Las protestas lideradas por un grupo de nativos hawaianos han obligado a los responsables de la construcción del Telescopio de Treinta Metros (TMT, por sus siglas en inglés) en la montaña de Mauna Kea, a optar por la segunda opción, la isla de La Palma. Así lo indica El País en su edición digital, donde explica que el consorcio que impulsa el TMT ha pedido permiso para poder construir la instalación científica en la isla de La Palma, después de la firme oposición con la que se han encontrado los técnicos para construirlo en la montaña sagrada hawaiana de Mauna Kea.

El mismo medio señala que Rafael Rebolo, director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ha confirmado que el consejo del TMT presentó el pasado 25 de julio la solicitud de licencia de construcción del telescopio en Puntagorda. "Los documentos no se podrán presentar hasta septiembre y calculamos que a final de ese mes podrían tener la licencia aprobada para construir si así deciden hacerlo", han asegurado desde el instituto.

En las últimas semanas las protestas en Hawai habían aumentado, sumando también el rechazo de personajes públicos como Leonardo Dicaprio, Dwayne La Roca Johnson y el cantante Bruno Mars. Pero el más destacado ha sido el actor Jason Momoa, que ha participado activamente en las protestas, llegando incluso a pintarse en la piel "TMT + Islas Canarias = Descubrimiento".