Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La economía en solitario

Hogares 'single': Vivir solo sale caro

En las familias unipersonales el gasto medio puede aumentar hasta un 25%, según indican los expertos

Los singles destinan del 60 al 80% de su sueldo a la vivienda y los gastos fijos. Shutterstock

La soledad tiene un precio. En el supermercado nos encontramos con suculentas ofertas de 2x1 y los formatos ahorro siempre son de tamaño familiar o más bien de familia numerosa; en los hoteles, te cuesta prácticamente igual dormir en una habitación individual que en una doble; en el mercado inmobiliario, los pisos pequeños son comparativamente más caros que los grandes; y en el banco, los requisitos son mayores si tratas de obtener una hipoteca en solitario. En este camino repleto de zancadillas vivir solo se ha convertido para muchos en un 'quiero y no puedo'.

Sin duda, la burbuja inmobiliaria, la crisis económica y la implantación de un modelo de inestabilidad laboral han provocado que la emancipación de los jóvenes sea cada vez más tardía en España. Los jóvenes españoles no logran independizarse hasta los 30 años. Una edad cuatro puntos superior a la de los jóvenes europeos, que dan este paso a los 26 (a los 21 en el caso de los países nórdicos), según las cifras del Consejo de la Juventud de España (CJE). "Es al hacer los primeros cálculos, cuando reciben el primer golpe de realidad y se dan cuenta del elevado coste que supone vivir solo", indica Alejandro Delgado, responsable del área socioeconómica de este organismo, adscrito al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Y es que el pago del alquiler o la hipoteca de la vivienda, junto con las facturas de los suministros energéticos, se llevan gran parte de su sueldo. "Tienen que cambiar su forma de vida porque antes vivían con sus padres o compartían gastos con sus compañeros de piso, pero ahora tienen que destinar hasta el 60% de su salario, incluso el 80% en algún caso, a la vivienda y los gastos fijos".

"Tienen que cambiar su forma de vida porque ahora tienen que destinar hasta el 60% de su salario, incluso el 80%, a la vivienda y los gastos fijos"

Alejandro Delgado - Responsable del área socioeconómica del CJE

A pesar de ello, el número de hogares unipersonales aumenta cada año y cada vez son más las personas que viven solas. "Llegan a una edad en la que buscan esa independencia y al final buscan la manera de tenerla", explica Delgado. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2018 alcanzaban los 4,7 millones de los hogares españoles y en quince años rondarán los seis millones. Por tanto, el fenómeno single -término que acuñamos en 2008 a partir de un artículo publicado en la revista Man en Estados Unidos- ha llegado para quedarse.

Los singles pueden ser de cualquier edad y estar solteros, separados, divorciados o viudos.Shutterstock

Si antes vivir solo era una opción impuesta y cargada de connotaciones negativas, hoy es simplemente una opción residencial más. Ya no se es soltero, sino single, un término que reúne tanto a jóvenes como a seniors, solteros, separados, divorciados o viudos. Martín Vivancos, profesor y director del área de Marketing de EADA Business School, distingue entre dos categorías de singles: por decisión propia u obligados por las circunstancias. Este especialista en análisis y comportamiento del consumidor indica que "la eclosión de nuevos modelos de familia ha creado nuevos estilos de vida".

Este numeroso colectivo se ha convertido en un filón para las marcas. Según los datos, un single gasta un 40% más que el miembro de cualquier familia. Al no tener a nadie que dependa de ellos, pueden permitirse viajar varias veces al año y salir a cenar fuera todas las semanas. "Efectivamente, el consumo fuera del hogar es una de sus partidas fundamentales. Gastan más en su propio bienestar, con productos, servicios de cuidado personal, planes de ocio, viajes o mascotas", destaca María Ángeles Zabaleta, Consumer Research Manager de la consultora Nielsen. Siguen la filosofía del 'carpe diem', añade Vivancos, lo cual "no quiere decir que los sectores del ocio y los viajes no tengan que trabajar el concepto de precio, más todavía con tanta oferta 'on line', para resultar atractivos también para ellos".

La tasa single

En España, el gasto medio por persona en alimentos, bebidas, vivienda, ocio, ropa, etcétera, alcanzó los 11.726 en 2017, según el último dato del INE. Sin embargo, Zabaleta confirma que "en los hogares singles, esta cifra puede aumentar hasta en un 25%", lo que confirma la existencia de la tasa single, que da nombre a esa discriminación que sufren los solteros por parte de firmas y empresas que no piensan en ellos a la hora de diseñar sus productos y servicios.

