmunitaria de las células betapancreáticas. De hecho, hay vacunas comercializadas para prevenir la aparición de la diabetes tipo 1, e inmunoterapias celulares dendríticas que se están ensayando a una velocidad de vértigo", advierte el jefe de servicio.

Según comenta el doctor Palacio, desde 2008, la Food and Drug Administration (FDA) obliga a los laboratorios farmacéuticos que diseñan moléculas para tratar la diabetes a elaborar también un estudio de seguridad cardiovascular. "Pero esto ya es parte del presente, y el futuro está marcado por nuevos tipos de insulina que están en desarrollo por varios laboratorios, algunos en fase 1 y otros en fase 2, y son muy diferentes a las actuales. Un claro ejemplo lo ponen la insulina oral y transdermal", dice el especialista. Asimismo, la insulina inhalada es otro de los grandes avances surgidos "y ya se encuentra comercializada en Estados Unidos", expresa.

La diabetes se caracteriza por una elevación de los niveles de glucemia en la sangre, que con el transcurso del tiempo, deriva en una serie de complicaciones para la salud. "Los nuevos fármacos, por tanto, nos han permitido controlar mejor la diabetes y por ende, estas complicaciones. Antes eran mucho más frecuentes la retinopatías, las nefropatías y las neuropatías. En la actualidad, han disminuido considerablemente", apostilla el jefe de servicio.

Los avances científicos han abierto una vía esperanzadora para todos los pacientes que sufren esta enfermedad, que a pesar de ser una patología crónica, " la amplia variedad de fármacos de la que disponemos nos permite llevar a cabo un tratamiento personalizado, en función de las necesidades que requiera cada individuo, independientemente de que sufra obesidad o hipertensión, por ejemplo", aclara el doctor.

Canarias es una de las comunidades autónomas con mayores tasas de pacientes diabéticos. Por esta razón el SCS está llevando a cabo una gran variedad de programas preventivos para hacer frente a esta dolencia, además de estar trabajando en proyectos que contribuyan a mejorar la atención de los pacientes. " Las bombas de insulina ya llevan mucho tiempo en el mercado. Esto sumado a los nuevos sensores de determinación de glucosa permitirán, en un futuro no muy lejano, que a través de un aparato de suministración de insulina controle el nivel que tiene que liberar de esta hormona con independencia de la glucosa que tenga el paciente", manifiesta el profesional sanitario.

Compartir el artículo

stats