Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ULPGC busca consenso para ordenar 30.000 kilómetros cuadrados de océano

El Instituto Ecoaqua, a través del proyecto europeo MarSP, invita a todos los sectores a participar en la planificación del espacio marino de Canarias, Azores y Madeira

Una de las reuniones científicas celebradas en Gran Canaria en el marco del proyecto europeo MarSP.

Una de las reuniones científicas celebradas en Gran Canaria en el marco del proyecto europeo MarSP. LP/DLP.

Conocer qué actividad discurre en los 30.000 metros cuadrados de océano que rodea a Canarias, catalogarla, y planificar su desarrollo, es uno de los objetivos del proyecto europeo MarSP en el que participa la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria a través del Instituto Universitario de Acuicultura y Ecosistemas Marinos Sostenibles (Ecoaqua). Una planificación que engloba desde el tráfico marítimo, las pesquerías, comunicaciones, actividades ambientales o de recreo, motivo por el que la ULPGC celebra el próximo 10 de abril una reunión dirigida a todos los sectores y usuarios vinculados con el medio marino de las islas, para que contribuyan a aportar información y propuestas para lograr el propósito final: la zonificación del área marina de la Macaronesia (Canarias, Azores y Madeira) en la próxima década.

"Es importante que asistan a la reunión representantes de todos los sectores (tráfico marítimo, deportes náuticos, pesca...), que den su opinión y contribuyan a aportar información o ideas sobre la planificación espacial marina en las aguas de Canarias. Vamos a exponer las propuestas que estamos recogiendo, y animamos a todos aquellos que no hayan contribuido, o no hayan llegado a ver la importancia del proyecto, a que vengan y participen", señaló Ricardo Haroun, investigador del Instituto Universitario Ecoaqua.

El proyecto MarSP (Macaronesian Marine Spatial Planning), financiado por la agencia Easme de la Unión Europea con más de dos millones de euros, tiene como objetivo general apoyar los procesos de planificación/ordenación del espacio marino en las tres regiones ultraperiféricas presentes en la Macaronesia -Azores, Madeira y Canarias-, en consonancia con la Directiva Europea en Planificación Espacial Marina (UE 2014/89).

Implicación

En este sentido, Ricardo Haroun recordó la importancia de obtener el mayor consenso posible por parte de todos los sectores implicados, para lograr los objetivos del proyecto. "Ordenar el espacio marino significa que de aquí a diez años probablemente vamos a tener una zonificación del área oceánica, hay que reservar áreas para determinado tipo de actividades, ver si son compatibles o no con otras..., de ahí la importancia de buscar el mayor acuerdo posible", apuntó.

Esta ordenación del espacio marino determinará la distribución, tanto espacial como temporal, de actividades como la acuicultura, la pesca, la investigación científica, las instalaciones e infraestructuras para la prospección, explotación y extracción de materias primas y recursos energéticos, las rutas del transporte marítimo y sus flujos de tráfico, las zonas de entrenamiento militar, los espacios de conservación de la naturaleza y especies o zonas protegidas, las áreas con tendidos de cables y tuberías submarinas, el turismo o el patrimonio cultural submarino.

Desde que arrancó el proyecto en 2018, los investigadores han podido recopilar información por parte de administraciones o diferentes sectores marinos y marítimos para conocer cuáles son sus inquietudes respecto a su actividad en una perspectiva de cinco a diez años. Una información que prevén seguir incrementando con la participación de todos.

"Ya hemos conseguido bastantes datos en tráfico marítimo, en pesca, en acuicultura, en energía eólica, y en la parte de conservación, de las áreas marinas protegidas que hay. Pero aún quedan sectores que no han participado y es importante que lo hagan, queremos que todos aporten su visión y sus propuestas para consensuar ese plan de zonificación", subrayó el investigador de la ULPGC.

Entre las propuestas realizadas hasta ahora figura, en el caso del tráfico marítimo, un refuerzo de las líneas marítimas con nuevos puertos; en acuicultura, la tendencia es ir a zonas más alejadas de la costa, mar adentro, para eliminar en lo posible las interferencias con otras actividades marinas; en pesca, eliminar las zonas acotadas a la pesca submarina; y en espacios protegidos, impulsar la creación de parques nacionales marinos (El Hierro, Gran Canaria, Fuerteventura).

La organización del espacio marino constituye uno de los objetivos prioritarios de la UE, ya que en las últimas décadas se ha producido un aumento significativo de la demanda y la competencia por la utilización del espacio marítimo con la participación de múltiples actores vinculados a diversas actividades económicas. "En el mar conviven necesidades, actividades y sectores tales como la conservación marina, las energías renovables y no renovables, la acuicultura, la pesca, o el turismo y el ocio, entre otras".

En este contexto nace el proyecto MarSP, desde el que se persigue la búsqueda de soluciones adecuadas que permitan encontrar el equilibrio entre el desarrollo de los sectores marítimos y el buen estado de los ecosistemas marinos y costeros. "En Canarias es clave para su futuro y pervivencia. El sector marítimo en su conjunto puede aportar un enorme potencial de crecimiento socioeconómico, pero eso siempre debe hacerse garantizando servicios ambientales y preservando la biodiversidad marina".

La reunión del proyecto MarSP, se llevará a cabo el próximo miércoles, 10 de abril, a partir de las 8.30 horas, en el Aula de Piedra de la sede institucional de la ULPGC ( Juan de Quesada, 30).

Compartir el artículo

stats