Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

Rafael Rebolo: "Necesitamos un empujón para renovar en diez años los instrumentos del GTC"

"Es importante para La Palma que el primero y el más grande de la serie de los Cherenkov se haya hecho aquí" señaló el director del Instituto de Astrofísica de Canarias

Rafael Rebolo: "Necesitamos un empujón para renovar en diez años los instrumentos del GTC"

¿La inauguración de este nuevo telescopio es un paso más para asentar a los observatorios de Canarias entre los mejores del mundo?

Sí, es un paso más porque hacemos realidad un observatorio, poco a poco, de primera línea y que tiene dentro de él observatorios que también son de primera línea. El telescopio es un hito porque es el primero de la serie de Cherenkov en el mundo. Hemos llegado a tener ya en La Palma al primero y además es el más grande la serie. Eso demuestra que aquí podemos hacer cosas y que cuando nos comprometemos a hacerlas, trabajamos seriamente con ellas. Este mensaje es bueno para el equipo que está detrás, lo ven como un aliciente a seguir trabajando porque preparar y construir estas cosas y después montarlas aquí es duro y tienen que pasar todavía años para poder hacer ciencia, que es lo que nos motiva. Este solo no puede hacer ciencia, Hasta que no estén los otros tres puede ayudarnos a saber que funciona todo bien.

¿Podemos decir entonces que el reto del LST-1 es más tecnológico?

Sí, sí, desde luego, el reto es mostrar que funcionan todas las nuevas tecnologías se incorporan respecto a los Magic, por ejemplo. Vamos a probarlo, iremos mejorando los otros mientras se van construyendo para que cuando lleguen no tengan los problemas que lógicamente encontraremos en este.

¿Cómo va el proyecto de los otros tres?

Es un plan exigente porque el primero nos ha llevado tres años y en tres años tenemos que hacer tres. Vamos a ver si somos capaces. Y ya veremos si podemos poner los auxiliares también, para lo cual necesito socios porque no los tenemos todavía. Estos días he tenido negociaciones importantes y a lo mejor cuando en noviembre se reúna aquí en La Palma el cuadro director del CTA, espero que se pueda anunciar lo que va a ser finalmente. Creo que los 14 inicialmente pensados no va a ser viable, pero espero tener un número. Ahí cerraremos una etapa y será importante en los próximos meses.

Al menos en lo que se refiere a la tramitación, ¿irá más fácil que con este primero?

Este tuvo muchas trabas, muchas, y no sé si ahora será más fácil. Lo que sí es verdad que hemos aprendido mucho con la tramitación del primero, y hemos aprendido muchísimo con la tramitación del Telescopio de Treinta Metros, con lo cual ese aprendizaje nos va a ayudar a hacer las cosas en todos sus pasos pero con más eficiencia y también a que la Administración sepa los pasos que tienen que dar. Han cambiado también las cosas, ahora tenemos una ley de territorio que declara en disposición adicional que las instalaciones telescópicas son prioritarias en suelo rústico de cualquier isla de Canarias, si lo deciden así las administraciones con el Instituto de Astrofísica de Canarias. Esto es importantísimo porque es un apoyo de la sociedad a este tipo de ciencia e instalaciones, que para nosotros es fundamental.

Quizá les faltaba ese apoyo tan claro

Bueno, pero ahora faltan otras cosas como que se avance en los planes de ordenamiento municipales que nos ayudan a tener todo mucho más claro desde el punto de vista jurídico. Pero esas cosas ya dependen de la municipalidad, del Cabildo,... también se ha avanzado mucho y me dicen que muy pronto estará eso listo. De esta forma las incertidumbres jurídicas que pudieran argumentarse ya no existirán. Estamos hablando de un territorio que está desde hace 40 años en un tratado internacional dedicado a la ciencia como una aportación que hace Canarias, La Palma, a la ciencia mundial y cuyo uso estaría ya muy reglamentado, cosa que en el pasado no existía y que ha podido generar ciertas dudas de cómo se debían hacer las cosas y eso retrasa mucho los procesos.

Hablaba antes de los auxiliares del LST, ¿está negociando para buscar financiación?

España la tiene reservada ya, vinculada a Feder. Reservó para los cuatro de 23 metros y para un número de los de tamaño medio. Pero la condición es que el otro 50% lo aporten instituciones de otros países, el proyecto se ha acordado en esos términos y necesitamos que haya esa garantías y llevamos meses, años, tratando de conseguir un acuerdo y no lo hemos conseguido todavía.

Iniciaron contacto con algunos países como Francia o Alemania, ¿no han dado frutos?

Seguimos en contacto y vamos a ver si podemos buscar una solución, no ya con Francia y Alemania, sino con la entidad CTA Observatorio, que recoge las aportaciones de diez o doce países en este momento. Tenemos que buscar un acuerdo ya con esta entidad.

Es que se trata de un proyecto de unas magnitudes realmente gigantescas, por su implicación científica y por la colaboración internacional

En su conjunto, a nivel mundial, sí. Involucra a 1.400 científicos e ingenieros, al Observatorio en Chile y al de La Palma, la sede central de administración en Polonia, la sede de datos científicos en Berlín,... Es un proyecto, efectivamente, de características grandes pero no es más grande que otros que se han hecho. El proyecto que hay en Chile, Alma, es de mayor envergadura, con mayor costo e incluso con mayor participación internacional y el gestor de ese proyecto es ahora es encargado del CTA. Tenemos muy buen equipo con ayuda de España, de Japón, de Alemania, de Francia, entre otros. Va a ser un proyecto que la humanidad va a sentirse orgullosa de haberlo hecho, llevará unos años de desarrollo todavía.