"Las promociones de carga, aunque se ponen a disposición de todos los consumidores, siempre van a ser más convenientes para los hogares con más miembros"

María Ángeles Zabaleta - Consumer Research Manager de Nielsen

Para Vivancos, la tasa single "va contracorriente" a este fenómeno social. "No sé hasta qué punto pretende hacer una recaptación de ingresos y ejerce como contrapunto ante la posible falta de recursos a esta demanda, como en el caso de los pisos de una habitación", explica. Y es que el mercado inmobiliario también penaliza a los solteros. Además, el mantenimiento de una vivienda tiene unos costes fijos, independientemente de su superficie. A ello hay que sumar gastos como la instalación de la fibra óptica y la tarifa de internet, que debe ser asimilada por una única persona, sin la posibilidad de disfrutar tampoco de los beneficios de planes familiares de telefonía o de televisión de pago.

Además, en los supermercados, las ofertas de 2x1 o la segunda unidad a mitad de precio "son promociones de carga, que aunque se ponen a disposición de todos los consumidores, siempre van a ser más convenientes para los hogares con más miembros". Los singles van a optar por "una compra de más repetición, van más veces al establecimiento y consumen formatos más pequeños", detalla.

"Mientras que en una familia, el mismo producto acaba aprovechándose por varios miembros, si una persona sola quiere probar diferentes sabores o diferentes gamas de un servicio tiene que comprar un pack de cada para él solo, no puede coger una unidad de cada tipo", incide Zabaleta. Cansados de desperdiciar comida o no poder disfrutar de determinados productos o servicios por estar pensados para más de una persona, cada vez más singles reclaman envases unitarios y ofertas para una persona.

Cómo ahorrar a fin de mes si vives solo

1. En el supermercado. Acude una vez por semana en vez de a diario y con la lista de la compra hecha. Aprovecha las ofertas y puedes comprar formatos grandes en productos no perecederos.

2. El congelador, un aliado. A la hora de cocinar, hazlo como para tres o cuatro comensales. Lo que te sobre congélalo. Además de dinero ahorrarás tiempo.

3. Comparte gastos. Busca ofertas grupales en el gimnasio, para viajes o para contratar servicios de plataformas digitales. Puedes inscribirte con amigos para que estos servicios y actividades te salgan más baratas.

4. Desplázate en transporte público, bici o moto. Al ir solo puedes prescindir del coche.

5. Inversiones con cabeza. Aunque de primeras resulten más caros, elige electrodomésticos y coloca bombillas de bajo consumo. Ten en cuenta además que en un piso pequeño, los gastos de calefacción además son menores.

Muchas empresas y marcas ya lo están haciendo. Incluso han dado lugar a negocios especializados, como agencias de viajes para singles o portales de citas en busca de pareja. Lenta pero imparable, la oferta va adaptándose a esta nueva tipología de hogares, coinciden los expertos.

El último informe del Observatorio Bonpreu y Esclat del Consumo Alimentario en Cataluña relacionaba el incremento de la compra de cápsulas de café "con el crecimiento de los hogares unipersonales y de menor dimensión, más propensos al formato monodosis". Las botellas de vino de tres cuartos han dado paso a botellines de 250 mililitros e incluso la tortilla de patatas envasada al vacío ya está disponible en tamaño individual, señala Vivancos, que aunque hace referencia a determinadas empresas que han hecho adaptaciones a este nuevo modelo, confía en que habrá más adaptaciones, aunque se realicen de forma tardía.

También en los establecimientos se ha producido un cambio. "El 95% de la nueva superficie comercial abierta en 2018 fue en formato supermercado. Es decir, no crecen las grandes superficies, sino que estamos yendo a un establecimiento de menor tamaño, pero más cercano", apunta Vivancos. El single prima la comodidad a la hora de hacer la compra y no piensa más allá de comprar la cena para esta noche o la comida de mañana. "Suele realizar una compra exprés. La hace por proximidad y, cuando es por proximidad, el precio es más caro que si te vas a un hiper, pero no quiere cargar y no va con carro, sino con cesta", advierte este experto.

"La tasa single va contracorriente a este fenómeno social. No sé hasta qué punto pretende hacer una recaptación de ingresos y ejerce como contrapunto ante la posible falta de recursos a esta demanda"

Martín Vivancos - Director del área de Marketing de EADA

No obstante, proporcionalmente, los envases grandes salen más económicos que los pequeños. ¿Por qué cuesta más una botella de coca-cola de dos litros que seis latas de 33 centilitros? Además del sobrecoste derivado del envase unitario, los economistas hacen referencia a la economía de escala como causa principal, que hace que el coste de producción de cada unidad sea menor cuantas más unidades se produzcan.

Aun con todo, "ante una situación de mercado que no es favorable para ellos, encuentran la manera de poder disfrutar de ofertas, porque si no puedes tenerlo con la familia puede ser con otras personas a través de promociones para grupos en redes sociales para obtener ese ahorro", concluye la representante de Nielsen.

Compartir el artículo

stats