Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los universitarios canarios logran su primer empleo a los 7 meses de titularse

El 95% de los alumnos de la ULPGC y la ULL tienen empleo a los dos años de graduarse

Feria de empleo para universitarios en Las Palmas.

Feria de empleo para universitarios en Las Palmas.

Los estudiantes egresados en 2015 en las dos universidades públicas canarias lograron llegar al menos una vez al mundo laboral en los siete meses posteriores a la finalización de sus estudios. Así se desprende de un informe de este mes de la Universidad de La Laguna, a través de su Fundación General (FGULL), titulado Estadísticas de inserción laboral de los titulados en Educación Superior de Canarias, que ha explotado y puestos a disposición del público los datos del Instituto Estadístico de Canarias (Istac).

La estadística, además, refleja que, para los estudiantes que acabaron su carrera o máster en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, el tiempo que tardaron en catar por primera vez el mundo laboral fue un poco antes, a los 6,25 meses, que en la Universidad de La Laguna (ULL), donde la primera experiencia laboral ocurre de media a los 7,74 meses. Es la primera vez desde el año 2005 que el 95% de los 6.975 alumnos egresados que maneja la estadística de la FGULL, ha conseguido catar el mercado laboral dos años después de abandonar las cálidas paredes de su facultad. De ellos, el 50,9% continúa trabajando en alguna empresa canaria.

La inserción laboral ha sido un empeño de las universidades desde que empezara la crisis económica. Por esta razón, desde hace unos años han puesto en marcha programas específicos como el Cataliza III o Programa de Empleo por Cuenta Propia.

Especialidad

El porcentaje de esos empleos que tienen relación con lo que han estudiado continúa ascendiendo, pero de forma pausada. Las universidades públicas lograron que el primer empleo del 37% de sus graduados en 2015 tuviera que ver con la especialidad que habían cursado. Esa cifra, además, crece en los contratos sucesivos, y así lo aclara la estadística. La tasa de contratos que tienen que ver con la titulación superior asciende entonces al 42,6%.

Baja, sin embargo, el número de contratos indefinidos que logran estos graduados, con respecto a los años anteriores. El 17,8% de los alumnos incluidos en la estadística, logran un contrato indefinido con su primer trabajo. Una cifra que aumenta hasta el 33,8% cuando se evalúa el último empleo que han conseguido.

Por universidades, la de Las Palmas de Gran Canaria apunta mejores resultados que La Laguna en cuanto a estabilidad laboral. El 36,1% de graduados en la ULPGC en 2015 logran un contrato indefinido en los dos años y medio posteriores, mientras que en la ULL, el porcentaje se queda por debajo, en el 31,9%. Esta situación que se repite también con el primer acercamiento al mundo laboral. El primer empleo del 20,9% de los egresados de la ULPGC es indefinido, mientras que para los que salen de alguna de las facultades de la ULL este hito solo ocurre en un 15,2% de las ocasiones.

Las oportunidades de encontrar un empleo a largo plazo que tenga que ver con la titulación escogida -empleo encajado-, es la misma para ambas universidades. El 42,6% de los egresados de Las Palmas y La Laguna encontraron un empleo en su rama del conocimiento en los 30 meses posteriores a finalizar sus estudios.

Pero el trabajo no llega igual a mujeres y hombres. Mientras ellas consiguen más oportunidades para mostrar su valía en el mundo laboral, ellos logran que esas oportunidades sean más ventajosas. Concretamente, un año después de acabar la carrera el 46% de las mujeres están trabajando mientras que solo el 42% de los hombres están en esa situación.

Sin embargo, los hombres logran mejores contratos, tanto por la relación que tienen con la carrera que han estudiado como por su tiempo de duración. Tras doce meses de espera, el 45,3% de los hombres logra un trabajo en lo suyo, una cifra que desciende hasta el 42% en el caso de las mujeres. La diferencia es más acusada a los nueve meses, cuando el 44% de los egresados tiene un trabajo de estas características frente al 40% de las mujeres.

Esta tendencia también se percibe con los contratos indefinidos, donde la diferencia porcentual entre hombres y mujeres es de casi tres puntos al año de titularse. Concretamente, el 29% de los egresados consigue un empleo indefinido, algo que solo ocurre entre el 26% de las mujeres.

Las universidades canarias han logrado que la tasa de alumnos que emigran fuera de las islas baje cada año. Del 21,6% de los graduados en 2007 que a los dos años se daban por vencidos y se iban de Canarias, en 2015 solo el 3,8% lo hicieron. Datos que demuestran que la recuperación de la relación universidad-empresa, sigue en su tendencia a la mejora.

Récord de empleo en Ingeniería

  • Graduarse en Ingeniería Industrial en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria asegura un empleo en nueve meses. Así se desprende del informe del Instituto Canario de Estadística (Istac), y le siguen el grado en Ingeniería Química Industrial de la ULPGC (que inserta al 100% de sus graduados en 12 meses). En Canarias, las ingenierías logran una inserción del 92% en los primeros dos años, y una tasa de empleabilidad que alcanza el 50% en tres años. En la lista de inserción laboral en el primer año tras titularse, también entran el Grado de ADE de la ULPGC, con un 95% de inserción, y los grados de Enfermería y Farmacia de la Universidad de La Laguna, ambos con un porcentaje 92%. Los alumnos de Derecho (55,7%) y Humanidades (57,6%) son los que menos afiliaciones registran al cuarto año de terminar sus estudios.

Compartir el artículo

stats