Destaca que LST sea el primero del mundo, ¿cómo es que no se han empezado los del Hemisferio Sur?

Tienen la intención de hacerlos pero todavía no están preparados para recibirlos o para instalarlos, algún telescopio está hecho ya en Italia pero no lo pueden llevar, tienen que hacer la infraestructura y tienen sobre todo que firmar el acuerdo final de aprobación de la instalación por parte de Chile. Para el proyecto global, después de tantos años, porque este proyecto tiene una trayectoria de bastante más de diez años, el que primero esté en La Palma es muy positivo para esos científicos que han dedicado tanto tiempo de su vida y que quieren verlo materializarse. Creo que es una inyección de optimismo y de energía para afrontar lo que queda. Creo que esto lo teníamos que hacer, Japón quería hacerlo, Alemania quería hacerlo y España también quería hacerlo y creo que esta inauguración es una constatación de que hemos llegado hasta aquí, queda un camino duro y lo vamos a conseguir también. Eso es importante para dinamizar a tanta gente en tantos sitios.

Ahora todos los científicos de este tipo de observación estarán al menos un año pendiente de lo que ocurra en La Palma

Sí, para ver cómo funciona el equipo porque va a estar en pruebas, estará años en pruebas.

¿Pero al final los telescopios no están en pruebas permanentes? ¿O por el ejemplo el GTC está a pleno rendimiento?

GTC va a cumplir diez años el año que viene y eso en la vida de un telescopio es la entrada a una madurez joven y precisamente celebraremos esa llegada con un congreso en diciembre, Ciencia con el GTC. El Telescopio va bien, se ha ganado prestigio y respeto de la comunidad internacional que le hace situarse entre los mejores telescopios que se han construido nunca en la historia de la humanidad. Esa es la realidad, y la ciencia que va acumulando la vamos a poner en revisión y estamos trabajando en cómo trasmitir los principales resultados. Siempre podemos ir a más y mejor pero lo que está claro es que lo que se ha hecho es para estar orgullos.

Hace poco se estrenó el último instrumento, EMIR, ¿cómo está funcionando?

Comenzó a hacer sus investigaciones científicas después de muchos años de construcción hace muy poquito y ahora vienen otros instrumentos que han hecho por ejemplo la Universidad Complutense de Madrid y ahora está la Universidad de Florida concluyendo para el año que viene o para el siguiente otro instrumento. El telescopio está vivo, con una renovación de sus instrumentos como debe ser. Ahora he hablado con el ministro Pedro Duque porque necesitamos que GTC tenga una inyección de fondos para que su instrumentación se renueve. Es como las gafas, que se van rallando o quedando obsoletas, y hay que estar atentos para tener una visión perfecta. El telescopio necesita también una visión perfecta y eso implica tener también mejoras en sus instrumentos cada cierto número de años. Tenemos que discutir el plan de instrumentación de la propia década y lo vamos a empezar a discutir en ese congreso en diciembre. La idea es tener un plan serio que se tendrá que financiar.

¿Pero ya hay ideas?

Las ideas están proponiéndose constantemente y se ha dado de plazo para una primera ronda de ideas de instrumentos para GTC. Queda este mes que viene, de forma que en diciembre se hará un resumen y empezaremos a cuestionar las ideas y a ver cuál de ellas es la mejor y por qué, luego cómo podemos mejorarla... Saldremos con una visión clara de lo que puede ser la próxima década para el GTC, que es importante para nosotros y vamos a seguir impulsándolo. Hemos hablados con el ministro y tengo de nuevo el compromiso de que sea un futuro muy apoyado por el Gobierno, espero que es pueda materializar.

De momento todos los Gobiernos han demostrado apoyo aunque no siempre se ha podido materializar

Nos han mantenido en un nivel. GTC nació con la crisis, que es muy mala época y por tanto ha sufrido mientras que otros telescopios en el mundo han tenido recursos. Nosotros hemos estado en lo justo y merecemos darle una oportunidad de demostrar qué es, realmente no se trata ya de estar entre los siete u ocho sino en el podio y para eso se necesita un empujón.

¿Necesitan otro empujón para el Telescopio Solar Europeo?

Con el Solar debo decir que en este momento estamos financiados adecuadamente para llevarlo a una fase de diseño completa. Lo que tenemos que hacer los científicos en nuestro país y en los demás en convencer a las autoridades para que dentro de dos años estén en condiciones de firmar un acuerdo para construirlo. Ahí estamos trabajando, aquí tenemos el apoyo pero también es verdad que España será el 20% y el 80% restante del costo tendrá que venir de otros países así que la labor ahí es convencer a Alemania de que sea un motor o a Japón de que entre al proyecto. En ese sentido ya estamos en conversaciones y es importante porque Japón es una potencia extraordinaria en ciencia, y también estamos en conversaciones con Corea, para que haya un consorcio asiático que participe en el proyecto. Si lo lográramos estoy convencido de que el reto salga adelante.

Compartir el artículo

stats