Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Luis León

"Al observar la gastronomía china es raro que no haya más epidemias"

"Tuve que regresar a España a tratarme con antibióticos lo que se creía una gripe que derivaba en neumonía", destaca el gerente de restaurante en China

Luis León, que ha estado trabajando en China como gerente del restaurante español Mundo Ibérico. LA PROVINCIA/DLP

¿En qué parte de China ha desarrollado su actividad?

Regresé en diciembre de 2019 de Pekín.

¿Ha testado que está fuera de p eligro del coronavirus?

No nos testamos porque se supone que regresamos a Las Palmas cuando salió a la luz esta endemia, pero sí es verdad que ya desde julio de 2019 que yo llegué a China había síntomas. De hecho, yo pasé por una gripe enorme y me tuve que venir para España para tratarla con antibióticos y que se me quitara, si no lo hubiera pasado muy mal allí. Hemos regresado tres cocineros, un jefe de sala y yo como gerente de un restaurante español en Pekín llamado Mundo Ibérico y no nos han realizado pruebas ni en Madrid ni aquí. Nosotros, cada vez que nos vencía un visado a los 30 días, regresábamos a Las Palmas y teníamos siempre que pasar, bien por Madrid, Dubai, Moscú, Munich, Suiza o Francia. Esta última vez volví por Francia y no nos sometieron tampoco allí a ningún control, ni en ningún otro país.

¿Dónde se encontraba cuando sonó la primera alarma?

Yo ya estaba en Las Palmas, pero la alarma ya sonaba desde julio en China donde se hablaba de una gripe que se convertía en neumonía. La Cámara de Comercio de China ya nos lo comentaba y muchos médicos europeos que estaban de práctica allí. En dicho país la medicina es la tradicional, con hierbas naturales, no se utilizan antibióticos. Cuando yo estuve enfermo dos semanas y no me curaba con nada al regresar ya me dieron los antibióticos y en una semana me curé. Yo creó que me contagiaron ya en ese momento el coronavirus. Luego regresé a China.

¿Cómo está viviendo esta psicosis médica y psicológica?

Nos hemos encontrado desamparados ante esta enfermedad porque eso ya lo sabía el empresario chino que nos contrató desde aquí, pero no quería crear la alarma entre nosotros. Nosotros, al tener allí contactos con europeos, con el Consulado español y con la Cámara de Comercio Exterior en China ya sabíamos que algo pasaba. Además, en Pekín sale todo el mundo a la calle con mascarilla, nosotros incluidos, debido a la gran contaminación que, creo, que influyó en que se propagara también el coronavirus o una gripe que se tranformaba en neumonía. No teníamos tarjeta sanitaria por lo que no nos atendían en ningún hospital cuando nos contagiamos. Casi todos los españoles enfermamos, pero como teníamos que renovar el visado cada 30 días aprovechamos y vinimos a curarnos a Las Palmas. No me suelo poner enfermo y allí estuve fatal con los típicos síntomas del coronavirus o de dicha gripe.

¿Piensa regresar a China cuando baje o desaparezca la tensión epidémica?

No creo regresar ni yo ni el personal que trabajaba conmigo porque el empresario que nos contrató lo ha utilizado como excusa para no pagar honorarios. La Sanidad china ha cerrado los restaurantes extranjeros porque han enviando a sus trabajadores a sus respectivos países, una excusa perfecta para no pagarnos.

¿Tiene datos médicos sobre el tiempo que tardará en diluirse el miedo al contagio?

Los centros de salud en Pekín estaban abarrotados de gente con esta gripe. Existen controles sanitarios muy superficiales en China. Entra y sale de las clínicas quien quiere, hasta el que viene a entregar una pizza, y se puede contagiar también y transmitir otras enfermedades. Nosotros nunca conseguimos una tarjeta sanitaria.

¿Cree posible que llegue a tiempo la vacuna que están intentando crear?

Lo dudo porque aún no se ha hecho desde julio que ya se hablaba allí de la epidemia.

Todas las pandemias tienen un periodo crítico y una desaparición casi inmediata. ¿Cuáles son sus previsiones personales?

A mí todavía me quedan secuelas, hasta noto el cambio de tiempo. Se me ha quedado una gripe mal curada. Sigo con flemas y tos nerviosa.

¿Qué problemas económicos quedarán en China después de esta crisis?

Yo, como gerente de un restaurante que ha supuesto una fuerte inversión en dicho país, aseguro que las pérdidas serán muy grandes porque han enviado a sus casas a todo el personal de los restaurantes extranjeros con el consiguiente cierre indefinido hasta que pase la pandemia, lo que supondrá cuantiosas pérdidas para China y los empresarios.

¿Qué convendría hacer para que los ciudadanos y empresas chinos no sufran el injusto apartheid que va extendiéndose?

Habría que hacer una política sanitaria, antes de cualquier inversión, de cualquier desarrollo industrial. Cuando nosotros llegamos a China no nos exigían ninguna vacuna, ni siquiera un seguro de vida.

¿Es verdad que quieren crear un hospital en 10 días?

Sí, cuando yo viajé allí en julio ya se estaba hablando de ello en el norte del país al que yo viajaba mucho, pero se estaba buscando el lugar para instalarlo y financiación para crear hospitales, porque en China suelen ser de capital extranjero, sobre todo americanos, a excepción de los centros de salud que han reconvertido en clínicas.

¿Tienen que cambiar sus peculiares hábitos alimenticios? Porque una de las hipótesis es que el virus procede de la sopa de murciélago...

Bueno, allí no desperdician nada. Por ejemplo, del pescado se come todo, hasta las tripas en sopa. De la gallina y del pato, hasta el pico. Viendo su cultura gastronómica raro es que no haya más epidemias.

Compartir el artículo

stats