Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un grancanario diseña un programa para invertir en los mercados de divisas

Ivo Marrero, estudiante de 21 años en una universidad de Estados Unidos, logra una rentabilidad del 3 al 10% desde junio para los primeros clientes del pionero AlgoBank

El universitario Ivo Marrero junto a la cotización en tiempo real del mercado de divisas, esta semana en la capital grancanaria.

El universitario Ivo Marrero junto a la cotización en tiempo real del mercado de divisas, esta semana en la capital grancanaria. quique curbelo

De Gran Canaria a Silicon Valley con escala en West Lafayette y mirada en Wall Street. Ivo Marrero Araña (Las Palmas de Gran Canaria, 1998), estudiante en la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Purdue (Indiana, Estados Unidos), ha diseñado la plataforma informática AlgoBank, junto con un antiguo alumno de su centro educativo como socio empresarial, con el objetivo de facilitar la inversión particular en las operaciones intradía de los mercados de divisas, es decir, aprovechar la volatilidad de las cotizaciones entre la apertura y el cierre de la jornada.

Desde su estreno en junio, tras la constitución societaria en septiembre y el desarrollo informático desde enero, el pionero programa ya ha generado una rentabilidad del 3 al 10% a sus tres primeros clientes, un par de ciudadanos estadounidenses y un súbdito español con una inversión inicial de 20.000 dólares. "Llevamos un mes y medio en vivo, como todo software nuevo, se va construyendo y se va trabajando, así que ya estamos en la versión 1.1.3 de AlgoBank, ahora mismo, con acceso limitado a los dos socios y a los inversores privados, no hemos hecho publicidad, son conocidos que nos han confiado el uso de los algoritmos y están contentos porque han ganado", resume Marrero, de vacaciones en la Isla tras el tercer curso del grado superior con especialización en ingeniería financiera, antes de ejemplificar: "Esta cuenta ya supera los 21.600 dólares, es decir, un 8% en el periodo, pero se trata de subir el porcentaje a medida que mejoras los cálculos".

Aunque el riesgo siempre existe en las finanzas, Ivo Marrero y Jeremy Meyer, cofundadores y copropietarios al 50% de la compañía tecnológica emergente, pretenden minimizar las pérdidas y, sobre todo, facilitar las operaciones intradía en unas plazas tan complejas como las cotizaciones internacionales de las distintas monedas de los países del G8. "Cada divisa se cruza con las restantes, constantemente, 28 mercados en los que se mueven los precios, así que hemos estudiado sus fluctuaciones hasta localizar ciertos patrones estadísticos, movimientos repetitivos que presentan oportunidades de generar ganancias", explica Marrero, que proyecta compaginar su último curso en Purdue con el desarrollo completo de AlgoBank.

Y detalla el consejero delegado de AlgoBank: "Hasta ahora, hemos creado ocho algoritmos, que nos permiten tener 224 patrones estadísticos (224x8) para explorar en todo momento los ordenadores servidores conectados al mediador bursátil con el objetivo de disponer de acceso muy rápido a las operaciones, porque cada milésima de segundo puede llegar a contar, cuando se detecta la repetición de un modelo, los robots compran o venden la divisa, automáticamente".

"Igual que un casino"

En definitiva, "es igual que un casino, tienes un 53% de posibilidades de perder si juegas a la ruleta y un 46% de ganar, a la larga, siempre gana la banca, pero con los algoritmos intentamos encontrar el mejor patrón hasta disponer de la mejor ventaja posible sobre el mercado", sentencia Ivo Marrero.

Por si acaso, además, AlgoBank "solo apuesta un porcentaje del capital, por ejemplo, con una cuenta de 100.000 dólares puedes perder un máximo de 1.000 y ganar dos o tres veces más, así, aunque pierdas más veces de las que ganes, realmente, ganas más", argumenta el joven grancanario antes de desvelar su "objetivo final. Me encantaría crear una aplicación a la que todo el mundo pudiera acceder desde el móvil para operar cada vez que ocurre un patrón estadístico y generar también beneficio sobre su propio capital, los algoritmos ejecutan ahora el 70% de las operaciones pero casi nadie conoce el trading], la inflación se come cada año el 2% del dinero en el banco, que solo te da un 0,025% de interés, con un software de este estilo puedes ayudar a un montón de gente a disponer de facilidades para alcanzar sus objetivos económicos, es lo que me llena y quiero conseguir", destaca Ivo Marrero, con tres hermanos y sin antecedentes familiares en los negocios financieros.

La idea de AlgoBank surgió tras su primer curso en Purdue, cuando trabajó para Vickers Venture Partners. "Tenía la opción de buscar un empleo, porque había sacado muy buenas notas, y me ficharon en un banco de inversión, donde descubrí que mi pasión es el trading, cuando ejecutas una operación especulando hacia donde evolucionará el precio a corto plazo en cualquier mercado financiero, acciones, divisas o materias primas", recuerda para, a continuación, admitir: "Era la primera vez que encontraba algo en lo que me podía pasar horas y horas sin aburrirme, me encantaba pasarme todo el día observando los gráficos, simplemente, estudiaba cómo se movía el precio, lo que se llama el análisis técnico, conforme aprendía, más entendía si subía o bajaba".

Con la intención de continuar en Estados Unidos tras la graduación universitaria, "hay más oportunidades y también cerebros muy brillantes allá", Ivo Marrero planea mudarse desde Indiana a California, a Silicon Valley o la zona de San Francisco, para "vivir 100% de AlgoBank", aunque desvincula su vocación profesional del mero beneficio. "Sé que puedo ganar mucho dinero en el mundo bursátil, pero no es mi principal objetivo, busco libertad y acercar este negocio desconocido a todo el mundo de una manera muy fácil; ahora no pienso en vender, sino en trabajar, trabajar y trabajar para conseguir el mejor software de trading.

Compartir el artículo

stats