Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Arturo Valls

"Quiero ver si supero a Jordi Hurtado en la televisión"

"Quiero ser optimista y pensar que siempre habrá gente que quiere cambiar las cosas", afirma el presentador y actor

Arturo Valls.

Arturo Valls. FERNANDO BUSTAMANTE

¿Cómo definiría su película Tiempo después ?

Tiempo después es una comedia única, con un director impar y un estilo muy particular, y con un discurso muy importante y una sustancia que la hace muy enriquecedora.

¿Qué es lo que más le atrajo de esta comedia posapocalíptica?

No me dejé llevar por el apellido de José Luis (Cuerda) ni por esas obras tan icónicas como Amanece, que no es poco, Total o Así en el cielo como en la tierra, sino que la historia de ese futuro distópico me gustó muchísimo y me atrajo la idea de hacer una comedia futurista con ese discurso social que tiene tan poderoso.

Muestra un futuro, enmarcado en el 9177, pero que tiene mucho que ver con el momento actual.

Sí, al final no deja de ser una sátira que hace de la sociedad actual. Estamos en el futuro pero nos cuenta muchas cosas del presente.

¿Cree que el público volverá a conectar con este humor tan particular que retrotrae a Amanece, que no es poco ?

Por supuesto. Tiene más narrativa y una estructura más reconocible que su hermana mayor y la gente se divierte mucho, porque al final José Luis hace una radiografía del mundo en el que vivimos y de cómo somos. Y eso la gente lo reconoce y lo disfruta, porque a pesar de tener a veces un discurso un poco agrio la película es muy divertida y muy Cuerda.

En los festivales donde ha sido presentada las carcajadas han sido la tónica habitual.

Sí. Tanto en San Sebastián como en Gijón, como en Sevilla o Albacete... ha habido unos aplausos y ovaciones yo con eso ya me siento pagado.

¿Qué le animó a involucrarse en una nueva aventura cinematográfica como productor además de como actor después de vivir esta doble experiencia con Los del túnel ?

Los del túnel tenía un tono que disfruto muchísimo como espectador y quería dar la oportunidad a directores noveles, como Pepón Montero. Pero en el caso de Tiempo después ha sido un homenaje que me hacía a mí mismo, como seguidor y fan de las películas de José Luis Cuerda. Poder meterme de lleno en un universo que me sorprendió de más joven, cuando vi Amanece, que no es poco. Disfruté tanto de esa película que formar parte de Tiempo después y favorecer a que se produzca ha sido un placer, la verdad. De momento son las películas que me gusta ayudar a que se conviertan realidad.

¿Qué pensó al leer el guión?

Había oído hablar de un guión que tenía José Luis Cuerda que estaba hecho con los mimbres de Amanece, que no es poco, y cuando me llamaron yo acababa de hacer Los del túnel. Hablé con mi socio, el productor Félix Tussel, y no solo conocía el guión sino que su padre ¡había producido la primera película de José Luis Cuerda! Fue una señal. Había que hacerla sí o sí. Fue entonces cuando nos lanzamos a buscar financiación.

Está rodeado de un reparto de lujo, con grandes nombres de la comedia.

Sí, inesperadamente están muy brillantes [risas]. No es que no nos lo esperáramos pero sí que había cierto miedo a ver cómo actores de nuestra generación iban a recitar e interpretar esos textos tan barrocos y elaborados. Había mucho respeto y admiración a José Luis y a todos esos actores que hicieron esa película tan mítica con la que muchos hemos crecido y es un referente. Era una especie de homenaje. La clave fue Miguel Rellán, que entronca con la generación de los actores de Amanece, que no es poco. En las lecturas de guión escuchábamos cómo pronunciaba sus frases y supimos que ése era el tono, que así tenía que sonar. ¡Y creo que salimos bien parados!

¿Algún truco que se pueda desvelar?

[Risas] Nada, nada, lo que sí hice fue buscarme un personaje que no tuviera esas parrafadas tan difíciles de memorizar, porque ¡madre mía! Roberto Álamo confiesa que se ha hecho más de un Marilyn Monroe. Colgaba papeles con los textos por los muebles, te girabas y de repente detrás de una puerta o en la espada de un figurante había colgada una cartulina.

¿Cómo imagina el futuro?

Bufff [risas]. Me puedo imaginar un futuro un poco parecido al que plantea José Luis pero el mío sería de marca blanca, de Hacendado. ¡No tengo esa capacidad creativa que tiene José Luis!

¿Cree que puede ser similar a lo que describe la película?

Lamentablemente sí porque intuyo que hay cosas que no van a cambiar. Por ejemplo, si pensamos en el medioambiente, todo apunta a que nos lo vamos a cargar. Seguirá habiendo desigualdades entre ricos y pobres, un mercado que se lo come todo y lo empaqueta todo, y dirigentes tomando decisiones absurdas y despóticas. Quiero ser optimista y pensar que siempre habrá gente que quiere cambiar las cosas, pero huele a que esto va a ser siempre así.

¿Cómo se ve en el 9177, "mil años arriba, mil años abajo"? ¿Seguirá al frente del programa Ahora caigo ?

Bueno, voy a ver si supero a Jordi Hurtado porque entonces ya me quedaría contento [risas]. Me lo paso muy bien, es como salir al patio del recreo a hacer el ganso. Lo disfruto mucho y el público responde de forma increíble después de siete años, batiendo récords de audiencia y tan en buena forma, que oye, por qué no.

Compartir el artículo

stats