Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La batalla por un gran telescopio

El consorcio del TMT reactiva el 'plan La Palma' ante el bloqueo en Hawái

La isla vuelve a tener opciones reales después que el organismo que promueve la construcción del Telescopio de Treinta Metros anuncie que presentará la licencia

El consorcio del TMT reactiva el 'plan La Palma' ante el bloqueo en Hawái

El consorcio del TMT reactiva el 'plan La Palma' ante el bloqueo en Hawái

La Palma vuelve a tener opciones reales de acoger el Telescopio de Treinta Metros (TMT), el más potente de la historia. El consorcio internacional que promueve el proyecto ha comunicado su intención de solicitar la licencia para la instalación de esta infraestructura, tal y como han confirmado tanto el Cabildo palmero como el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

La noticia -adelantada ayer por el diario El País- supone que la Isla Bonita está de nuevo en condiciones de ser el emplazamiento definitivo del gigantesco telescopio, una posibilidad que parecía desvanecerse cuando, hace unos meses, el consorcio se decantaba por la montaña de Mauna Kea, en el archipiélago estadounidense de Hawái. Las protestas protagonizadas por la población nativa hawaiana, para la que el volcán es un símbolo sagrado, mantienen bloqueados los trabajos de construcción del TMT y han aconsejado poner en marcha su plan B: La Palma.

La reactivación de las aspiraciones canarias obliga a las administraciones palmeras a acometer los trámites pendientes. Una sentencia judicial anuló la cesión de los terrenos al IAC por falta de la preceptiva declaración de impacto ambiental. Una vez elaborada esta, se está rehaciendo el expediente administrativo. Hasta que este proceso no esté concluido, el consorcio no podrá presentar la solicitud de licencia, algo que los interesados esperan que pueda ocurrir a comienzos de septiembre, de manera que en octubre la tenga concedida.

Consejo rector

El director del IAC, Rafael Rebolo, informó el 30 de julio al Consejo Rector del organismo científico -durante una reunión en la que estuvo presente el ministro español de Ciencia, Innovación y Universidades- de la intención del consorcio del TMT de volver a apostar por La Palma ante las dificultades que está encontrando el proyecto para salir adelante en Hawái. O, en palabras del presidente del Cabildo palmero, Mariano Hernández Zapata, en una reciente comparecencia, "se vuelve a abrir el melón de las posibilidades de que la isla de La Palma sea su ubicación definitiva". "La Palma sigue siendo una alternativa", celebró el máximo dirigente de la corporación insular.

También el ministro ha asegurado -lo hizo tras la reunión del día 30- que las instituciones canarias y españolas están "listas" para acometer la tarea necesaria para que la instalación científica pueda tener La Palma como emplazamiento definitivo.

El propio TMT reconoce, a través de su página web dedicada al proyecto en La Palma, que la isla canaria continúa siendo "una opción de gran interés" para acoger el telescopio. "Estamos trabajando para preparar todo lo necesario con el fin de empezar la construcción del telescopio en el Observatorio del Roque de los Muchachos si finalmente la construcción en Mauna Kea no es posible", añade el organismo.

De hecho, el responsable de Operaciones del TMT, Christophe Dumas , ha admitido recientemente que "quedan algunos pasos por dar para poder construir el telescopio en Mauna Kea". Por ello, el consorcio internacional anuncia que continuará "avanzando con el proceso en España para permitir que el TMT se instale en La Palma en caso de que no sea posible hacerlo en Hawái". "Queremos expresar nuestro agradecimiento a las instituciones y la comunidad de las Islas Canarias", agregó Dumas.

De cualquier manera -y aunque las posibilidades de la Isla Bonita están sobre la mesa-, el consorcio internacional del telescopio -integrado por El Instituto de Tecnología y la Universidad de California, el Consejo Nacional de Investigación de Canadá, el Observatorio Astronómico Nacional de la Academia de Ciencias de China, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de la India y el Instituto Nacional de Ciencias Naturales de Japón- no oculta su preferencia por la cumbre hawaiana debido a sus condiciones atmosféricas y su clima. En las faldas de la montaña ya hay instalados observatorios astronómicos, pero el TMT está previsto construirlo en la zona considerada sagrada por la población indígena de la isla.

Los trámites

De la agilidad en resolver los trámites administrativos pendientes -y en hacerlos de manera correcta- depende, pues, que el Telescopio de Treinta Metros pueda ir a La Palma si continúan los problemas que por ahora obstaculizan su ejecución en Hawái. La lucha de los nativos hawaianos gana en popularidad y apoyos cada día que pasa. Buena prueba de ello es el respaldo mostrado por celebridades, algunas originarias del archipiélago del Pacífico central -como el actor Jason Momoa y el cantante Bruno Mars- y otras que se han sumado a la causa por su compromiso medioambiental y solidaridad con los movilizados, caso de Leonardo Dicaprio y Dwayne La Roca Johnson.

Las protestas en Hawái comenzaron desde el mismo día en que estaba previsto el inicio de los trabajos de construcción del TMT en la cumbre del Mauna Kea y han impedido el acceso de los camiones a la zona donde deben llevarse a cabo. En el lugar se ha levantado un campamento en el que se combinan las prácticas religiosas y las actividades lúdicas, y que ha sido visitado, entre otros, por Johnson y por Momoa. Este último -popular por su participación en la serie televisiva Juego de tronos y la película Aquaman- se ha convertido en el rostro más visible del movimiento de oposición a la ejecución del telescopio en Hawái y ha contribuido a dar visibilidad a las aspiraciones de Canarias al pedir, mediante un tatuaje efímero en su torso, que el proyecto se traslade a isla de La Palma.

La creciente simpatía que despierta la causa de los nativos hawaianos se ha extendido a algunos de los países representados en el consorcio del TMT, como Canadá, en el que impera una gran sensibilidad hacia las reivindicaciones de la población indígena. También unos 500 representantes de la comunidad científica han pedido, a través de una carta abierta, respeto para las convicciones religiosas y la cultura de los nativos de Hawái.

Compartir el artículo

stats