"Una ley consensuada, trabajada y desarrollada en tiempo récord". Así resumió ayer la consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Cristina Valido, el anteproyecto de Ley de igualdad social y no discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales, que ahora será remitida al Parlamento de Canarias.

Valido estuvo acompañada por representantes de diversos colectivos LGTBI. La nueva norma "es fruto del trabajo coordinado entre administración y asociaciones del colectivo y recoge las variaciones en el marco jurídico contra la discriminación por orientación sexual", explicó.

La Consejería ha iniciado los trámites preliminares y la justificación de la propuesta del borrador. Valido subrayó la rapidez en la elaboración de este proyecto de ley, "ya que -indicó- se ha realizado en tiempo récord, puesto que desde que se decidió hacer la ley hasta hoy ha pasado poco tiempo, y esto ha sido posible gracias al trabajo conjunto y la coordinación entre Consejería y los colectivos".

En este sentido, agradeció públicamente la implicación de las asociaciones y enfatizó que "el trabajo realizado permite dejar ya avanzado el anteproyecto de ley en cuanto a su tramitación jurídica y administrativa, pidiendo los informes necesarios, de manera que la tramitación continúe su proceso hasta llegar a su debate y aprobación en el Parlamento".

La consejera de Políticas Sociales aclaró que, "el Gobierno ha cumplido con el compromiso adquirido con los colectivos en esta legislatura y registró el pasado 21 de abril de 2019 ante los servicios jurídicos el anteproyecto de Ley de Igualdad Social".

Por su parte, la directora general de Políticas Sociales, María Reyes Henríquez, subrayó el trabajo y la participación de todos los colectivos, un proyecto que clasificó de "complejo y sensible". Henríquez destacó el la implicación de las asociaciones, lo que permitirá a Canarias contar con una ley de última generación, en consonancia al ámbito estatal e internacional.