Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hawaii se queda con el TMT pero se mantiene La Palma por si surgen trabas

Los responsables del proyecto aprovecharán el permiso de obra en la isla americana aunque piden a Canarias que siga con los trámites

Ilustración del TMT.

Ilustración del TMT.

La Palma ha perdido casi definitivamente sus aspiraciones de albergar el Telescopio de Treinta Metros (TMT), infraestructura científica que se empezará a construir en Hawaii después de que la Corte Suprema del estado americano diera el visto bueno a la obra. Según explicó el responsable científico del proyecto, Christophe Dumas, a la Cadena Ser, el consorcio responsable de la iniciativa va a "intentar hacer uso de ese permiso".

No obstante, tanto Dumas como el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo, insistieron en que las opciones de La Palma no están del todo perdidas puesto que aún cabe la posibilidad de que surja cualquier traba que frene de nuevo la construcción.

"La decisión que hemos tomado es empezar la construcción en Hawaii, porque tenemos nuestro permiso de construcción aprobado por la Corte Suprema y vamos a intentar usarlo y si no se puede claro que cambiaremos de lugar y elegiremos el alternativo que es La Palma", explicó Dumas quien aclaró que aún no "hay fecha" para iniciar la obra.

Por su parte, Rebolo especificó a la emisora que la información remitida al IAC por parte del consorcio es que "consideran que el camino puede tener todavía algunas complejidades difíciles de prever y que quieren tener en cualquier caso el proceso de licencia en La Palma" y entendió que "quieren estar preparados por si esas complejidades que no serían de carácter legal hicieran imposible la construcción allí". De hecho, la obra ya se inició en su momento en Hawaii pero diversos conflictos con la población nativa obligaron a sus responsables a pararlas y a buscar una alternativa, eligiendo entonces el Observatorio del Roque de Los Muchachos como segunda opción.

Al respecto, Dumas aseguró que el diseño general del TMT no varía en función de lugar en que se ubique, salvo "detalles" que cambian tales como el voltaje empleado o las características de los instrumentos para adaptarse a la atmósfera "puesto que la altura es algo menor en La Palma".

"Los dos son lugares increíbles", apuntó el director científico del proyecto quien aprovechó su participación ayer en las Islas en un acto sobre la Ley del Cielo para destacar la calidad de la observación en el Archipiélago: "Un cielo oscuro es fundamental y la protección en La Palma formó parte de la decisión del consorcio para elegirla como alternativa". Precisamente, a juicio de Rebolo esa valoración es uno de los principales beneficios de este proceso puesto que "este consorcio formado por cinco países de primer nivel ha establecido que el cielo de palmero está esta entre los tres mejores del mundo".

Compartir el artículo

stats