Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Asociación de Personas Sordas pide incluir la lengua de signos en los colegios

Asorlaspalmas implanta dos proyectos pioneros para cubrir las necesidades en formación del colectivo con discapacidad auditiva y mejorar su empleabilidad

La Asociación de Personas Sordas pide incluir la lengua de signos en los colegios

La Asociación de Personas Sordas pide incluir la lengua de signos en los colegios

Adaptar el sistema educativo a los menores con discapacidad auditiva, introduciendo la lengua de signos en los colegios de Canarias. Esta es una de las principales reivindicaciones de la Asociación de Personas Sordas de la provincia de Las Palmas (Asorlaspalmas), presidida por Javier Pérez Falcón, que este mes cumple 63 años de trabajo para contribuir a la mejora de la calidad de vida de las personas sordas, de lucha contra las barreras de comunicación a las que se enfrenta este colectivo, y conseguir su inclusión social. Con unos 200 socios -aunque sus servicios se extienden de forma indirecta a cerca de 6.000 personas-, la entidad desarrolla al año en torno a 5.000 servicios de interpretación de lengua de signos.

Entre sus proyectos más punteros, destacan el denominado Departamento de Empleo y Atención a la Formación (DEAF), y el de Apoyo Educativo al Colectivo de Personas Sordas, ambos financiados con fondos del Servicio Público de Empleo Estatal y del Servicio Canario de Empleo.

En el ámbito educativo, la entidad trabaja para ofertar formación que se pueda adaptar a la demanda de sus usuarios, incluyendo el recurso del intérprete de lengua de signos. "El problema es que el nivel educativo de nuestros usuarios es muy básico y eso viene de atrás, de la formación reglada que no se adaptan a nuestros niños y niñas, y eso repercute en que salen de la escuela sin una formación adecuada, con lo cual, no les permite adaptarse a un trabajo de calidad", indicó Dunia Rodríguez, gestora de formación de la Asociación.

Barreras

Rodríguez apuntó la necesidad de que la adaptación de los menores con discapacidad auditiva empiece en los colegios para garantizar un aprendizaje satisfactorio. "Yo me tropiezo con personas que ya son adultas, con 18 o 19 años, que tienen muchas carencias que vienen desde su etapa escolar, porque el sistema educativo no se ha adaptado para atender las necesidades de las personas sordas", apuntó la responsable del ámbito de la formación de Asorlaspalmas, quien puso como ejemplo a seguir el sistema educativo de Estados Unidos, en el que está plenamente integrado la lengua de signo para el usuario que lo necesite. "La inclusión de la lengua de signos en nuestros colegios es una necesidad urgente, para que los niños que la necesitan tengan este recurso y salgan mejor preparados".

Precisamente el proyecto Apoyo educativo al colectivo de personas sordas, que lleva a cabo la profesora Sayuri Tirado, está dirigido a los escolares que no tienen los recursos que necesitan para superar con éxito las asignaturas. "Nosotros, como organización no gubernamental, tenemos que desarrollar un proyecto para paliar y mejorar un sistema educativo que no está adaptado a las personas con discapacidad auditiva, a pesar de que eso es responsabilidad de la Consejería de Educación, no de una asociación", subrayó Arminda Ponce.

Atienden a unos 12 escolares en los centros educativos. "Nos encontramos a veces con niños que están en 5º de primaria, pero que han ido pasando de curso sin haber adquirido de forma adecuada las competencias, y tienen un nivel de 1º o 2º. No significa que tenga una discapacidad intelectual, sino que el sistema de comunicación que ese niño ha necesitado durante años anteriores no se le ha dado, porque el sistema educativo no está adaptado para la discapacidad auditiva".

Cuando la profesora Tirado inició el proyecto de apoyo educativo, cuya función era la de dar apoyo curricular, se encontró con una realidad bien distinta. "Me traen la tarea y veo que ni siquiera llegan a entender qué se les pide. Entonces empiezo a bajar el nivel para llegar a ese niño y lo que me encuentro es que no puedo hacer apoyo curricular como tal, sino empezar a darle herramientas para construir una base sobre la que después iremos añadiendo más aprendizaje. Te das cuenta que ha ido pasando de curso sin adquirir las competencias de cada año, y no es un caso aislado".

Respecto al proyecto DEAF, se trata del primer y único recurso de empleo y formación adaptada a las personas con discapacidad auditiva de la Isla. Está dirigido a promover y facilitar el acceso a la formación adaptada; y a mejorar las condiciones de la empleabilidad de las personas sordas, según destacó la orientadora laboral de la Asociación, Lidia Santiago.

"La idea es sensibilizar a las empresas, porque la mayoría no cumplen con la ley, que exige que el 2% de las contrataciones sea a personas con discapacidad. Tenemos que concienciar a la empresa y a la población de la importancia de integrar en el mundo laboral a las personas con discapacidad auditiva", indicó la orientadora, apuntando que la demanda de empleo en este colectivo es alta. "Hay muchas personas con titulación que acaban trabajando de limpieza porque no hay trabajos para ellos, no los contratan, o se ven con muchas barreras".

Desde la asociación, uno de los principales esfuerzos que se realizan están encaminados a informar de las capacidades de las personas sordas, según destacó Arminda Ponce, directora del centro de formación sin barrera. "La gente sólo ve la incapacidad, pero es necesario cambiar esa mirada, que vean las capacidades de las personas sordas, pueden realizar cualquier trabajo, pero a la empresa lo que más le frena es la barrera de comunicación. Pero esa barrera no sólo la tienen las personas sordas, también las oyentes que no saben lengua de signos. Nosotros ofrecemos cursos de lengua de signos, para contribuir a la eliminación de esas barreras".

Compartir el artículo

stats