Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Esty Quesada

"En YouTube abundan las personas cero creativas que quieren ir de artistas"

"Me puse delante de una cámara porque me aburría y porque me quería morir, básicamente", afirma la creadora del canal de YouTube 'Soy una pringada'

Esty Quesada.

Esty Quesada. MIKI LÓPEZ

¿Qué le animó a ponerse delante de una cámara?

El aburrimiento y que me quería morir, básicamente.

Tiene cerca de 240.000 seguidores en YouTube. ¿Se imaginaba tanto éxito?

No. Yo creo que las cosas hay que hacerlas porque te gustan, no esperando nada. No buscaba ser popular, lo hice porque me aburría. Si alguien veía mis vídeos, pues bien, pero no tenía ningún tipo de pretensión.

¿Qué hay de realidad y qué de personaje en 'Soy una Pringada'?

Es todo realidad.

¿Cómo se puede ser 'contrayoutuber' empleando YouTube como canal?

Pues no sé. Quizás se me considera contrayoutuber porque creo que muchos youtubers de España son una mierda y muy falsos. Hay algunos muy guays, pero pocos. Además, normalmente en YouTube hay muchos tags y cosas precocinadas y yo hablo de lo que quiero y digo lo que me da la gana, y eso no abunda, parece.

¿Qué prolifera, según su punto de vista, en YouTube?

Los tags, gente copiando a otra pensando que se va a hacer famosa, gente fingiendo ser como no es para ver si así hace gracia, pero no. Sobre todo abundan las personas falsas y cero creativas que intentan ir de artistas.

¿Qué consejo le darías a Mark Zuckerberg para Facebook?

Que se pase a Twitter, que Facebook está pasadísimo.

¿Y qué cree que se podría hacer para ponerlo de nuevo de moda?

Pues matar a todos los jóvenes y dejar sólo a las abuelas que tienen Facebook. Hoy en día se busca algo más exclusivo, creo yo. Facebook es un poco el lugar donde tirar toda tu mierda. En vez de subir una foto, la mejor que te has hecho, como en Instagram, subes 50 para que lo veo tu familia en Alicante. Creo que está un poquito pasado y que ahora se lleva más lo artístico, que tiene más cabida en Instagram, y el humor, que tiene más cabida en Twitter.

Tiene fama de hater. Dígame algo que no odie, o mejor, que le encante.

Me gustan muchas cosas, la cultura en general, el cine, la música, el rock alternativo, la moda, el maquillaje...

¿Cómo ve a los jóvenes de su generación?

Veo dos partes muy marcadas en esta generación. Una vacía, de gente que quiere ser famosa porque se lleva, pero que no tiene ninguna cultura ni ningún referente, y otra, más underground, de jóvenes que realmente tienen proyectos y hacen cosas muy creativas.

¿Cómo definiría la cultura trash?

Para mí es un estado de amoralidad total en el que haces lo que te da la gana y entiendes la vida como un juego, en el sentido de que sabes que todo es una mierda y que lo mejor que puedes hacer es divertirte y reírte de absolutamente todo, así la entiendo yo.

Si hubiera nacido en otra época, sin internet y redes sociales, ¿cómo cree que hubiera dado rienda suelta a su creatividad?

Los artistas siempre encontramos una manera de soltarlo todo, ya sea escribiendo o haciendo cine. Yo creo que me hubiese montado una banda, de esas que no sabían ni cantar ni dar cuatro acordes, como los Sex Pistols, o hubiese hecho un fanzine, películas, obras de teatro o lo que fuese.

¿Qué tal su experiencia al frente de la serie Looser, de la que es guionista, directora y protagonista?

Me tiré a la piscina bastante y salió muy bien porque me dejaron mucha libertad para hacer lo que quisiese y yo tenía claro que quería hacer una historia de freaks contada desde el punto de vista freak, porque desde el punto de vista de una persona normal ya hay muchas. Fueron seis capítulos y ahora estoy en reuniones para hacer la segunda temporada, que me apetece mucho.

¿Cómo lleva la fama?

No sé, normal. Obviamente digo más el lado bueno, porque la fama me ha dado muchas cosas, pero soy una persona muy sensible, aunque no lo parezca, y el lado malo me afecta demasiado. Lo sé sobrellevar, porque al final aprendes, pero, por ejemplo, es un poco duro no saber si la persona que se te acerca lo hace porque le caes bien de verdad o porque quiere algo de ti. Hay que andar con mucho ojo y tener una coraza constante, es un poco cansado, pero me compensa por todo lo bueno que me ha dado.

¿Con qué proyectos se ve en el futuro?

Primero quiero hacer la segunda temporada de mi serie Looser y luego querría tirar por el rollo del cine. Me gustaría hacer una peli propia, sin salir, sólo escribirla y dirigirla. También querría seguir haciendo cosas como actriz. La verdad es que era algo que pensaba que nunca haría en mi vida, de hecho, creía que actuaba fatal. Fueron los Javis, cuando salí haciendo un pequeño cameo en La Llamada, que fue lo primero que hice como actriz, los que me dijeron que actuaba genial. Por cierto, voy a salir haciendo un cameo en 'Terror y Feria', del director y guionista Benja de la Rosa. Me gusta mucho actuar, me emociona incluso.

¿Es más feliz que cuando empezó, hace tres años?

Se podría decir que sí, pero es que he descubierto que la felicidad es un rayo de sol en una tormenta y que constantemente tienes que luchar. Viniendo de YouTube me ha costado mucho que me tomen en serio y a día de hoy todavía hay quien no lo hace. La gente sólo se queda con tu vídeo más famoso e ignora todo lo demás. Yo creo que ya he hecho suficientes cosas, y bien hechas, para que me tomen en serio, por ejemplo, escribir dos libros no es moco de pavo. Así que sí, estoy más contenta ahora y no me quiero matar la mayoría del tiempo, lo que es un gran paso para mí, porque antes me quería matar todos los días de mi vida. Estoy guay.

¿Qué nos puede contar de su proyecto con Javier Cámara?

Es una serie de Globomedia que se llama 'Vota Juan'. El director de casting me ofreció el papel de la hija gótica de un político súper hijo de puta, que interpreta Cámara. Es un personaje que tiene tintes de mí, de adolescente angustiada con la vida y enfadada con el mundo, pero que tiene también su lado sensible.

Compartir el artículo

stats