Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital Negrín prevé practicar una veintena de trasplantes cardíacos al año

El centro ha realizado desde diciembre tres operaciones de este tipo

32

El Hospital Doctor Negrín presenta el Programa de Trasplante Cardíaco

El Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín prevé realizar una veintena de trasplantes cardíacos cada año y superar los 15 que hasta el momento se practicaban a los residentes canarios en la Península. Así lo puso de manifiesto ayer el jefe de servicio de Trasplantes, Vicente Peña, durante el acto de presentación de este programa quirúrgico, que tuvo lugar en el Aula Diego Falcón del citado centro sanitario. La cita contó además con la presencia del director general de Programas Asistenciales del Servicio Canario de la Salud (SCS), Octavio Jiménez; la coordinadora autonómica de Trasplantes, Gemma García; el director gerente del Negrín, Jesús Morera; el jefe de servicio de Cardiología, Eduardo Caballero; el responsable del servicio de Cirugía Cardíaca, Francisco Portela; y el primer paciente trasplantado en el Archipiélago, Pedro Luis Bordón.

Lo cierto es que desde la puesta en marcha de este programa el pasado mes de noviembre, el hospital capitalino ya ha podido realizar tres operaciones de estas características. La primera, a Pedro Luis Bordón, un paciente grancanario de 63 años, que fue sometido durante la madrugada del pasado 5 de diciembre a esta técnica.

Emoción

"Quiero agradecer en mi nombre y en el de mi familia el esfuerzo que ha hecho el SCS y las personas que han participado directa o indirectamente en el primer trasplante", dijo con emoción el paciente.

Lo cierto es que Bordón llevaba muchos años aquejado de insuficiencia cardíaca, una patología que le había llevado a requerir ingreso hospitalario en múltiples ocasiones. "Pasaba muchísimo tiempo ingresado. Mi corazón ya estaba deteriorado y, tras una larga estancia en el Hospital Insular, los médicos determinaron que solo podía seguir viviendo con un trasplante", explicó el afectado por la dolencia cardíaca.

Desde entonces, su calidad de vida ha experimentado una notable mejoría. "Me han quitado un saco de cemento de encima. Antes caminaba cuatro pasos y me asfixiaba. Si subía una escalera tenía que pararme, porque llegaba incluso a perder el conocimiento", confesó. Para después agregar que, "ya todo esto ha desaparecido por completo y ahora le estoy dando caña al nuevo órgano".

Cabe destacar que la "buena evolución" de este paciente permitió que solo permaneciera ingresado en el centro hospitalario 25 días, en contraste con los 46 que suele precisar una operación de esta índole.

Consciente de la importancia que tiene la donación de órganos, Bordón quiso hacer un llamamiento a la sociedad para animar a realizar este acto altruista, que puede llegar a salvar muchas vidas. "Es fundamental que la gente se haga donante de órganos. Si no fuera así, yo no estaría aquí, por ejemplo", sentenció.

Siguiendo esta línea, el doctor Vicente Peña puso en valor que la mayor fortaleza que tiene Canarias radica en haber "incrementado" el número de donantes en el transcurso de los últimos años. De hecho, el pasado ejercicio anual, las Islas alcanzaron un total de 120 donaciones -un 9% más que en 2018-, registrando una tasa de 50,6 donantes por millón de habitantes y superando la media nacional, que está fijada en 48,9.

"Creemos que un gran porcentaje de nuestros trasplantes se van a poder efectuar gracias a los donantes de las Islas. Esto nos va a permitir obtener aún mejores resultados en las operaciones", adelantó el jefe de servicio de Trasplantes.

En base a las explicaciones de Jesús Morera, la noche del trasplante cardíaco pionero en el Archipiélago requirió la movilización de 75 profesionales sanitarios, entre los que se encontraban médicos, personal de enfermería, auxiliares clínicos, celadores, conductores de ambulancias, telefonistas y técnicos de laboratorio.

Además, estuvieron implicados los servicios de Cirugía Cardíaca, Anestesia, Cardiología, Medicina Intensiva, Inmunología, Análisis Clínico, Anatomía Patológica, Microbiología, y Neumología, entre otros. "No se puede describir la emoción que vivió el hospital esa noche. Hubo incluso lágrimas, porque era el momento en que se convertía en realidad un sueño", enfatizó el gerente. "Esto se llevaba programando desde hace más de dos años", prosiguió, "y representa la culminación de mucho esfuerzo".

Y es que el Programa de Trasplante Cardíaco se había consolidado como un "reto" para los profesionales. "Teníamos la seguridad y la confianza de que íbamos a salir airosos. Sin duda, es un paso más en nuestro compromiso con la sociedad canaria para ofrecer una asistencia sanitaria de calidad", argumentó Morera, al tiempo que valoró la alta capacidad de los trabajadores "para llevar a buen puerto esta iniciativa pionera en las Islas".

Sobre la mesa también los datos relativos a los gastos que representa para el SCS el procedimiento quirúrgico. "Más que un coste, podemos decir que es una inversión de 80.000 euros", subrayó el director gerente.

Una opinión que compartió Octavio Jiménez, al garantizar que el programa es un "hito" para la sanidad de las Islas, especialmente, "por evitar" que las personas tengan que desplazarse a la Península para someterse a estas intervenciones.

"En los últimos diez años hemos trasladado a 122 pacientes, lo que demuestra la importancia del proyecto que estamos llevando a cabo", informó el director general de Programas Asistenciales.

Esta iniciativa clínica tiene por objeto mejorar la asistencia sanitaria que se brinda a las personas afectadas, sobre todo, por la insuficiencia cardíaca. "Estamos ante una epidemia cardiovascular que tiene una creciente prevalencia en los países desarrollados. Es la patología más diagnosticada en el marco de las enfermedades cardíacas y conlleva un impacto sanitario, social y económico importante que se va a ver agravado en los próximos años con el envejecimiento de la población", advirtió el profesional

Por su parte, el doctor Caballero quiso aprovechar la ocasión para apreciar que los pacientes que van a ser trasplantados se encuentran en una situación clínica "extrema". Una realidad que llevo a la agrupación profesional a defender la necesidad de implantar el programa en las Islas. "La condición geográfica de Canarias, la población que maneja y el número de donantes a nivel local fueron algunas de las razones que lo impulsaron", detalló el especialista.

Otro de los datos destacados fueron las características particulares del corazón, pues a diferencia de otros órganos, no puede resistir fuera de una persona en situación de "isquemia -disminución de la circulación de sangre-" más de cuatro horas. "Esto hace que el traslado desde las Islas hasta la Península, o viceversa, sea bastante complicado", señaló el jefe de Servicio de Cardiología. Y es que, hasta el momento, se perdían cada año más de diez corazones como consecuencia del deterioro que sufrían, al ser transportados fuera del Archipiélago .

Este programa tiene además la vocación de adquirir un carácter autonómico, pues es competencia de los profesionales de los centros hospitalarios de las Islas la "identificación, el cuidado y el tratamiento inicial" de este grupo de enfermos.

Compartir el artículo

stats