Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Escuela de 'Teleco' cumple 40 años

El aniversario coincide con la llegada del nuevo equipo directivo, que proyecta sus esfuerzos en recuperar la hegemonía de los estudios y llenar las aulas de alumnos

Iván Pérez Álvarez, nuevo director de la EITE. ANDRÉS CRUZ

La Escuela de Ingeniería de Telecomunicación y Electrónica (Eite) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria celebra el próximo mes de octubre 40 años de existencia, un aniversario que coincide con la renovación de su equipo directivo, con Iván Pérez Álvarez al frente del mismo, tras las elecciones celebradas el pasado junio. Ambos hechos invitan a volver la vista al pasado para dibujar las nuevas líneas de acción futura que devuelvan la hegemonía a estos estudios, decanos en Europa.

Un pasado que se remonta a 1978 con la implantación de los estudios en Gran Canaria, en la entonces Escuela Politécnica, gracias al crecimiento de las telecomunicaciones en España con la creación de empresas de tecnología, microelectrónica... "El boom del conocimiento tecnológico en el mundo de las Telecomunicaciones hizo que en Canarias se creara primero la escuela universitaria y posteriormente la escuela técnica superior de teleco, que formó parte de la entonces Universidad Politécnica hasta la creación en el 89 de la ULPGC. Terminó separándose del resto de ingenierías industriales porque había una cantidad de alumnos mucho mayor en aquellos tiempos que en el resto", indicó Iván Pérez.

Teniendo en cuenta dicha hegemonía, el nuevo equipo directivo -que destaca por su mayoria de mujeres, cuando la plantilla docente de Teleco es mayoritariamente masculina-, apunta como principal reto recuperar el interés social por estos estudios para frenar la bajada en las matriculaciones y "volver a llenar las aulas de alumnos". Como dato significativo, la Escuela ha pasado en once años de 800 a 300 alumnos matriculados. "Una de nuestras prioridades es hacer llegar a la sociedad canaria que existen los telecos, porque se olvidan, con todo este maremágnum de información de nuevas titulaciones, que Telecomunicación sigue siendo la base para que las tecnologías funcionen. En once años se han perdido más de 500 alumnos, y nuestro primer objetivo es la promoción de nuestra Escuela en Canarias".

Para Iván Pérez, el primer argumento que valida la importancia de estos estudios es la alta demanda, en el conjunto de Europa, de titulados en Ingeniería de Telecomunicación y Electrónica. "Es completamente contradictorio que haya una necesidad de titulados en Telecomunicación y que bajen las matriculaciones. Yo lo achaco a la explosión de titulaciones que ha generado el proceso de Bolonia. Antes había una situación muy regulada, muy clara, un número de carreras muy bien definidas, con unos perfiles muy claros de para qué servían. Pero a partir de Bolonia hemos pasado en muy poco tiempo de 300 y pico a casi 6.000 titulaciones en España".

La diversificación en la oferta de grados ha traído consigo una disminución importante en el número de alumnos en muchas titulaciones, como es el caso de las ingenierías tradicionales, como Telecomunicación. "Pero lo curioso de todo esto es que las ingenierías clásicas son las que después aportan los contenidos, yo diría que hasta el 80%, a todas esas titulaciones nuevas", indicó Pérez, haciendo también hincapié en que un ingeniero de Telecomunicaciones sale con una formación transversal, que es lo que demanda las empresas. "El mercado, sobre todo en las empresas importantes, buscan profesionales transversales, que sepan resolver, y evolucionen en su vida laboral. Si te hiperespecializas desde muy joven, en una sola temática, tu movilidad laboral es compleja, y en esto, las titulaciones nuevas son muy concretas".

Dicha situación, -bajo número de alumnos y alta demanda de titulados- se traduce en una importante "fuga de cerebros" en el ámbito de esta Ingeniería, otro de los aspectos que preocupa al nuevo equipo directivo de la Eite.

"La ingeniería de Teleco es muy transversal, los alumnos estudian telemática, sistemas de comunicación, electrónica o procesados de señales que es la base para transmitir la información de un sitio a otro. La carrera te da un bagaje importante, el titulado adquiere un abanico de formación importante, y el mundo laboral al que se incorpore es el que le va a terminar especializando. Esa es la razón por la que más del 50% de los titulados de Teleco se van a Europa, pero no por iniciativa propia, sino porque Europa los llama".

Llegados a este punto, Pérez hace una reflexión sobre el papel que debería jugar Canarias en la generación de empresas del conocimiento, y servir de polo de atracción a todo el talento que genera.

"Nuestros titulados se van a Europa porque la formación que reciben es muy buena, incluso comparada con otros sitios, pero el problema es que no pueden volver porque el sistema canario no genera la diversidad para que haya esa posibilidad, a pesar que Canarias tiene un potencial maravilloso para que se genere".

