Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo medir la calidad de la alimentación

La nutricionista Garlene Beatriz Zamora imparte una conferencia al sector farmacéutico centrada en la correcta lectura del etiquetado de los productos

La dietista y nutricionista Garlene Beatriz Zamora, ayer, en el acto organizado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas. andrés cruz

Cómo seleccionar los mejores alimentos a partir de una correcta lectura del etiquetado que los acompaña. Se trata de una acción que muy pocas personas llevan a cabo y que puede llegar a afectar de manera considerable a la calidad de vida. Sobre estas líneas, la dietista y nutricionista Garlene Beatriz Zamora, que ejerce su actividad en la Asociación de Diabéticos de Gran Canaria (Adigran), centró ayer su ponencia en la Cooperativa Farmacéutica Canaria (Cofarca). Se trataba de una cita organizada por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas (COF) y dirigida a los profesionales del sector con el propósito de aportarles la información necesaria para que puedan contribuir a educar a la ciudadanía en esta materia.

Lo cierto es que el ritmo de vida acelerado y la falta de conciencia social hace que muchos sujetos no se detengan a analizar los ingredientes de los productos que adquieren en los supermercados. "Lo primero que hay que saber distinguir es la diferencia que existe entre un producto procesado y otro ultraprocesado", comentó Zamora. En este sentido, la dietista y nutricionista explicó que, a pesar de que ambos indiquen que han sido sometidos a procesos industriales para mejorar su calidad, "los procesados pueden contener entre dos y cinco ingredientes perjudiciales, mientras que el ultraprocesado supera esta última cifra".

Sin embargo, su análisis fue más allá. Por esta razón, la ponente quiso hacer hincapié en la relevancia que tiene el tipo de aceite con el que se encuentre elaborado cada producto. "No es lo mismo que contenga cinco ingredientes poco recomendables más aceite de oliva, que incorpore el mismo número y además se le añada aceite de palma".

En base a sus indicaciones, lo ideal sería consumir más materia prima, pero si este acto no se lleva a cabo "lo que hay que hacer es leer con detenimiento las etiquetas de los productos para averiguar la cantidad de azúcares que contienen, las grasas saturadas e hidrogenadas, y la sal", expresó Garlene Beatriz Zamora.

Unos ingredientes, que a propósito, "contribuyen con el desarrollo de la diabetes tipo 2 y de enfermedades cardiovasculares". Ante esto, la profesional se mostró muy contundente al recomendar "eludir" su consumo.

Por lo que concierne a aquellos alimentos que están especialmente destinados al consumo infantil, a pesar de que los criterios de calidad "son exactamente los mismos que para los adultos", en el etiquetado se debe tener en cuenta otras exigencias que pasan por la presencia de ´ácidos grasos. "Es fundamental que los niños pequeños consuman ácidos grasos porque son muy necesarios en la etapa de crecimiento", dijo. Para después agregar que, " también se debe evitar la presencia de azúcares porque la obesidad infantil es otro de los grandes problemas a los que tenemos que hacer frente".

Además, recordó que hasta 2015 "Canarias se encontraba a la cabeza de las comunidades del territorio nacional en lo que respecta al consumo de zumos con alto contenido de azúcares y bollería". Y aprovechó la ocasión para hacer referencia al importante papel que desempeña el COF. "El COF lleva años preocupándose por mejorar el estado de salud de la población y frenar la aparición de patologías. Por eso, es fundamental que estén informados".

Asimismo, abogó por la implantación del código Nutriscore. Una herramienta que se prevé que sea adoptada a corto plazo en el territorio nacional y que tiene como propósito que las personas puedan distinguir a simple vista un alimento de alta calidad nutricional de otro. Todo esto a partir de un gráfico gradual que simula los colores de un semáforo "En los países que se ha implementado ha dado buenos resultados y se ha llegado a comprobar que el consumo de productos sanos ha incrementado en un 9,3%", anotó.

Compartir el artículo

stats