Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sancocho se cuela en Can Roca

La grancanaria Natalia González representó el sabor del Archipiélago en la final del certamen 'GMchef 2018', que acogió el espacio Mas Marroch del prestigioso restaurante

El sabor del sancocho canario irrumpió ayer en la que podría considerarse la catedral de la gastronomía. Así, el espacio Mas Marroch del prestigioso restaurante El Celler de Can Roca, situado en la provincia de Girona y regentado por los hermanos Joan, Josep, y Jordi Roca, fue el escenario escogido para celebrar la gran final de la tercera edición del concurso GMchef, Alimenta tu talento -organizado por GM Food- bajo la enseña GMcash. Un evento que fue conducido por Arancha González y José Ribagorda, en el que la grancanaria Natalia González, estudiante de primer curso de Hostelería en el IES Santa María de Guía, tuvo el privilegio de representar al Archipiélago con este plato autóctono. Sin embargo, a pesar de que la propuesta no la llevó a situarse en el podio, González aseguró estar "muy satisfecha" por haber llegado a la última fase de esta importante cita gastronómica.

"Me siento ganadora solo por haber llegado a la final de este concurso. Estoy muy satisfecha y orgullosa del trabajo que he realizado", manifestó emocionada la estudiante grancanaria. Bajo el título, Tradición y sentimiento -el mismo que le concedió el billete directo a la final- González se propuso cautivar una vez más el paladar de un jurado presidido, esta vez, por el afamado chef, Joan Roca, que compartió mesa con otras reconocidas figuras del sector como Erlantz Gorostiza, director gastronómico y jefe de cocina del restaurante del hotel Riz-Carlton Abama de la Isla de Tenerife; Xanty Elías, chef del establecimiento Acánthum, en la provincia de Huelva; Jesús Terrés, periodista gastronómico y socio fundador de la agencia digital, Lobo; y Pere Laymon, consejero delegado de General Markets Food Iberica.

Joan Roca abrió las puertas de la cocina de su casa poco antes de las 16.00 horas -hora Peninsular- para que los seis finalistas que lograron hacerse un hueco en la última fase de este concurso pudieran dar rienda suelta a su talento culinario.

Uno a uno, bajo las directrices del joven chef grancanario Óscar Dayas, fueron cobrando protagonismo. Tradición y sentimiento tomó el primer turno de participación, y según comentó González, se trata de una tapa basada en el tradicional sancocho canario, que quiso elaborar en honor a su madre. De este modo, haciendo uso del "sentimiento" como ingrediente principal, la representante de las Islas se propuso difundir las costumbres propias de su tierra.

"Elegí el sancocho canario porque me encanta la cocina tradicional. Soy una amante de las nuevas técnicas, pero siempre en su justa medida , para no romper con el sabor", confesó la finalista. Después de González, llegó el turno de Arnau Triola, estudiante de la Escuela de Hostelería y Turismo de Girona, que sorprendió con un cóctel de gambas. Poco después, Juan Gaspar, del IES Heliópolis de Sevilla, procedió a emplatar un cazón sobre crujiente de adobo y helado de orégano.

Pero la que logró conquistar al exigente jurado fue Eugenia Lorente, del IES Cap de L'Aljub en Alicante, y la cuarta en tomar el relevo. La estudiante elaboró una deconstrucción de gazpacho manchego, que la llevó a hacerse con la victoria. Un éxito que le permitirá realizar prácticas formativas en El Celler de Can Roca, la misma casa en la que se le ha concedido la distinción, y que ostenta tres estrellas Michelin.

Después, salió al escenario Magdalena Mas, del IES Juníper Serra de Mallorca, que elaboró un frito de zanahoria morada que la situó como tercera clasificada. Una posición que le permitirá hacer una estancia en el restaurante onubense Acànthum, propiedad de Xanty Elías, y que también cuenta con una estrella Michelin.

Por último, María Eugenia Barberá, alumna del IES Hostelería y Turismo de Alcalá de Henares (Madrid), sorprendió con una propuesta thailandesa denominada Croqueta de pad thai. Un plato, que la coronó como segunda clasificada del concurso y que le ofrecerá la posibilidad de recibir formación en el restaurante MB de Martín Berasategui, ubicado en el Abama Resort de Tenerife, y distinguido con dos estrellas Michelin.

En esta ocasión, el concurso nacional contó con la participación de de más de 1.080 alumnos procedentes de 82 escuelas repartidas por todo el territorio. En total, los aspirantes han echado un pulso en seis semifinales: Centro (Madrid, Castilla la Mancha y Castilla y León); Norte (La Rioja, Navarra, y País Vasco); Cataluña; Levante-Baleares (Levante, Baleares y Murcia); Andalucía; y Canarias.

De hecho, la grancanaria Natalia González fue seleccionada el pasado mes de octubre para representar a las Islas, en la semifinal celebrada en Canarias. Esta vez, el decisivo encuentro tuvo como escenario el acogedor Hotel Escuela de Santa Brígida.

Compartir el artículo

stats