Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Erwin Neher achaca la fuga de talento a la dificultad para hacer ciencia en España

El Nobel de Medicina y Fisiología alemán reivindica en la ULPGC el esfuerzo en la investigación básica y comparte su trabajo para entender las patologías "incurables"

39

Erwin Neher y Eva María Neher, en el Campus Nobel Veterinaria

"Hemos colaborado mucho con laboratorios españoles en estos años y pude comprobar avances reales en los años 80, en los 90 y principios del siglo XXI, con un muy buen desarrollo. Sin embargo, eso empezó a cambiar hace 10 o 15 años, y lo que compruebo a diario es la dificultad para los compañeros jóvenes de España para empezar su carrera investigadora, y de ahí la fuga de talento hacia Estados Unidos u otros países". Así lo afirmó ayer el científico alemán Erwin Neher, premio Nobel en 1991 de Medicina y Fisiología, durante su visita a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria para participar, junto a su mujer, Eva Maria Neher, bioquímica y directora del Laboratorio experimental XLAB de la Universidad de Göttingen (Alemania), en el Campus Nobel Veterinaria, celebrado con motivo del 30 aniversario de la ULPGC.

Los investigadores alemanes inauguraron el acto celebrado en la Facultad de Veterinaria, acompañados por el rector de la ULPGC Rafael Robaina, el alcalde de Arucas Juan Jesús Facundo, y el decano del Centro Juan Alberto Corbera. Previo al acto, en un encuentro con los medios de comunicación, el Nobel de Medicina reivindicó la importancia del esfuerzo en la investigación básica, y animó a los jóvenes a perseverar en dicho mensaje. "Los políticos en España saben de la importancia de la investigación, pero todo tiene que ver con decisiones que hay que tomar y prioridades. Es importante que los investigadores, en particular los jóvenes, sigan repitiendo y apoyando que la investigación en ciencias básicas es importante. Eso lleva tiempo, pero sigue habiendo esperanza", apuntó.

Como ejemplo, Erwin Neher destacó los 40 años de su carrera científica, en el campo de las señales sinápticas entre neuronas. Asegura que su interés por la ciencia comenzó desde muy joven, cuando estudiaba en el instituto y se preguntaba qué pasaba con las señales eléctricas en el cuerpo. Eso lo llevó a estudiar primero Física y luego Biología, para entender mejor esas señales eléctricas y en qué se basan.

Caracoles

"Cuando tuve que elegir el tema de mi tesis doctoral, tuve la suerte de encontrar al Instituto de Electrobiología y todo empezó con la investigación del sistema nervioso de los caracoles", indicó el médico y biólogo alemán. Dicho estudio sobre los impulsos nerviosos le llevaron a darse cuenta de que todo tenía que ver con la membrana alrededor de la célula que se abre y cierra de forma transitoria.

El tema de su tesis se basó en comprobar el mecanismo de poro cuando el orificio, la membrana se abre y se cierra, e intentó averiguar cuando ocurre eso. Una investigación que llevó a cabo junto a su colega, el doctor Bert Sakmann en la Universidad de Göttingen, y que les condujo a desarrollar una técnica para medir las señales en las células. "El problema que tuvimos desde el principio era medir esas señales, que eran cien veces más pequeñas de lo que se podía medir en aquel momento". Así crearon la técnica de Patch-clamp, que permite medir el flujo de iones a través de los canales de membrana celulares, por la que obtuvieron el premio Nobel. "Tuvimos suerte y funcionó y pudimos comprobar lo que pasaba en la membrana", indicó.

Sus estudios han contribuido a avanzar en el ámbito de la medicina, facilitando la comprensión de enfermedades como la diabetes o la fibrosis quística, y el desarrollo de nuevos medicamentos. Hoy, sus trabajos se centran en entender las razones por las cuales hay enfermedades que no son curables. "Cuanto más sepamos, mejor nos podremos enfrentar a estas enfermedades y buscar soluciones".

Su esposa, Eva Maria Neher, ha logrado revertir el escaso interés por la ciencia primero de los jóvenes en su país, y hoy en día de todo el mundo. Gracias al apoyo del gobierno alemán, creó el Laboratorio experimental XLAB de la Universidad de Gotinga, donde los alumnos trabajan como jóvenes investigadores en laboratorios reales, experimentando y sacando sus propias conclusiones, una forma infalible para despertar vocaciones.

Compartir el artículo

stats