Dicho potencial pasa, según señala el ingeniero especializado en Teoría de la Señal y Comunicaciones, "porque tenemos una zona ZEC con unos impuestos muy bajos, tenemos seguridad jurídica, seguridad económica, tenemos unas relaciones con centro Europa de cuatro horas de vuelo si hace falta, estamos a cien kilómetros de África, tenemos un clima para vivir maravilloso, estamos en Europa... Con todo esto podríamos ser el Honk Kong europeo. No comprendo por qué no lo somos, porque aquí tenemos todos los medios para que se generen industrias del conocimiento. Toda la gente que ha salido de aquí, y que está formada en el extranjero, si pudiesen venir, lo harían".

Conocimiento

En este sentido, Iván Pérez hace un llamamiento a la administración pública para que facilite el proceso de creación de dicho tejido productivo. "Los políticos deben facilitar los procesos para que la gente cree ese tejido productivo basado en el conocimiento. Un lugar como Canarias es atractivo por definición. Todo lo que suponga una industria del conocimiento no tiene impedimento para estar aquí. Hay que facilitar los procesos y no poner trabas".

Ante este escenario, uno de los objetivos del nuevo equipo directivo de Ingeniería de Telecomunicación y Electrónica de la ULPGC es la promoción de sus estudios. Para ello tienen previsto visitar y hacer llegar la Escuela a todos los centros de enseñanza no universitaria, sobre todo a institutos de ESO, Bachillerato y Formación Profesional que tengan perfiles tecnológicos. "Vamos a focalizarnos en esos puntos donde es más atractivo o la gente puede percibir mejor los estudios de Telecomunicación, y a medida que vayamos avanzando ir diversificándonos", apuntó.

También se va a priorizar la captación de nuevos alumnos en las islas no capitalinas, teniendo en cuenta la trayectoria académica de dichos estudiantes. "Por mi experiencia como profesor, los alumnos que provienen de ahí sacan más del doble de resultados que la gente de Las Palmas de Gran Canaria, por ejemplo. Y queremos atraer a más gente de las islas no capitalinas, un objetivo, además, fácilmente realizables, porque contamos con la ayuda de los Cabildos".

Dentro del citado objetivo de proyección, este año la Escuela va a participar en la Semana de la Ciencia que organiza el Gobierno de Canarias, trasladándose por primera vez a otras islas, como Fuerteventura, Lanzarote y Tenerife, además de en Gran Canaria. Para ello cuentan con el apoyo del Colegio de Ingenieros en Canarias.

"Las empresas de Teleco instaladas en las Islas también están interesadas en la promoción de los estudios y nos apoyan económicamente para hacer llegar la Escuela a todos los rincones. Porque no nos olvidemos de algo muy importante, que esta es una profesión regulada. Los jóvenes se dejan llevar por el marketing de las nuevas titulaciones, pero donde están los colegios profesionales es en las titulaciones tradicionales que, además se adaptan perfectamente a lo que demanda el mercado".

El director de Ingeniería de Telecomunicación también puso en valor el alto nivel de investigación que existe en la Escuela, como evidencia el hecho de que un sólo centro académico haya generado dos institutos universitarios de la importancia del Iuma (Instituto de Microelectrónica Aplicada) y el Idetic (para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación en Comunicaciones).

"Nuestra Escuela, sin ser muy grande, ha generado la creación de dos institutos universitarios potentes, de los que mas actividad llevan, y es un sello que tiene el mundo Teleco porque, de forma natural, los propios institutos están vinculados a la industria y se dedican a generar cosas reales, tangibles, de procesos que la industria necesita"

El profesor Pérez destacó al respecto que, gracias a la actividad de ambos institutos de la ULPGC, Iuma e Idetic, las transferencias entre la Escuela y las industrias, dentro y fuera del país, son de las mayores que hay en España. "Yo que procedo de la Politécnica de Madrid, puedo decir que la Escuela Superior de Teleco de Madrid está a años luz en cuanto a actividad de transferencia tecnológica, y de la cantidad de recursos que mueve, económicos, de personas, de relaciones... Nuestros Institutos son un sello de calidad".

Así, en los 120 metros lineales de la Escuela y una plantilla de unos cien profesores e investigadores, han surgido estos dos institutos universitarios de investigación, que han mantenido un nivel continuo de actividad en cuanto a proyectos y transferencia, que los sitúa entre los primeros puestos.

"Primero nació el Iuma y una década más tarde el Idetic, lo cual internamente ha sido un acicate para seguir mejorando, es una especie de competencia sana que nos incentiva para conseguirlo, y eso ha servido mucho para que la imagen de la ULPGC a través de los institutos sea tan reconocida. Diría incluso que la Escuela de Teleco ha quedado un poco eclipsada por la importancia que han adquirido los institutos de investigación, ya que la imagen real que se transmite es la de éstos. Pocas universidades en España, cuentan con facultades o escuelas con varios institutos de investigación, no es normal", concluyó Iván Pérez.

Compartir el artículo

stats